lunes, 8 de octubre de 2007

El poder

Es curioso cómo el ser humano necesita sentirse poderoso, sentir el respeto amplificado de un grupo de personas, oír adulaciones, intuir el miedo en las demás personas. Desde la creación de clanes y tribus la situación no ha cambiado, el jefe es quién provee el sustento y la seguridad, lo que ha cambiado es la forma como es elegido el líder.

En las calles de mi ciudad, cuando el presidente de la república pasa en tres o cuatro carrozas iguales para despistar a los posibles enemigos, con una escolta de policías en motocicletas, ambulancia, bomberos, sirenas, saltándose todos los semáforos en rojo, me hace pensar en la fragilidad de cualquier ser humano, en la vanidad que hay en ese supuesto poder.

Hace una semana una montaña de la ciudad comenzó a ser consumida por las llamas, cuatro días después la situación continuaba, el poderoso ser humano no conseguía detener a uno de los elementos primarios de la naturaleza: el fuego. ¿y las carrozas, y las armas y los policías y la democracia, qué consiguieron? Únicamente 350 personas de una ciudad poblada por 10'000.000 intentaban apagar el fuego, ¡qué soledad!

¿Las conclusiones? Los hombres poderosos del gobierno se culpaban entre sí, los importantes y poderosos industriales no hicieron nada, el dinero resultó inútil. Las pocas personas que se preocuparon por la situación, además de los expertos y los medios de comunicación deseaban que lloviera, sólo faltó que hicieran la danza de la lluvia.
¿Porqué el ser humano considera que la naturaleza está a su disposición? ¿Porqué no puede pensar que somos parte de ella? ¿Porqué le falta al respeto? ¿Dónde está toda esa evolución que tanto nos llena de orgullo?

No hay comentarios: