miércoles, 30 de diciembre de 2009

los relamidos balances cíclicos

Es prácticamente un ritual que al final del año creamos que somos un almacén de cadena y nos dediquemos a realizar balances, para ver qué ganamos y qué perdimos, y luego desear feliz año con la boca llenas de uvas y despertar con jaqueca el primero de enero. Personalmente esas prácticas no consiguen contagiarme del optimismo y la alegría que se guardan junto a los adornos navideños y se sacan llenos de polvo por esta época. Sí, tal vez soy del club de Scrooge y no veo comerciales de crema dental para aprender a sonreír.


Me pregunto porqué una sola vez luego de 365  y 1/4 días. Creo que nuestra relación con los ciclos depende de nuestra ubicación geográfica, las personas que no son del trópico tienen más presente el paso del tiempo pues tienen estaciones, y esto los hace mas consecuentes y los obliga a hacer planes para el futuro, pues de lo contrario morirían de hambre y frío durante el invierno. 


En cambio nuestra condición tropical nos da sol todo el año, los mangos no dejan de caer por toneladas durante todo el año, y por la misma razón las mujeres andan ligeras de ropa todo el año (sí, dios existe), ¿entonces para que preocuparse? Creo que esa es una de las razones de nuestro descuido e irresponsabilidad.


En mi caso prefiero ser mas humilde, prefiero ser cajero de tienda y hacer ajustes de cuentas a diario. El ciclo del día y la noche es ideal para tenerlo presente y vivir el presente. 


Cada día cuando despierto pienso que he vuelto de la muerte (que dicho sea de paso, no creo en ella) y me encuentro ante un nuevo día lleno de posibilidades, (sé que suena cursi pero así lo creo) y planeo lo que voy a realizar las siguientes diez y seis horas, de esta manera no olvido mis propósitos (aunque no siempre consiga concentrarme).


En la noche, antes de volver a morir, repaso la lista que hice en la mañana, y reflexiono si conseguí lo que buscaba o no, y si la forma fue adecuada o no y hago las correcciones del caso para tenerlas presentes al despertar al día siguiente. Es una forma sencilla pero eficaz de no olvidarme de lo que quiero hacer (no desear) con mi vida.


Estoy convencido que nuestras acciones del presente son las que le dan forma al futuro personal, y son un grano de arena para el futuro compartido con el resto de la humanidad, todo lo que hacemos tiene una consecuencia directamente proporcional, algo similar a la tercera ley de Newton.


Así que no son los deseos los que consiguen nuestros sueños aunque son el punto de inicio, son las acciones que llevamos a cabo día a día, cada uno sabe si son positivas o negativas, y si no estamos seguros la vida y sus consecuencias nos lo enseñan, está de nosotros aprender.


En consecuencia (!¡) no les voy a desear un feliz año, tan solo les voy a decir que el año que tengan será consecuencia de ustedes mismos y de sus acciones.


un saludo atarbán

viernes, 11 de diciembre de 2009

ella me daba besos de mariposa

Me sanó el corazón en el momento menos pensado, me dejé llevar por su ternura, a diario recuerdo su risa y sonrío con algo de nostalgia. Me daba besos de mariposa, de nimbis, de ballena. Con ella me hice hombre, entendí que ella sabía querer, pero no me fue fácil aprender, me asusté al ver lo importante que me estaba convirtiendo para su vida, y la defraudé. La verdadera tranquilidad la conocí con ella. Conservo varias de sus pinturas, una está en mi estudio. Hace ocho años nos separamos. Cada año le escribo por su cumpleaños, sabiendo de antemano que no va a responder, sin embargo este año lo hizo. No quiere saber más de mi.

lunes, 30 de noviembre de 2009

y mientras tanto... los atarbanes


El mundo no se detiene, mientras yo aprendía y 
me inspiraba un poco en la selva, los atarbanes 
estrenaban el primer vídeo de la banda. Debido a 
que este blog tiene más seguidores que el oficial 
(http://www.losatarbanes.blogspot.com), me 
han pedido, de la forma más atarbana posible, 
que haga algo de publicidad, a ver si nos ve alguien 
más que nuestras madres.

La canción en cuestión es "no confíes en mi" 
contenida en nuestro primera producción "pluma 
de prueba (EP)". La grabación del vídeo se hizo
antes de mi viaje, así que estaba de ánimo para jugar 
y payasear un poco. Adelanto que la producción no 
fue en absoluto profesional, tan solo grabamos con una 
cámara casera. Lo que hay que hacer....

Si corre alguna posibilidad de que les guste nuestra 
música, la pueden descargar gratis (a cambio solamente
les pedimos ser fans de nuestra página en facebook) en 
el siguiente enlace:

http://tr.im/Gfn6

Lo que hay que hacer por el rocanrol...

p.d. si, el da la nariz de puerco soy yo.

sábado, 28 de noviembre de 2009

el problema de la vista gorda

Al comenzar la década de los ochenta comenzaba también mi adolescencia, el moscardoncito (no tan diesel por entonces) era un crío tranquilo que había vivido una infancia con violencia intrafamiliar (por desgracia propia del país del sangrado corazón) adornada con algunos lujos propios de la fanfarronería de mi padre. Sabía que la vida no podía ser eso, pero no tenía claro el papel que yo quería desempeñar, era un niño bien.

La familia se rompió (por fortuna, pues era insoportable vivir con miedo) y mis hermanos y yo vivimos bajo el ala dulce y protectora de nuestra madre. Crecí viendo el ejemplo real de una mujer que no se amedrenta por la vida, mi padre se hizo a un lado y cuando aparecía lo hacía para atacarla a ella, nada que sorprenda de la hombría del país de la seguridad democrática.

Cuando llegó el día de merecer el diesel, me di cuenta que las mujeres, y sobre todo las madres de este país son las que nos mantienen vivos, a pesar de todo. Mi padre nunca se enteró de cómo crecimos, ni que pensábamos de la vida, no le preocupaba lo que no tuviera que ver con él.

Ya son ancianos los dos, hace poco les conté mi experiencia en el Putumayo (que he intentado narrar brevemente en cinco capítulos en este blog) y me llamó la atención la reacción que tuvieron. Mamá se desconcertó un poco, pero como tiene la ventaja de ser madre, comprendió rápidamente la situación y escucho casi sin intervenir. Mi padre en cambio culpó a la humanidad, a los comunistas, a los extraterrestres y a todo ser viviente por lo que el consideraba un retraso en su desarrollo espiritual. Me dijo que no pretendiera vivir en Suecia. Le pregunté qué hacía al respecto, a lo que atacó con  agresividad, diciendo que la edad le daba el conocimiento. De sobra está decir que aunque nunca dije la palabra Uribe, el prejuzgó que estaba atacando al vaquerito que dicta su gobierno. En fin.

Por desgracia esa reacción de mi padre es la misma que la de muchos colombianos, se llenan de orgullo por heredarnos un país deshecho, tramposo y violento y debemos estar de acuerdo y callar.

Debo decir que estoy aburrido de la doble moral de los colombianos y de su profunda ignorancia. Vivo en un piso quince y sé que desde arriba todo se ve mejor, sin embargo cuando uno baja y se acerca a la vida real se entera que no es tan bonita como parece en la distancia, que  he vivido en una imagen. Algunos prefieren hacerse los de la vista gorda, mientras no los afecte no existe, y endosan su labor y sus deberes ciudadanos a personajes que los embaucan ofreciéndoles una supuesta seguridad, pues saben que no van a arriesgarse a mirar por si mismos la situación para generar un criterio que ayude en algo a los verdaderos afectados. Saben que nuestra pasividad es su mayor ventaja.

viernes, 20 de noviembre de 2009

en la selva del putumayo V




Al regresar a la casa de Carmen y Luis, nos encontramos con Marcela, una niña de diez y seis años que parecía rebosante de alegría a pesar de su intento de suicidio y de la enfermedad de su padre. Poco a poco comenzaron a llegar el grupo de jóvenes para grabar el video que teníamos planeado.

Eran  diez y ocho niños y niñas entre los doce y los diez y ocho años, la mayoría muy tímidos y aparentemente sumizos. Algunos me confesaron que eran o habían sido raspachines de coca, ante lo que no emití ningún juicio de valor, mucho menos al vivir sus mismas condiciones de vida. No lo aplaudo, pero tampoco lo condeno, creo que es la opción que les hemos dado al no ayudarlos como bien lo haría una sana democracia, y ellos llevarán en sus manos las huellas de eso, literalmente sus manos están casi destrozadas por el uso de químicos.

Me sorprendió que muchas de las niñas querían ser  modelos o actrices, y los niños cantantes de reggaeton. Creo que son sueños por salir rápidamente de esa situación y vivir algo que también existe, aunque de momento solo sea en la tele. Por lo menos, por ahora, siguen teniendo algo de inocencia, sin embargo no estoy seguro si eso es una ventaja o una debilidad.

Antes de caer la noche, durante los arreboles, todos se fueron a sus casas, debían caminar entre veinte minutos y media hora, y no querían hacerlo en la oscuridad por los peligros que eso supone, serpientes por un lado, y humanos por el otro . Cuando el sol de los venados cesó su magia sobre mi, yo seguía inmóvil pensando lo que ellos sabían, que vamos por un rato y nunca volvemos.

Vuelvo en un mes.

martes, 17 de noviembre de 2009

en la selva del putumayo IV




Caminamos por los montes desde las nueve de la mañana en busca de la casa de los Valverde, pues Marcela, una niña de diez y seis años y dinamizadora social del asentamiento había intentado quitarse la vida, pues pensaba que estaba embarazada.

Luego de caminar cuarenta minutos bajo un sol de respeto, y de atravesar varios caños por troncos caídos que los atravesaban, llegamos a una de las habituales casas de madera de la zona. Mis compañeros llamaron a Marcela, pero nadie contestaba, así que decidimos franquear el umbral  y llamar desde el interior de la casa.

Escuchamos una voz muy débil y la seguimos hasta entrar en la habitación. El lugar tenía dos camas sin colchones, las sábanas forraban las tablas. En una de ellas estaba un hombre de unos sesenta años, acostado de medio lado, inmóvil, su cabeza flotaba en el aire aunque tenía una almohada debajo, parecía un hombre de piedra. Era el señor Valverde, llevaba doce años sufriendo del mal de Parkinson, y era el abuelo de Marcela, quien se hacía cargo de el. Hablaba con dificultad y muy débilmente. Nos pidió que lo acomodáramos, y arreglamos la almohada para que le sirviera de algo. Nos dijo que ella había salido temprano. Diez minutos después salimos de la casa.

La escena nos golpeó a todos, lo último que esperaba era encontrarme con algo así, la gran ayuda que le dimos fue cambiarle de posición y arreglarle la almohada ¡gran vaina!. Imagino que en este momento, quince días después, Don Valverde está abandonado en la mitad de la selva, como una estatua en su cama sin colchón, esperando alguna ayuda. Claro, mis compañeros de trabajo están haciendo algo al respecto, pero imagino que no va a tener una solución inmediata. Situaciones así me hacen dudar del bienestar que se supone  tenemos en el país del sangrado corazón. Estaría bien si Valverde hubiera elegido esa situación, pero no es así, el está obligado, y si mal no recuerdo la democracia no es eso. En últimas creo que lo estamos obligando en nombre de la democracia, qué vergüenza.

jueves, 12 de noviembre de 2009

en la selva del putumayo III



Ellos llegaron del Nariño, desplazados por la violencia. Tienen tres hijas entre los siete y catorce años, además de vez en cuando se hacen cargo de la hija de una vecina. Luis trabaja en el puerto como cargador de los botes y Carmen es una líder de su comunidad.

El palafito en que viven  está construido con  tablones  de madera y tejas de zinc, lo que la hace muy caliente en ese clima tan inclemente y húmedo. El interior es amplio y austero, dos habitaciones con camas sin colchones, solamente las tablas, una zona social con una mesa y una marimba de chonto que han construido con la comunidad para ayudar a los jóvenes a tener otras actividades diferentes a la de raspachines de coca y una cocina en donde la estufa de leña nos hace llorar cada vez que la encienden, debido al humo que llena la casa. No está de más recordar que es muy probable que en pocos años desarrollen enfermedades en los pulmones, incluso cáncer por este motivo.

No tienen baño, a unos cincuenta metros de la casa, tras una ladera, tienen una letrina a la intemperie. El río les sirve para bañarse y para suplir el agua de consumo. La tarea de recoger el agua es llevada a cabo por las niñas. No tienen energía eléctrica, en la noche se iluminan con velas.

La comida está basada en arroz y yuca, tenían huevos y carne, pero porque consideraban que debían tener una atención con nosotros, los invitados. A pesar de la incomodidad y el riesgo para la salud que puede ser la estufa de leña, el sabor de la comida es incomparable, el café cerrero (endulzado con panela) es un sueño que no se tiene en las ciudades.

Se levantan a las 5 de la mañana (se acuestan a las siete de la noche) y comienzan su rutina diaria. Luego del desayuno, Luis lleva a las niñas a la escuela, primero caminando y luego en bote. Después, si le han confirmado que hay trabajo, se va al puerto, de lo contrario regresa a su casa. Me llamó la atención su responsabilidad como padre, es algo a lo que ya no estamos acostumbrados, los hombres son cada vez menos padres.

La situación me consternó, estas familias viven en el siglo XIX, están aisladas casi por completo ¿y se atreven a decirme que el país está mejor?, ¿que la seguridad democrática es de puta madre?, ¿que somos civilizados?, ¿que la democracia goza de buena salud?. Pues a la mierda, no estoy de acuerdo. En  2002 viví algo similar en Nueva Venecia en la ciénaga grande del Magdalena, no veo el cambio.

Sin embargo ellos parecen no estar padeciendo, incluso se les ve agradecidos, y siguen siendo una familia articulada y rebosante de amor, son transparentes y su espíritu está sano.

Aun me faltan dos días.

martes, 10 de noviembre de 2009

en la selva del putumayo II




A las diez de la mañana estaba subiendo al bus escalera o chiva que me llevaría al lugar donde abordaría el bote con destino final San Luis. Los pasajeros eran indígenas y afrocolombianos en su mayoría, que llevaban provisiones para sus familias, había un buen ambiente en ese medio de transporte que en las ciudades es curiosidad para turistas.

Los primeros veinte minutos del viaje de dos horas fueron tranquilos, hasta que desviamos por una angosta carretera sin pavimentar, me sorprendió la habilidad del conductor para librar obstáculos, por fortuna no había llovido, pues de haber sido así una montaña rusa hubiese sido un juego de niños, incluso parte de la carga son grandes piedras que se usa para llenar los baches de la vía. Dos llantas pinchadas y ochenta minutos después llegábamos a un caserío donde estaba el rudimentario puerto donde tomaría el bote.

Varios hombres se encargaron de trasladar el equipaje del bus al bote que se encontraba en el río Acaé, a unos treinta metros de distancia por una ladera que era un peligroso lodazal, mis botas se sumergieron unos veinte centímetros en el barro cuando di el primer paso.

El capitán del pequeño navío era un niño de unos quince años que intentaba comportarse como un hombre recio, aunque le soltó algunas sonrisas a otros niños amigos suyos durante el viaje. Fueron treinta minutos tranquilos, divisando y apreciando el paisaje, y la contradicción entre la riqueza natural y las sencillas casas de madera, llenas de pobreza pero también de mucho espíritu, se llevaban mi pensamiento.

De pronto, uno de nuestros guías y compañeros de trabajo le pidió al capitán de quince años que se detuviera pues habíamos llegado. Nos bajamos con nuestro equipaje en un barranco que era también un lodazal. Lo superé lo mejor que pude, con mi mochila a cuestas, había decidido vivir como ellos durante esos tres días de trabajo, nada de bloqueador solar, ni gafas oscuras ni celulares. Después de caminar unos setenta metros vi la casa de madera de Carmen y Luis, los que serían mis anfitriones.

domingo, 8 de noviembre de 2009

en la selva del putumayo I




Por razones de trabajo hace un par de semanas debí partir rumbo al Putumayo, al sur del país. Mi trabajo consistía en hacer unos vídeos en un par de asentamientos de comunidades negras e indígenas desplazadas por la violencia. Como la mayoría de los colombianos, no conocía el lugar y tenía algunas ideas preconcebidas al respecto. Me aconsejaron no llevar nada ostentoso y tratar de guardar un perfil bajo por razones de seguridad, ahí  se generó la primera nube de preocupación.

El primer destino fue Puerto Asís, una pequeña ciudad cerca de pozos petroleros, por lo tanto hay una  gran población flotante de ingenieros de toda índole y de colonos, comerciantes en su mayoría. El clima cálido y húmedo, alrededor de los treinta grados centígrados es difícil de sobrellevar sin un ventilador (no me gusta el aire acondicionado). No existen mayores atracciones, excepto las de la mayoría de las ciudades: prostitución, cantinas y religión. No encontré un periódico en toda la semana que estuve allí, ni local ni nacional, por supuesto no hay librerías ni puestos de revistas. El comercio se resume a ropa (incluso de marcas prestigiosas) y comida, nada muy diferente a un centro comercial bogotano.

Me sorprendió la contaminación auditiva, el perifoneo exagerado es habitual, además del alto volumen al que acostumbran escuchar música y el ruido constante de cientos de motos que parecen abejas perdidas, cambió por completo mi percepción de tranquilidad de un lugar en la selva. Otra decepción.

La comida era muy básica aunque abundante, como en el resto del país, el gusto por las grasas y las frituras era el pan de cada día. Únicamente puedo resaltar los jugos de frutas, que sin la exageración de azúcar a los que los acostumbran tomar, son benditos.

El hotel era muy sencillo, pero limpio, barato y con un televisor con suscripción por cable, donde me sentí como en casa viendo natgeo y CNN, aunque aproveché para conocer algo de la peor televisión nicaragüense, boliviana y borinqueña a la que no tengo acceso en casa.

Ese fue mi primer día en Puerto Asís - Putumayo, al día siguiente tomaría un bus rumbo a San Luis, donde comenzaría mi trabajo.

lunes, 19 de octubre de 2009

de la vocación, el rigor y la pasión

En alguna ocasión un amigo definió la vocación como lo que haría con gusto aun sin que le pagaran, y aunque esta acepción no se encuentra en el diccionario me parece la más acertada. Mucha gente no encuentra (o no cree encontrar) una vocación en sus vidas, en mi opinión esos son los sujetos que uno no quiere imitar, o que de  alguna forma no encuentra interesantes. Me refiero principalmente a líderes, a gente que descuella por alguna razón.

Hace un par de días tuve la oportunidad de presenciar la exposición de Roger Pfund, alguien que califican de diseñador, pintor, arquitecto y músico. Confieso haber quedado completamente atrapado por la energía de este creador en todo el sentido de la palabra.

Ha diseñado billetes que increíblemente pierden la connotación económica que tienen y por fortuna se convierten en una obra de arte con un valor mucho mayor del que ostentan ellos mismos. Desde los bocetos y primeros trazos se intuye la grandeza del artista. Ni que hablar de sus pinturas al óleo y técnicas mixtas, incluyendo software. Esa curiosidad por las nuevas tecnologías, a pesar de su edad, me llenan de emoción, y lo hacen, a mis ojos, alguien sin edad y con un espíritu joven.

Me gustan las personas creativas que son díscolas y no especializadas, que se atreven a cruzar, respetuosamente y con humildad, las lineas de las profesiones, y Pfund es un claro ejemplo al respecto. Su trabajo es resultado del equilibrio de la emoción y el rigor de la técnica, al fin y al cabo es suizo con ascendencia francesa.

En conclusión, salí  de la exposición con el ánimo alborotado y ganas de hacer algo de lo que me gusta, de la vocación que sigo tercamente, creo que para eso son los artistas y los líderes, para emocionar y cambiar un poco nuestras vidas, haciendo que cambiemos nuestro comportamiento para bien.

miércoles, 7 de octubre de 2009

lgbt..........¡bum!

La regla dicta que el sexo y la religión, en una reunión, son de mala educación; sin embargo en un blog son motivo de explosión. He leído el blog de una mujer joven, felizmente casada y con hijos, francamente preocupada por la libre expresión de la sexualidad en el colegio de su hija, ya que las niñas se toman de la mano y se besan en público, cuestión que le preocupa pues no es el modelo que quiere para su prole. Hasta ahí no hay lío, es un cuestionamiento válido para una madre en un mundo complejo. No tendría mucho qué decir si estuviera en su lugar, pues tampoco sabría que hacer, aunque dudo que me preocupara.


El asunto explota cuando dice que "esas personas" no tienen temor de dios, y aduce una cantidad de razones cristianas, malentendidas en mi concepto. Insisto que es un tema complejo, así que lo tomaré por partes.


Hace tiempo decidí no temer a dios pues, a la larga me parece un buen tipo, que no le hace mal a nadie, no me asusta. Estoy convencido que el ser humano está aquí para aprender a tomar decisiones, pues para cada acción hay una consecuencia, que puede afectar a más de uno  y por ende ser buena o mala. Pero dios no dice si es buena o mala, únicamente la conciencia es capaz de tal cosa,el hombre mismo, de ahí las leyes, para intentar equilibrar. El del ojo en el triángulo no se mete para nada.


El ser humano lleva miles de años intentando no recibir garrotazos por lo que hace o piensa. hace más de doscientos años consiguió la libertad, la igualdad y la fraternidad (con algunas cabezas cortadas por el camino) para que ahora la gente tenga la seguridad de expresarse como le plazca. Sin embargo no deja de recibir garrotazos cuando lo hace. Estoy en completo desacuerdo en la crítica que se hace a los actos de las personas que sólo le competen a su fuero interno, incluso si sin menores de edad.


Otra cosa es la política que, en mi opinión, la hizo el ser humano para controlar que los límites del respeto no se vean agredidos, ahí se puede opinar pero no juzgar a modo personal, para eso están las leyes, que inventaron los romanos, y por las que el planeta entero está agradecido, aunque no funcionen a la perfección.


Por mi trabajo he conocido personas que han visto vulnerados sus derechos, curiosamente me han parecido más humanas que las demás, comprenden mejor las situaciones por las que puede pasar el ser humano y las decisiones que deben tomar por ello. Los que no han pasado por eso tienen un espíritu orgulloso y un comportamiento arrogante, es difícil comunicarse con ellos y tienden a romper las leyes porque las desconocen, y en ocasiones confunden las normas religiosas con la ley tradicional.


Respeto las religiones, sin embargo, como en política, me parece peligroso cuando generan apasionamientos porque habitualmente las emociones exaltadas terminan mal para alguno de los implicados. Y la razón de su existencia es justamente lo contrario. 


Y por favor a jesús dejémoslo fuera del asunto, al fin y al cabo terminó crucificado por gente que consideraba estar en lo correcto porque seguía normas religiosas. ¿Quién entiende?

domingo, 4 de octubre de 2009

la promesa

Debo comenzar diciendo, por cursi que suene, que sigo creyendo que la función del ser humano en el planeta azul es encontrar la felicidad, aunque para algunos es más fácil que para otros.

Desde arriba todo se ve mejor, vivo en un piso catorce que es realmente el quince, y casi todas las tardes tengo la oportunidad de ver atardeceres arrebolados y por las ventanas entra una luz dorada que me embelesa, en los llanos orientales dicen que con esa luz los venados se quedan inmóviles, encantados por ella, siendo el momento para cazarlos... demasiado humano en mi opinión. Cuando eso pasa, siempre detengo lo que estoy haciendo y rindo los honores a esa luz magnífica, me quedo junto a la ventana mientras tomo té o café y, en ocasiones doy de baja a un pielroja sin filtro mientras me baño en esa luz. Sin embargo, cuando bajo la mirada, me doy cuenta que los que caminan la calles no pueden ver el espectáculo. Si, desde arriba todo se ve mejor.

Escuché que el dolor siempre cumple su promesa, y pensé que es cierto. ¿Y si pienso en todo el dolor que el país ha vivido desde siempre?, ¿estamos recibiendo la promesa que nos han dejado por décadas?, ¿qué vamos a hacer al respecto?, ¿qué les espera a los hijos de los que han decidido tenerlos? Hace tiempo estoy aburrido de la humanidad, no quiero ser malentendido, el ser humano es bello y absolutamente adorable, pero su comportamiento deja mucho que desear y estoy cansado de ver las putas noticias cada vez mas incomprensibles.

En fin, divago, creo que vivimos bajo el sol de los venados mientras unos pocos aprovechan para dispararnos.

De cualquier manera quiero verme caminando en contraluz hacia el sol de los venados.

jueves, 1 de octubre de 2009

pálido

Llevo demasiado tiempo encerrado en la cueva, pareciera una situación ideal, pero no estoy muy seguro, toco el piano, la guitarra, la batería, grabo nuevas canciones o vuelvo hacer las viejas, leo, escribo, duermo, juego con el gato. Poco a poco he ido perdiendo la noción del tiempo. Con muy poca fortuna he intentado rehacer rutinas para no entrar en algún marasmo porque no quiero salir, y eso nunca ha sido buena señal.

Además es tiempo de tomar algo de sol.

sábado, 26 de septiembre de 2009

la spandex estaba de luto

Pasé sin avisar, las secretarias me recibieron con los abrazos y besos en la mejilla acostumbrados, incluso sinceros, no esperaba nada. Una de ellas me dijo que subiera pues arriba estaban "mis niñas", se refería a las seis mujeres jóvenes y guapas que tenía como compañeras de trabajo.

Subí, el lugar estaba algo desordenado pues se van a mudar de oficina. La reacción fue de sorpresa cuando me vieron, más abrazos y más besos en la mejilla -en ocasiones dios se porta bien-. Ella estaba estupenda, completamente vestida de negro, minifalda y botas, maquillada como pocas veces, le pregunte por la razón de tanta belleza -voy al entierro de mi abuelo- me dijo, y preguntó con una expresión que percibí (o así lo quise) como descaradamente retadora, si quería acompañarla. Asentí sin dudarlo pero sin saber porqué, pues un sepelio no es el mejor de los planes un viernes a las once de la mañana.

Cuando subimos a su carro la felicité por los nuevos dados de peluche que colgaban del espejo retrovisor, pero me pareció un poco recargado el perrito de taxista que mueve la cabeza, -me lo regaló mi físico- dijo. El físico es como se puede intuir, un exponente de las ciencias duras que conoció en un viaje de una semana a Houston. Le dije que me parecía un buen regalo pero que se vería mejor en en baúl, o debajo de alguno de los asientos.

Admito que no dejé de mirar sus exquisitas y largas piernas mientras manejaba. Charlamos de tonterías de la oficina y luego nos dirigimos a la iglesia, allí nos encontramos con toda su familia y -gracias a dios otra vez- a su mejor amiga. Me presentó y se generó una situación divertida cuando alguno de los conversadores familiares preguntó cuando teníamos planeado casarnos, ya que estabamos en la iglesia. Nos miramos como en comedia americana y por bromear le pedí que nos comprometieramos, a lo que ella aceptó, pero luego aclaró que yo era solamente un amigo de trabajo que vive hace diez años con su novia (¡plop!).

Hacía más de quince años que no estaba en una misa, afortunadamente su amiga sabía cuando sentarse y cuando pararse, de lo contrario hubiera hecho un poco mas de ridículo. La spandex tuvo que hacerse en primera fila con sus familia.

Al terminar la ceremonia la dulce y sexy vestida de negro spandex me pidió que la esperara, pues no tenía pensado ir a la oficina y podríamos pasar juntos toda la tarde. Me sentí muy nervioso, pero volví a asentir como el perrito de taxista que le había regalado el físico, sin saber porqué. Además ni ella ni su familia estaban muy compungidos por la muerte del abuelo.

Mientras entraba y salía con sus familiares yo charlaba con su mejor amiga, ella sabía de mi y yo de ella pues la sexy viuda negra spandex es algo comunicativa, sin embargo estuvo muy bien pues pudimos pasar el rato sin parecer columnas.

Y no hay más que decir, al destino no hay que ponerle una magnum 357 en la sien. Lo que parecía una velada interesante, ante todo porque no se había planeado (lo que siempre es augurio de buenos momentos) es esfumó en una de las bocanadas de humo de alguno de los familiares fumadores funestos y fatídicos que anunció el almuerzo familiar, al que yo no asistiría ni en uno de mis peores momentos de locura.

Con un tierno gesto de -no lo esperaba- me pidió excusas y y me prometió que nos veríamos la próxima semana. Y mientras caminaba hacia mi motocicleta yo tenía pegado el olor de su perfume a mi piel.

viernes, 18 de septiembre de 2009

pago por ver

A lo largo de mi vida he intentado no burlarme de las personas que son víctimas de estafa. Y las películas de estafadores me gustan, habitualmente son seres encantadores que se quedan con la guapa protagonista que no daba un centavo por ellos, y además se hacen millonarios.

Muchos artistas son estafadores sin saberlo, pero la mayoría de sus managers también lo son, y lo saben, y lo aprovechan. Hay otros estafadores aun más refinados, que hacen su trabajo de una manera anónima y no quieren llamar la atención, eso lo respeto y lo admiro, porque no se dejan llevar por la egolatría, digamos que son más espirituales y eso tiene su valor, por lo menos para mi.

Debo admitir que estos actores excelsos entienden la psicología del ser humano y le sacan provecho, llegan a la cima de su arte logrando que tu seas el protagonista y que lo aceptes.

A estas alturas, amables lectores, ya habrán intuido que fui dulcemente estafado, y quiero rendir un pequeño tributo a quienes lo lograron de manera tan hábil, tan sutil, tan seductora. El monto no fue amplio, de hecho se lo merecen por la buena puesta en escena a la que asistí, es su pago, al que hay que sumar mi ego burlado pero burlón.

Hay veces en la vida que pago por ver.

viernes, 11 de septiembre de 2009

de las fechas y la memoria

No lo recordaba hasta que en la mañana entré a facebook y me encontré con los homenajes de muchos espontáneos, canciones, videos, poesías, frases, refranes y demás. No es que no me importe, por el contrario, fué algo muy impactante por haberlo visto en CNN en vivo y en directo.

Ver las torres humeantes y a los neoyorquinos correr envueltos en cenizas blancas, como fantasmas, es lo más cercano a la definición de dantesco que haya tenido noción. Cada vez que repiten las imágenes vuelve la misma sensación de impotencia, horror, miedo y tristeza de ese momento. Y espero que eso no vaya a cambiar, no me quiero endurecer.

En la misma fecha en 1.973 derrocaron a Salvador Allende en Chile, y comenzó un régimen del terror que aunque la gente del planeta repudió no detuvieron de inmediato sino muchos años después. Colombia está viviendo el 20 de julio del 73, el 9-11 está cerca para el país.

Sin embargo el régimen del terror existe en el país desde su fundación, no nos hemos detenido (me avergüenza incluirme pues no he asesinado a nadie, sin embargo no le he podido evitar) en las matanzas y masacres.

Así que hoy quiero recordar a las víctimas de :

San José de Apartadó, Bananeras, Bojayá, Caño Sibao, Chengue, El Aro, Jamundí, Macayapo, Mapiripán, El Nilo, El Tomate, Machuca, Segovia, Tacueyo, Nariño, La Mejor Esquina, El Salado, Trujillo, y por desgracia todas las que faltan y que no serán transmitidas en vivo y en directo para recordarlas.


viernes, 4 de septiembre de 2009

el parisino era un dealer

La primera vez que vi al parisino fue en movimiento, se subió a mi carro y yo tenía puesto un cassette de ella fitzgerald, ese fue el santo y seña de la amistad. No era un tipo fácil ni muy sociable, pero conmigo era todo un caballero. Con nuestras respectivas parejas íbamos al cine o a restaurantes y hablábamos hasta el amanecer de jazz, cine y política.

Mi amiga lo conoció en parís como un dealer, vendía marihuana y hachís. El año que vivió en Bogotá no tuvo que ejercer su oficio debido a la ventaja en el cambio de la moneda. Debo aclarar que era un dealer o camello o jíbaro, un comerciante, pero no un drogadicto.

Por demás era muy culto, pues estudiaba filosofía en la universidad de la sorbona, y era un fanático y profundo conocedor del cine, sobretodo del gran cine. Hace tiempo dejó su oficio, sin embargo siempre me ha parecido que ser su amigo me hace un poco gángster, y eso me gusta.

viernes, 28 de agosto de 2009

diez años después

Hace trece años viajó a Europa y se enamoró de un parisino. Hace doce años conocí al parisino pues vino a vivir aquí con ella. Hace once ella se fue a París con el, y hace diez que no la veía. Hace un mes la volví a a ver y nos comportamos como si nos hubiesemos dejado de ver por diez minutos. Mañana se va y no sabemos cuando nos volvamos a ver.

Somos amigos entrañables, y dejaremos pasar otros diez minutos.

viernes, 21 de agosto de 2009

de cadenas y disparos



Víctima de un arrebato de nostalgia he decidido publicar algo de lo que escribía hace doce años. No me avergüenzo, pero si me sonroja rebuscar en el baúl de los escritos.

Parece que estoy hecho de re-comienzos que se encargan de formar esa cadena que me asfixia: la angustia. Supongo que es eso, sé que se llama así porque estoy leyendo a Camus (los muros de lo absurdo), por eso me atrevo a nombrarlo.

El recomenzar implica tiempo, y el tiempo implica pérdida cuando hay que re-comenzar una vez más. Es estar cada vez mas lejos de lo que se busca, es verlo navegar por el horizonte cada vez más pequeño.

Sin embargo algo queda, cada vez queda menos, pero a cada logro crece un poco. Y la lucha está en no dejarlo desaparecer, porque de ser así no vale la pena seguir. Por lo menos no antes de morir. Porque ya se sabe que nada importa, y aún menos cuando ha muerto. Vanidad de vanidades.

La cadena del tiempo se estrecha alrededor del corazón (co-razón). Hay menos latidos, pero con más presión. Es mejor un sólo disparo bien hecho, que descargar todo el tambor sin atinar una sola vez. Eso lo saben bien los amantes viejos, y lo aprecian las calentonas jóvenes.

Aún puedo correr sin fatigarme. Aún puedo dar guerra. Cada vez con menos amigos, pero los que quedan son más valiosos. Tal vez sea bueno descargar todo el cañón sobre los amigos, para que sobrevivan los que son.

Un buen disparo no mata a un buen amigo. Los buenos amigos son como las calentonas jóvenes. La tristeza sube su nivel con el paso del tiempo, cuando no se ven resultados. Es lógico. Pero es bueno recordar que todo es absurdo.

Subo la roca a la montaña una y otra vez. Los dioses me lo permiten ¿pero por cuánto tiempo?. La cadena es cada vez más gruesa y cerrada. En el tambor quedan menos balas. Pero la mirada sigue tranquila lo que busca en el horizonte.

12 de julio de 1997

domingo, 2 de agosto de 2009

las sirenas de bagdad

Vivo en el centro de la ciudad, con todo el movimiento y barullo que eso implica. En las noches la agitación continúa hasta cerca de las once, y en la madrugada hay una relativa calma y silencio entre las tres y las cinco de la mañana. Luego el ciclo se repite, excepto los domingos donde la paz es mas duradera.

Tengo presente este horario porque puedo grabar mi música en cualquier momento, y también porque en repetidas ocasiones, entre las dos y las cuatro de la mañana, una alarma o sirena de un almacén se dispara (no encontré un mejor término para definirla) y nadie hace caso de ella, lo que definitivamente perturba mi(s) sueño(s).

¿Alguién le presta atención a estas alarmas de seguridad de carros y almacenes? Se activan tan constantemente, que ya no llaman la atención, y se supone que para eso fueron creadas, ya nadie se alarma con las sirenas. Por lo menos en mi ciudad. Es curioso que las llamemos sirenas, como los seres mitológicos de la antiguedad, porque ellas cantaban de forma tan bella que distraían a los marineros haciéndolos perder el rumbo. Sin embargo los adefesios de nuestros días que han heredado su nombre, no seducen a nadie y mucho menos hacen que perdamos el camino.

No alcanzo a imaginar si algo similar sucedió hace unos pocos años, cuando los aviones de guerra comenzaron a surcar el cielo, obligando a disparar el canto a las sirenas de Bagdad.


sábado, 18 de julio de 2009

aclarando la situación

La publicación de "the sweet devil inside" ha generado una confusión, que hasta cierto punto es lógica, y pretendo aclarar un poco el panorama a a l@s interesad@s.

En primer lugar debo decir que la relación con la gata spandex no es virtual, ella es una compañera de trabajo de un proyecto en el que participé. Si están interesad@s en conocer de cerca la situación, la narré con más detalle en los 42 posts llamados: "el comienzo del año día #". Aunque dudo que decidan leerlos por cortos que puedan ser, ahí los dejo.

Cuando se habla de sexo, o incluso insinuándolo, la reacción de las personas es interesante, siempre va a ser un tema complicado para la humanidad. Las repuestas que recibí fueron my divertidas y las agradezco.

Sin embargo no fui lo suficientemante hábil con la pluma para dar a entender que, aunque nos conozcamos en persona, en ocasiones somos mas sinceros detrás de la pantalla. Con la spandex (en vivo y en directo) llegamos a coquetear, pero nunca nos dijimos nada subido de tono. En cambio en el chat el asunto cambió un poco, nos dimos a conocer de otra manera.

Seguramente cuando nos veamos personalmente de nuevo no seremos tan arriesgados, pero nos conoceremos un poco más y mejor. Ya les contaré.

jueves, 16 de julio de 2009

the sweet devil inside

Siempre me ha gustado la vida de ermitaño huraño. La paso muy bien entre mis guitarras, teclados, micrófonos, mis composiciones, grabaciones y demás parafernalia necesaria para el rito de la música. Para descansar veo películas y leo libros. Todo muy bien, qué tipo tan espiritual (dirán ustedes), pero la verdad es que, aunque se intente, no siempre se logra ser un monje budista.

En ésta semana de hacer lo que se me antoja, me he percatado de que llevo más de tres meses sin tener sexo. Perdón por la sinceridad, pero no lo había notado por el exceso de trabajo y los líos con mi novia. Sí, recordé al sweet devil inside que tiene la tendencia a ser un alborotador. Es posible que me equivoque, pero creo que las mujeres están mejor preparadas para estos asuntos (entre muchos otros) del celibato, pero para mi no es nada fácil.

Además he chateado casi a diario con la gata spandex y hemos llegado a unos comentarios agradablemente subidos de tono, que seguramente no haríamos en persona. Y la conclusión es que sigo delante de una pantalla de computadora con el diablo adentro logrando llevarse mi atención.

De momento intentaré hacer de tripas corazón y del sexo una ilusión. ¿Sugerencias?¿Ayuda de alguna índole?

PD: no te preocupes Nano Laguna, estoy revisando el material para enviarte, ¿pero que hago para no perder la concentración cuando el refrescante turururú del messenger anuncia la llegada de la spandex?

lunes, 13 de julio de 2009

para romper el círculo, ya veremos

Después de notar que mi vida no estaba en su mejor momento de sincronismo, decidí hacer algo al respecto. Girar a la izquierda. Si las cosas no funcionan bien, o por lo menos como esperas, es mejor romper el círculo.

Dos meses después de haber comenzado el proyecto, la perspectiva no era clara, asi que el martes de la semana pasada renuncié a mi trabajo. El jefe fue muy comprensivo y me pidió que mantuvieramos el vínculo laboral de alguna manera. Le respondí que me dedicaría a la música únicamente, la dirección y realización de series de televisión pasarán a un segundo plano, el estuvo de acuerdo. Ya veremos.

La gata spandex será quién me remplace, está un poco asustada e insegura, pero a la larga le atrae el reto. Sin embargo no apostaría que soporte el modo de trabajo del jefe por más de dos meses. Su despedida fue tierna y me pidió que la visitara por lo menos dos veces por semana. Ya veremos.

También decidí terminar con mi novia, aunque no tengo idea de cómo vamos a mantener una mecánica de vida pues compartimos el apartamento. ¿Será que es posible vivir como en Friends, la serie gringa que nunca me gustó? Ya veremos.

De momento estoy atrincherado en mi estudio retomado grabaciones con los atarbanes, y decidido a sacar adelante mi empresa de producción de video y música. Ya veremos.

lunes, 6 de julio de 2009

de la sincronía y el mal ánimo

Debo comenzar diciendo, aunque suene un poco rosado, que creo en la ley de causa y efecto. ¿Porqué? Sencillamente me parece lógico, el problema es que el asunto puede terminar en la teoría del caos, con la pequeña mariposa agitando las alas y en las antípodas alguien soportando tus vientos huracanados.

Lo que me lleva a preguntarme lo siguiente: ¿acaso tengo un aluvión de pequñas mariposas en mis antípodas para encontrarme como estoy?¿Será posible que descansen por un rato para alcanzar a poner mis cosas en orden?¿Es acaso el momento ideal para superar una prueba del espíritu? El cuento es viejo y conocido, a todos nos a pasado alguna vez y luego lo sobrellevamos. ¿Pero que pasa cuando volvemos al mismo punto?

También creo en la sincronía. Pero parece que no fuera músico, porque no logro darle orden a nada de lo que está pasando. En fin (para no dar mas lata) voy a intentar tomarlo con tranquilidad y no buscar una gran solución, sino una sucesión de pequeñas soluciones. A ver si soluciono el acertijo.

Sin embargo cada vez que veo una mariposa me dan escalofríos.

lunes, 29 de junio de 2009

meteoro y la leyenda de las medias rojas

Desde hace mucho tiempo que no voy al cine a ver las películas de estreno, detesto que la gente siempre hable de la misma película y eso altere mi manera de asimilarla, únicamente asisto a las películas de animación, que en mi opinión, son las únicas que valen la pantalla gigante. Así que prefiero verlas en casa un año después.

No me animaba a ver Soy leyenda, aunque su origen haya sido un comic, y aprecio las películas que vienen de los comics, pero un sábado en la noche, sólo en casa (me acompañaba mi gato, fiel compañero de películas) la tomé por los cuernos, y me gustó. Me gustan las películas que tienen por protagonistas a antihéroes que luchan por causas perdidas. Es de resaltar la música por su ausencia, extraña en una producción hollywodesca. Y queda la pregunta en el aire ¿qué pasará en el 2012 que tantas culturas milenarias le dan tanta importancia?

El domingo asistí a Speed racer, o meteoro, cómo lo conocemos por estos lares. Era una cita deseada pues ésta caricatura junto a centella, ultraman y bugs bunny fueron parte de nuestra generación. Debo admitir que me entusiasmó como al niño de cinco años que sigo siendo, que se sentaba cada semana a ver sus aventuras en blanco y negro, la diferencia radica en que ya no me identifico con el héroe, sino con chispita, su hermano menor.

Esa es la vida de un rockero del tercer mundo, incluso cuando se está llevando a cabo el festival más grande de rocanrol de latinoamérica (según los organizadores) a tan sólo unas cuadras de distancia. Hace tiempo no asisto, prefiero terminar el domingo viendo un documental de The Who, después de ponerme las medias rojas que le traen buena suerte a meteoro cuando compite en las pistas de mi niñez

domingo, 14 de junio de 2009

el comienzo del año día 42

Hace más de tres semanas que discutimos con mi novia, desde ese momento no cruzamos palabra y yo duermo en el estudio en una bolsa de dormir.

Hoy cuando llegué a la oficina la spandex me recibió con una sonrisa y me pidió que estuviera tranquilo, me enseñó en su blackberry un correo electrónico que le había enviado mi novia, era una poesía que también me había enviado. Quedé de piedra.

De inmediato le escribí diciéndole que no inmiscuyera a terceros en nuestra vida de pareja. El día pasó con cierta tranquilidad, aunque mi vida personal es comidilla de la oficina, me siento como una estrella pop a la que le han armado un escándalo en una revista amarillenta. A la spandex parece que le gustara ser el centro de atención.

A las cinco treinta de la tarde el blackberry sonó de nuevo indicando que había llegado un correo electrónico. Sin que se diera cuenta esperé a ver la reacción de la dulce spandex; despues de mirar la minipantalla me miró y dijo -volvió a escribirme, desde que sea poesía no hay problema-. Le pedí que me dejara ver el mensaje antes que ella lo leyera. Era lo que me esperaba, una diatriba contra mí, una pastoral muy larga en la que detallaba muchos momentos de nuestra vida en pareja, unos ciertos, otros no tanto y otros completamente tergiversados, además de insultar a la spandex.

Quedé muy alterado, es la segunda vez que pasa. Hace dos años amenazó con hacerle daño a otra compañera de trabajo via correo electrónico. Esa vez, como ahora, yo no había ni siquiera tocado a la mujer. Con la gata spandex sucede lo mismo, aunque me atrae no he dejado de ser un caballero, tengo claro que no es el momento ni el lugar.

La spandex fue solidaria y borró el correo de su teléfono, aunque tenía mucha curiosidad por leerlo, también la bloqueó en su cuenta de correo electrónico. Intentó darme mucho ánimo sin obtener resultado.

Decidí ir por un poco de bálsamo de fierabrás a la casa de mi madre, y pasar con ella un par de días sin ir a casa.

martes, 9 de junio de 2009

el comienzo del año día 39

Editamos el documental durante una semana de trabajo intenso. Nada particular con la spandex, de vez en cuando nos coqueteamos pero ella no dará el primer paso y creo que yo tampoco, no es el lugar ni el momento adecuado.

Hoy entregamos el trabajo al cliente y sorpresivamente solicitó algunos cambios que implican mínimo un mes mas de trabajo. Ahora estoy en dos proyectos simultaneamente.

Y yo que pensaba que el cuento se había acabado.

lunes, 1 de junio de 2009

el comienzo del año día 32

Hoy el proyecto entró en la etapa final. El jefe hizo una reunión general y me dio luz verde para comenzar con un nuevo proyecto, a la vez me dijo que podía comenzar a retirarme del proyecto con la spandex.

A ella no le hizo mucha gracia y me lo hizo saber. Este cuento no durará más de una semana.

domingo, 31 de mayo de 2009

el comienzo del año día 31

La llamé en la mañana del sabado para ajustar un detalle del trabajo del lunes, ella me contestó diciéndome que el jefe estaba preocupado por el retraso que llevamos, así que decídimos vernos al mediodía en la oficina.

Pocos minutos después de comenzar el trabajo llegó el jefe y nos distrajo con sus historias, entre ellas la de la sorpresiva aparición de mi novia el día anterior. Concluyó que la spandex estaba en la mira de mi novia. La spandex hacía chistes al respecto.

Nos tomamos dos horas largas de almuerzo, ella parecía una cajita de música, no paró de hablar, hablaba de cualquier cosa, sus novios, mi novia, el trabajo, los almacenes, los carros, las llantas, el negro, el blanco,... en fin, me entretuvo bastante.

Al regresar a la oficina nos dedicamos a bloquear el facebook en todos los computadores, estuvimos muy, muy cerca pero fui incapaz de atacar. Una de dos: estoy envejeciendo o estoy petrificado del susto.

A las cinco y media llamó el jefe para invitarnos al cine, nos extrañó pero aceptamos, aunque llegamos tarde y decidió invitarnos a comer. Nos despedimos casi a las diez de la noche sin adelantar nada del trabajo.

viernes, 29 de mayo de 2009

el comienzo del año día 30

Parecía un día normal. Al mediodía la spandex se fue a un almuerzo y yo seguí trabajando. A las 2.20 de la tarde entró mi novia a la sala de edición, estaba descompuesta, por un momento pensé que haría un escándalo. La saludé con tranquilidad y le pregunté si necesitaba algo, negó con la cabeza y salió. Quedé congelado. Diez minutos despues se había ido. La spandex entró como si nada, cuando le contamos lo sucedido se lamentó por no haber estado, dijo que me hubiera abrazado frente a ella, como nunca me ha abrazado.

Quedé deshecho el resto de la tarde.

el comienzo del año día 29

Un día normal. Parece que vamos a estar juntos en otros proyectos con la spandex. En mi opinión el coqueteo va tomando forma.

martes, 26 de mayo de 2009

el comienzo del año día 28

Comenzamos el proceso de edición y montaje con los problemas de siempre: ajustar tiempos, encontrar el material de archivo, problemas técnicos, etc.

El jefe revisó el corte e hizo un llamado de atención, segun su criterio estamos en el 20 % apenas. Nos espera un trabajo arduo esta semana.

lunes, 25 de mayo de 2009

el comienzo del año día 27

Al mediodía mis padres me convencieron de ir a la finca para que pudiera olvidar un poco la discusión. Ellos mismos me llevaron, como un niño de cinco años que va a su primer paseo.

Llegué casi a las seis de la tarde con algunas provisiones que me encargaron. En este punto debo decir que en la discusión con mi novia destrozamos tres teléfonos, el fijo y los celulares de cada uno. Así que estabamos incomunicados. Como la noche anterior no dormí en casa, mi novia se preocupó y a eso de las diez de la noche llamó a un amigo del jefe para preguntar por mi, lo que generó preocupación en los compañeros de oficina.

Me recibieron con mil preguntas acerca de mi desaparición. Sin embargo no quedaron satisfechos con la verdad, hubiesen preferido que les dijera que había dormido con tres rubias a tener que aceptar que dormí en casa de mis padres. En fin, así es la vida.

Al punto. La spandex en biquini es un sueño, a pesar de tener una resaca endemoniada. Desde el momento en que llegué, hasta las cuatro de la mañana estuvo cerca de mi. Estaba muy interesada en el tema de la discusión con mi novia, me hizo muchas preguntas a las que contesté con honestidad. Me recomendó la separación, pues realmente nos hacemos daño, y el respeto ha quedado muy atrás. Incluso me recomendó tener amores pasajeros para poder olvidar con más facilidad.

Estoy confundido.

el comienzo del año día 26

Debido a una fuerte discusión con mi novia, no me fui para la finca en el carro de la spandex como lo habiamos previsto. Con el corazón arrugado y maltrecho, preferí ir con mi madre en busca de un poco de bálsamo de fierabrás para curar mis heridas. Allí pasé la noche.

el comienzo del año día 25

El jefe llevaba un par de días planeando un paseo con la gente de la oficina el fin de semana, lo que en números quiere decir: siete mujeres y dos hombres. Yo nunca creí que se fuera a dar. Sin embargo me volví a equivocar, el paseo se confirmó y saldremos mañana, estaremos tres días en una finca.

Hoy no trabajamos pues todas las cabezas (excepto la mía), estaban concentradas en al paseo.

el comienzo del año día 24

La mañana transcurrió normalmente, la spandex continuó con su labor de edición y yo seguía a su lado intentando ver los toros desde la barrera, ella aceptaba mis indicaciones y cambios con tranquilidad. Hasta que llegó la tarde.

Después de almorzar retomamos el trabajo, yo quería ahondar un poco mas en las estructuras de cada una de las secciones del video, así que comenzé a cuestionar más a fondo. Y ahí fué Roma. De un momento a otro la otrora dulce gatita, la sensual dominatrix felina, la dueña de las piernas forradas de spandex, se deslizó hacia atrás en su silla giratoria, cruzó los brazos y me dijo que no seguía con el trabajo, que prefería que yo lo hiciera para no aguantar tanto cuestionamiento. Intenté convencerla de que mi intención no era esa. Imposible. Después de veinte minutos de discusión terminé editando lo que restaba del video frente al computador.

Ella se quedó a mi lado hojeando una revista, con una arrogancia tal que daba ternura, parecia una niña haciendo una pataleta de pucheros con su boca... qué boca. Como yo había intentado guardar distancia no sabía con certeza dónde encontrar el material, eso hizo que el proceso se ralentizara, lo que la deseperó un poco y se ofreció a ayudarme con algunas condiciones, sin mirarla contesté con un rotundo -no quiero- que la sorprendió. Curiosamente después de eso dejó de mirar la revista y seguía cada lento movimiento que yo hacía en la máquina. Pensé que de estar solos, ese era el momento ideal para morderle suavemente los labios. Terminé el trabajo y lo dejé a su consideración, ella lo revisó sin objetar e ingenuamente fue a llamar al jefe para que diera su opinión.

Yo sabía que no era el momento de mostrarle un avance al jefe, no tenía las suficientes herramientas para defenderme en caso de que quisiera destruirlo todo en un segundo. La spandex volvió a entrar anunciando que el jefe llegaría en breve. Ella no tenía idea de lo que podría pasar.

Treinta minutos después el jefe aprobó gran parte del trabajo, sólo hizo unas pequeñas observaciones y yo estaba absolutamente sorprendido. La spandex sonreía con esos labios hechos para dominar lucky strikes (o suertudos como suelo llamarlos) y me miraba sin asomo de la arrogancia exhibida apenas una hora atrás. Le pregunté si ya se había ido la nube negra del mal genio y asintió con la cabeza.

¿Seré yo un suertudo también?

el comienzo del año día 23

Hoy comenzamos el proceso de edición de la primera versión del video, la spandex decidió tomar el mando y se sentó valientemente frente al computador y comenzamos a armar el asunto. En este punto del proceso yo prefiero guardar un poco de distancia, porque de lo contrario comienzo a perder objetividad, asi que decidí estar con ella todo el tiempo, pero no me concentré mucho en el asunto permitiéndole tomar decisiones sin mayor discusión.

Trabajamos hasta las nueve de la noche porque ella así lo quiso, yo no tuve inconveniente, sin embargo debo confesar que me puse muy nervioso cuando nos quedamos solos en la oficina, y comenzé a ir a otros escritorios para hacer cualquier cosa hasta que preguntó si ella era el motivo de que yo me estuviera aburriendo. Lógicamente le hice saber que no era ese el caso, incluso me atreví a decirle que era todo lo contrario.

el comienzo del año día 22

Al comenzar el día la spandex seguía molesta con la productora y quería hablar con el jefe al respecto, intenté disuadirla y cedió un poco. Sin embargo el jefe entró a la sala de edición para curiosear en qué iba el proyecto, momento que la dulce spandex aprovechó para lanzar un par de dardos a su objetivo del momento. Para mi sorpresa, el jefe no encontró mayores inconvenientes y aprovechó, como suele hacerlo con su vocación de profesor, para darle un par de lecciones a la gatita. Al retirarse el jefe ella me hizo saber que no estaba de acuerdo, dijera lo que dijera el jefe. No entiendo porqué esa terquedad me resulta tan atractiva.

El resto del día lo dedicamos a ver el material grabado.

domingo, 24 de mayo de 2009

el comienzo del año día 21

El día no estuvo del todo bien. El plan original dictaba que debíamos grabar a la presentadora desde las 9 de la mañana, sin embargo por errores de la productora todo se retrasó seriamente. La spandex quería matar y comer del muerto, yo intenté calmar los ánimos pues nunca he creído que convenga alterar el buen ánimo de un equipo en locación. La presentadora estaba nerviosa pues, aunque no es novata, era la primera vez que hacía este tipo de trabajo. En fin, intenté llegar a buen término lo mejor que pude.

Casi a las once de la mañana comenzamos a grabar en la plaza fundacional de la ciudad, un lugar pintoresco al igual que sus habitantes. Una de ellas, una mujer que rondaba los cincuenta años, hippie trasnochada y dueña de una realidad alterada, que se acercaba de vez en cuando a decir incoherencias asustando a las féminas del equipo, me obsequió al irnos del lugar con un: ¿ adonde está la brilladora, hijo de puta?", sorprendido y desconcertado me subí a la camioneta y nos fuimos a nuestra segunda locación.

La spandex estaba muy preocupada por el retraso en el cronograma, se acercaba para despotricar de la productora y yo intentaba calmarla. Conozco a la productora hace un par de años y puedo dar fe que no es la mejor, sin embargo soluciona los problemas, y tenía varios acumulados para ese día. Pero básicamente uno la atormentaba, su último amante, por quién había dejado a su marido, y con quién había roto un par de semanas atrás, era el camarógrafo. La tensión entre los dos se sentía.

Al mediodía comenzamos a grabar en la segunda locación, todo iba bien hasta que un espontáneo del lugar comenzó a insultarme sin ninguna razón que yo conozca. Parece que era el día de los insultos para mí.

El resto del día pasó en carreras para poder cumplir el plan de grabación. En la noche cuando llegamos a la oficina nos encontramos con un nuevo problema, no podíamos recuperar parte del material grabado, las memorias digitales no funcionaban bien con nuestro equipo. Sin embargo, para mi sorpresa, y la rabia de algunas de sus detractoras, la spandex solucionó parte del contratiempo, lo que la hizo cantar de emoción. Indudablemente tuvo mucha gracia.

sábado, 16 de mayo de 2009

el comienzo del año día 20

Nos encontramos a las nueve en la oficina dispuestos a revisar el material grabado hasta el momento. La spandex me sorprendió diciéndome que retrasaría la salida de su viaje del sábado si era del caso trabajar en el guión para el último día de grabación. Le dije que no era necesario, me conmovió su interés, espero que haya sido por el gusto de vernos, no por el gusto de escribir el guión.

El material grabado no está nada mal, lo vimos hasta el mediodía, tomamos notas y quedamos en vernos a las dos para hacer la nueva grabación solicitada por el cliente. Yo me fui a una reunión importante con un líder político, sin embargo hubo un retraso en el inicio y eso alteró todo. A las dos y treinta recibí una llamada de un número desconocido, salí un momento de la sala de juntas y contesté, una voz que no reconocí dijo un sucinto -hola- y pronuncié el nombre de la spandex, de quién esperaba que me llamara. Colgaron. Devolví de inmediato la llamada y pronuncié el nombre de mi novia, quien me insultó en un colérico ataque de celos, como ya he pasado por esta experiencia (a la que no me acostumbro) le expliqué lo que pasaba, ella no quería escuchar razones y continuó con la diatriba, le contesté amablemente que de esa manera yo no podía, le colgué y volví a la reunión.

Diez minutos después me llamó la spandex para avisarme que ya estaba en la locación lista para grabar, le expliqué la razón de mi retraso y me tranquilizó diciéndome que ella lo podía hacer sola. Respiré tranquilo. Tres minutos después me envió un mensaje de texto en el que me tranquilizaba aun más, pues veía innecesario que nos vieramos en la locación, así que podiamos vernos en la oficina a las cinco.

A las cuatro y treinta llegué a la oficina, y el jefe jugó un rato con mi motocicleta, paseando a todas las gatitas de la oficina. En ese momento llegó la spandex, muy tranquila. Ya en la sala de edición, el jefe les preguntó a las gatitas cómo calificaban la relación de trabajo de la spandex conmigo, pues ha corrido la voz de lo opuestos que somos. Para mi sorpresa hablaron muy bien, incluso la spandex alabó mi forma trabajo pues siempre tengo en cuenta su opinión.

Un par de horas después nos quedamos solos en la oficina y terminamos el guión. Me gustó la facilidad que tiene para escribir los diálogos, creo que hacemos buen equipo.

el comienzo del año día 19

Fue un día entretenido. Como es habitual en una producción, algunos entrevistados llamaron a cambiar el horario de la entrevista, sin embargo la spandex lo llevó todo bien. En un momento la vi muy feliz, jugaba como una niña con el flex de iluminación, se lo ponía en la cabeza y reía, incluso con el entrevistado en frente. Eso me gustó. Me gustan las consentidas que casi son malcriadas.

Cuando llegamos a la oficina, entrada la noche, me di cuenta que estaba insolado, tenía la cara roja como un camarón, lo que fue motivo de burla por parte de las demás gatitas de la oficina, con las que voy ganando confianza.

Hubo un cambio de planes de última hora y tendremos que grabar mañana en la tarde unas imágenes que solicitó el cliente, no me gusta que eso pase.

miércoles, 13 de mayo de 2009

el comienzo del año día 18

Primer día de grabación, todo transcurrió con normalidad y cierta tranquilidad. La spandex me sorprendió pues es fácil trabajar en equipo con ella. La cercanía es agradable. Estuvimos en nuestra universidad, tuvimos tiempo de hablar y conocer nuestras similitudes y también nuestras diferencias.

martes, 12 de mayo de 2009

el comienzo del año día 17

Me llamó muy temprano en la mañana para avisarme que no podía ir conmigo a la cita con el entrevistado como habíamos acordado, el jefe le había encargado otro trabajo de manera urgente. Mientras me bañaba pensé que tal vez era mejor no verla, sentí que era una señal, para evitar generar mal ambiente de trabajo.

A las dos de la tarde entró enfundada en unas jeans apretados que hicieron que mis labios se apartaran el uno del otro, el torso estaba ceñido por una blusa negra con un dulce escote, y sus pies estaban separados del suelo por los siete centímetros del tacón de unos zapatos de charol. Le dije que eran zapatos de dominatrix, sonrió y dijo -yo soy así-.

Admito que bajé la guardia ante la coquetería y el buen humor que traía hoy, hizo burlas de mi edad e incluso aprovechó para quejarse (entre dulces sonrisas) de la cara de mandril que hago cuando estoy disgustado. Cada vez deseo mas que esté coqueteando, incluso me preguntó (entre chiste y chanza) si estaba muy triste por la partida de mi novia a su viaje de una semana. Definitivamente caería en sus garras.

Como nota al margen debo anotar que el jefe aprobó la nueva propuesta de cabezote.

el comienzo del año día 16

No hubo zurra ni regaño, ni siquiera un tirón de orejas, fui torpe al ovidar que el jefe conoce a la spandex desde que nació, pues es la hija de uno de sus grandes amigos, así que la relación es bastante diferente de la que había conocido. Lo que me hace pensar que el jefe no es muy equitativo.

Debo admitir que quién la quería zurrar era yo, el descuido con el trabajo y el el exceso de tranquilidad me hicieron sentir algo de preocupación, tanto así que pienso hablar con ella mañana para exponerle mi insatisfacción.

El jefe no aprobó el cabezote debemos trabajar en una nueva propuesta.

sábado, 9 de mayo de 2009

con el corazón en la boca

En un par de días mi novia parte rumbo a la selva en un viaje de una semanas, los nervios de los dos empiezan a ponerse de punta. No debería ser así, la selva es un lugar hermoso, mucha gente alrededor del planeta ya la ha visitado, muchos la quieren visitar y la tienen entre sus planes. Sin embargo pocos vienen a la selva de mi país por varias y serias razones.

Ella está preocupada por los habitantes naturales del lugar, las tarántulas, las serpientes, las hormigas salvajes, que en mi opinión son dulces compañeros si los comparamos con los otros pobladores del lugar como los guerrilleros y los paramilitares. Nunca se sabe que pueda pasar en el país del sangrado corazón.

Ella se va y yo quedo masticando el corazón conla boca.

viernes, 8 de mayo de 2009

el comienzo del año día 15

Otro día corto. Tal parece que ese fenómeno se presenta cuando el jefe sale del país. La buena noticia es que le guión está aprobado, eso no me lo esperaba tan pronto. Incluso la asesora peligrosa dio su visto bueno.

La gata spandex, como buena felina, está bastante perezosa, va demasiado lento diría yo. Vaticino que la semana entrante le darán una buena zurra, y yo la consolaré (mmm).

No logramos acertar con el cabezote del programa, el eterno dolor de cabeza.

jueves, 7 de mayo de 2009

el comienzo del año día 14

Otro día corto. Decidí no acompañar a la gata spandex a una pre-entrevista. Preferí adelantar el libreto. Ella también canceló la cita de la tarde.

El jefe revisó vía internet, desde centroamérica, el boceto del cabezote de presentación del programa, pero no lo aprobó.

miércoles, 6 de mayo de 2009

el comienzo del año día 13

Un día corto, tan solo una cita con uno de los entrevistados en nuestra universidad. He terminado por dar la razón al jefe y su asistente en cuanto a la terquedad de la gata spandex, pensé que sería mas fácil, pero realmente es complicada, objeta cualquier posible acción para adelantar el trabajo y no se adelanta a los hechos, por desgaracia la arrogancia que da la falta de experiencia ronda su cabeza. De momento he decidido no tomarla en cuenta en las decisiones que siguen.

martes, 5 de mayo de 2009

el comienzo del año día 12

A las nueve asisití a un recorrido por la locación principal. Interesante, bonito lugar, hay suficiente información, por el momento parece un trabajo fácil.

Sin el jefe en la oficina el lugar es tranquilo, incluso relajado. La encontré frente a un computador enviando correos electrónicos a los posibles entrevistados, curiosa forma, prefiero el teléfono para estos casos, sin embargo decidí dejarla hacerlo a su manera. Diez minutos después, tres correos habían rebotado pues ya no existían. Desplegué mi sonrisa y buscamos los teléfonos.

Hablé con la editora acerca de como hacer la presentación, cruzamos ideas y comenzó de inmediato.

Nos decidímos por hamburguesa para el almuerzo, la charla fue buena y fluida, ya hay más confianza y camaradería. Regresamos e hicimos algunas citas con los entrevistados que encontramos por vía telefónica. Mañana tenemos la primera.

el comienzo del año día 11

La gata spandex canceló la cita que acordamos con el cliente a las dos de la tarde. Estaba estornudando demasiado y le preocupaba que la gente se alarmara por el asunto de la gripa porcina. Accedi y fui sólo. Nada extraño, un par de contactos y punto.

El jefe salió del país por cinco días, así que estamos haciendo la preproduccción del video.

lunes, 4 de mayo de 2009

el comienzo del año días 8, 9 y10

Fin de semana festivo debido al día del trabajo. No pasó nada. La spandex llamó el domingo a las siete de la noche pero no me di cuenta.

el comienzo del año día 7

El jefe nos dió la instrucción de dar inicio al proyecto, en privado me hizo notar que el trabajo en grupo con la gata spandex ya no era necesario, que podía seguir adelante con mis habilidades individuales. Lógicamente no seguiré esa instrucción.

Luego jugamos un rato frente al computador, coqueteamos e inventamos cualquier disculpa para simular que trabajabamos. A las dos de la tarde nos reunimos con el cliente, no parece que vaya a ser algo difícil. Concertamos una cita tres días después.

Al salir la spandex se empeñó en acercarme a casa, pues no había ido en la moto. Su terquedad siempre me va a vencer, aunque aparento lo contrario, tanto así que la hice una halago a su excesiva persistencia. No nos reuniremos el fin de semana.

Hoy volvíó a darle su merecido a un marlboro azul.

miércoles, 29 de abril de 2009

el comienzo del año día 6

Cuando llegué estaba en el estudio, sentada frente al computador, minifalda de jean, sus piernas mas largas que una pista de aterrizaje, estaban enfundadas como un par de armas en unas medias blanco y negro , y para finalizar, las botas que ningún fetichista de tradición rechazaría.

Cuando finalizamos el trabajo salí tan pronto puede, aunque ella no quería salir hasta la tarde. Media hora después el jefe lo revisaba, sin mayores inconvenientes aprobó la propuesta. Luego tuve que sufir una reunión a la que no estaba invitado en un principio, fueron dos horas de miradas furtivas a sus piernas, debo admitir que también me detuve más de una vez en su busto y en sus labios, cejas y ojos. Ella también lo hacía.

Me temo que la flor del gusto mutuo empieza a crecer, solo espero que no termine siendo una planta carnívora. Me sorprende su desparpajo y soltura, maneja muy bien el carro del quiero que creas que me puedes atraer, pero no voy a dar el primer paso, y si no lo das te puedes ir al infierno. Siento que ella es una nevera y yo el pequeño imán pegado a la puerta. No creo querer saber que forma tiene ese imán.

Almorzamos juntos, la conversación fue fluida y agradable, cuando salímos me preguntó que quería hacer, le presumí de mi huída y no se inmutó. Cada vez me parece más guapa.

el comienzo del año día 5

A las diez de la mañana me reuní con la spandex para rehacer parte del trabajo. El jefe nos dió instrucciones al respecto y fuimos a charlar con la guionista (que no es guionista y desde ahora llamaré: asesora peligrosa). Nos aclaró algunas dudas en una cafetería casi de mala muerte. Al salir decidimos ir a casa de la spandex para finalizar el trabajo.

Vive con su madre en un sector exclusivo de la ciudad, aunque ella estudió en la misma universidad pública que yo, curiosamente la misma carrera, pero doce años después. Eso nos unió un poco y facilitó la comunicación, se le veía emocionada hablando del tema y lanzando nombres de profesores para saber si yo los había conocido. Almorzamos con su madre. Me sentí como adolescente haciendo la tarea.

A las cinco le entregamos el trabajo al jefe. El pretende formar a la spandex y que yo sea una especie de maestro para la gatuna pupila, así que todas las preguntas eran para ella. Como es habitual con el jefe, derrumbó todo en el segundo párrafo. Ella intentó defenderse con uñas (rojas) y dientes, pero terminó con la cola entre las piernas, parece que aún no conoce la dinámica de trabajo con el jefe. Salío furiosa, pero quedamos de vernos nuevamente en su casa para hacer los remiendos del caso.

A las ocho de la noche habíamos terminado de surcir los remiendos del documento, y lo que siguió fue la tradicional diatriba contra el jefe. Realmente es terca, pero dulce e inteligente, me enterneció y la llevé con calma. Curiosamente no la he vuelto a ver dominando cigarrillos con sus labios.

el comienzo del año día 4

En la mañana me reuní con la gata spandex para hacer una propuesta de estructura para el video. Le pareció que yo era demasiado negativo, entre chiste y chanza me recomendandó no serlo. Creo que se refería a que no fuera tan viejo.

Almorcé con la secretaria de la oficina, así que me puse al día en chismes y otras minucias del grupo de trabajo. Como que la guionista realmente no era la guionista, únicamente era una asesora de concepto, y que quienes debíamos escribir el guión eramos la spandex y yo.

En la tarde nos reunimos con el jefe para la revisión del trabajo antes de la reunión con el cliente. Me pareció que la gata spandex tiene poca experiencia en estas lides, lo que indica que es ingenua y arrogante. El jefe le recordó que era muy terca y eso le podría traer problemas.

Decidimos ir los tres en el carro de la spandex. Antes de partir, el jefe le preguntó si realmente sabía conducir, haciendo el tradicional chiste machista de vieja data. La gata se defendió, encendió el carro y chocó la puerta del garaje. La situación fue divertida más que embarazosa, ella, sonrojada, decía que eso nunca le había pasado. En fin, no fue grave y el trayecto fue entretenido lleno de anécdotas del jefe.

El resultado de la reunión fue que debíamos rehacer buena parte del trabajo, cambiar el enfoque del video y la forma. La spandex no sabe las consecuencias que eso trae. La guionista (que no es guionista) peligrosa no asistió.

domingo, 26 de abril de 2009

el comienzo del año días 3 y 4

El fin de semana estuvo tranquilo, lo dediqué a leer algunos textos recomendados para el trabajo. Sin duda la memoria es un tema apasionante, mi mente ha estado bailando con todas esas ideas, y aún no quiere sentarse.

No llame a la gata spandex el sábado como habíamos acordado, la verdad no tenía mucho que decirle, así que preferí hacer el papel de tipo interesante que no llama. El misterio, con toques de timidez funcionan perfectamente.

Sin embargo hoy, domingo, le escribí un mensaje a su correo electrónico, en el que le esbozaba un par de ideas que podrían ser aplicadas al trabajo. Me contestó casi de inmediato y, ¿pueden creerlo?, rebatió una de esas magistrales ideas, aunque aprobó las demás. Me pidió que nos vieramos mañana a las diez para terminar el planteamiento del proyecto (grrrr).

Sí, piqué el anzuelo, ella saber jugar. Por el momento los dejo, imaginando sus labios carnosos, haciendo el dulce trabajo de fumar sus Marlboro azules.

sábado, 25 de abril de 2009

el comienzo del año día 2

Pocas cosas han cambiado en la oficina, excepto tres lindas gatitas sentadas frente a sus pantallas de computador, jóvenes, fumadoras, lindas presitas para cualquier gato.

La reunión fue entretenida, el jefe como siempre en su lugar, con su tradicional análisis que va de la razón a la emoción con suma facilidad. Su parte la resumo en esta frase: "yo no hago nada, pero me meto en todo".

La guionista, que también era conocida por el peligro que puede implicar, estuvo muy bien, como siempre que plantea los proyectos, sin embargo los problemas pueden venir después. Quedo atento, aunque con buena disposición.

El tercer personaje es nuevo, no la había visto antes, es una de las tres gatas fumadoras. Tiene unas piernas largas y muy bien formadas, a juzgar por lo que insinuaban los pantalones tipo spandex que llevaba muy bien puestos, que terminaban en unas botas oscuras de caña alta que dan que pensar a cualquier fetichista de tradición. El cabello negro, largo, bellas cejas pobladas, y una boca de labios carnosos que saben muy bien que hacer con el cigarrillo, bendita sea. Y lo más grave... es inteligente y no baja la mirada cuando se la mantienes. Definitivamente interesante. Ya veremos, tengo que trabajar con ella todo el tiempo.

jueves, 23 de abril de 2009

el comienzo del año día 1

Hoy es 23 de abril, justamente el día del idioma me han llamado para ofrecerme un trabajo, el primero de este 2009. Mañana se marca el inicio del proyecto, un video especial de 25 minutos de duración.

Llega en el momento adecuado, pues aunque estaba cómodo con la vida tranquila y libre, dedicado por completo a los atarbanes, ya el tornillo comenzaba a chirriar, estaba perdiendo la noción del tiempo y perdiendo las ganas de salir de casa. Y eso generalmente no termina bien.

El proyecto dura cuatro semanas. Ya veremos.