miércoles, 29 de abril de 2009

el comienzo del año día 6

Cuando llegué estaba en el estudio, sentada frente al computador, minifalda de jean, sus piernas mas largas que una pista de aterrizaje, estaban enfundadas como un par de armas en unas medias blanco y negro , y para finalizar, las botas que ningún fetichista de tradición rechazaría.

Cuando finalizamos el trabajo salí tan pronto puede, aunque ella no quería salir hasta la tarde. Media hora después el jefe lo revisaba, sin mayores inconvenientes aprobó la propuesta. Luego tuve que sufir una reunión a la que no estaba invitado en un principio, fueron dos horas de miradas furtivas a sus piernas, debo admitir que también me detuve más de una vez en su busto y en sus labios, cejas y ojos. Ella también lo hacía.

Me temo que la flor del gusto mutuo empieza a crecer, solo espero que no termine siendo una planta carnívora. Me sorprende su desparpajo y soltura, maneja muy bien el carro del quiero que creas que me puedes atraer, pero no voy a dar el primer paso, y si no lo das te puedes ir al infierno. Siento que ella es una nevera y yo el pequeño imán pegado a la puerta. No creo querer saber que forma tiene ese imán.

Almorzamos juntos, la conversación fue fluida y agradable, cuando salímos me preguntó que quería hacer, le presumí de mi huída y no se inmutó. Cada vez me parece más guapa.

1 comentario:

nano dijo...

.:.

"maneja muy bien el carro del quiero que creas que me puedes atraer, pero no voy a dar el primer paso, y si no lo das te puedes ir al infierno. Siento que ella es una nevera y yo el pequeño imán pegado a la puerta. No creo querer saber que forma tiene ese imán."


.:.