martes, 12 de mayo de 2009

el comienzo del año día 16

No hubo zurra ni regaño, ni siquiera un tirón de orejas, fui torpe al ovidar que el jefe conoce a la spandex desde que nació, pues es la hija de uno de sus grandes amigos, así que la relación es bastante diferente de la que había conocido. Lo que me hace pensar que el jefe no es muy equitativo.

Debo admitir que quién la quería zurrar era yo, el descuido con el trabajo y el el exceso de tranquilidad me hicieron sentir algo de preocupación, tanto así que pienso hablar con ella mañana para exponerle mi insatisfacción.

El jefe no aprobó el cabezote debemos trabajar en una nueva propuesta.

No hay comentarios: