viernes, 29 de mayo de 2009

el comienzo del año día 30

Parecía un día normal. Al mediodía la spandex se fue a un almuerzo y yo seguí trabajando. A las 2.20 de la tarde entró mi novia a la sala de edición, estaba descompuesta, por un momento pensé que haría un escándalo. La saludé con tranquilidad y le pregunté si necesitaba algo, negó con la cabeza y salió. Quedé congelado. Diez minutos despues se había ido. La spandex entró como si nada, cuando le contamos lo sucedido se lamentó por no haber estado, dijo que me hubiera abrazado frente a ella, como nunca me ha abrazado.

Quedé deshecho el resto de la tarde.

No hay comentarios: