domingo, 31 de mayo de 2009

el comienzo del año día 31

La llamé en la mañana del sabado para ajustar un detalle del trabajo del lunes, ella me contestó diciéndome que el jefe estaba preocupado por el retraso que llevamos, así que decídimos vernos al mediodía en la oficina.

Pocos minutos después de comenzar el trabajo llegó el jefe y nos distrajo con sus historias, entre ellas la de la sorpresiva aparición de mi novia el día anterior. Concluyó que la spandex estaba en la mira de mi novia. La spandex hacía chistes al respecto.

Nos tomamos dos horas largas de almuerzo, ella parecía una cajita de música, no paró de hablar, hablaba de cualquier cosa, sus novios, mi novia, el trabajo, los almacenes, los carros, las llantas, el negro, el blanco,... en fin, me entretuvo bastante.

Al regresar a la oficina nos dedicamos a bloquear el facebook en todos los computadores, estuvimos muy, muy cerca pero fui incapaz de atacar. Una de dos: estoy envejeciendo o estoy petrificado del susto.

A las cinco y media llamó el jefe para invitarnos al cine, nos extrañó pero aceptamos, aunque llegamos tarde y decidió invitarnos a comer. Nos despedimos casi a las diez de la noche sin adelantar nada del trabajo.

No hay comentarios: