lunes, 4 de mayo de 2009

el comienzo del año día 7

El jefe nos dió la instrucción de dar inicio al proyecto, en privado me hizo notar que el trabajo en grupo con la gata spandex ya no era necesario, que podía seguir adelante con mis habilidades individuales. Lógicamente no seguiré esa instrucción.

Luego jugamos un rato frente al computador, coqueteamos e inventamos cualquier disculpa para simular que trabajabamos. A las dos de la tarde nos reunimos con el cliente, no parece que vaya a ser algo difícil. Concertamos una cita tres días después.

Al salir la spandex se empeñó en acercarme a casa, pues no había ido en la moto. Su terquedad siempre me va a vencer, aunque aparento lo contrario, tanto así que la hice una halago a su excesiva persistencia. No nos reuniremos el fin de semana.

Hoy volvíó a darle su merecido a un marlboro azul.

No hay comentarios: