lunes, 29 de junio de 2009

meteoro y la leyenda de las medias rojas

Desde hace mucho tiempo que no voy al cine a ver las películas de estreno, detesto que la gente siempre hable de la misma película y eso altere mi manera de asimilarla, únicamente asisto a las películas de animación, que en mi opinión, son las únicas que valen la pantalla gigante. Así que prefiero verlas en casa un año después.

No me animaba a ver Soy leyenda, aunque su origen haya sido un comic, y aprecio las películas que vienen de los comics, pero un sábado en la noche, sólo en casa (me acompañaba mi gato, fiel compañero de películas) la tomé por los cuernos, y me gustó. Me gustan las películas que tienen por protagonistas a antihéroes que luchan por causas perdidas. Es de resaltar la música por su ausencia, extraña en una producción hollywodesca. Y queda la pregunta en el aire ¿qué pasará en el 2012 que tantas culturas milenarias le dan tanta importancia?

El domingo asistí a Speed racer, o meteoro, cómo lo conocemos por estos lares. Era una cita deseada pues ésta caricatura junto a centella, ultraman y bugs bunny fueron parte de nuestra generación. Debo admitir que me entusiasmó como al niño de cinco años que sigo siendo, que se sentaba cada semana a ver sus aventuras en blanco y negro, la diferencia radica en que ya no me identifico con el héroe, sino con chispita, su hermano menor.

Esa es la vida de un rockero del tercer mundo, incluso cuando se está llevando a cabo el festival más grande de rocanrol de latinoamérica (según los organizadores) a tan sólo unas cuadras de distancia. Hace tiempo no asisto, prefiero terminar el domingo viendo un documental de The Who, después de ponerme las medias rojas que le traen buena suerte a meteoro cuando compite en las pistas de mi niñez

domingo, 14 de junio de 2009

el comienzo del año día 42

Hace más de tres semanas que discutimos con mi novia, desde ese momento no cruzamos palabra y yo duermo en el estudio en una bolsa de dormir.

Hoy cuando llegué a la oficina la spandex me recibió con una sonrisa y me pidió que estuviera tranquilo, me enseñó en su blackberry un correo electrónico que le había enviado mi novia, era una poesía que también me había enviado. Quedé de piedra.

De inmediato le escribí diciéndole que no inmiscuyera a terceros en nuestra vida de pareja. El día pasó con cierta tranquilidad, aunque mi vida personal es comidilla de la oficina, me siento como una estrella pop a la que le han armado un escándalo en una revista amarillenta. A la spandex parece que le gustara ser el centro de atención.

A las cinco treinta de la tarde el blackberry sonó de nuevo indicando que había llegado un correo electrónico. Sin que se diera cuenta esperé a ver la reacción de la dulce spandex; despues de mirar la minipantalla me miró y dijo -volvió a escribirme, desde que sea poesía no hay problema-. Le pedí que me dejara ver el mensaje antes que ella lo leyera. Era lo que me esperaba, una diatriba contra mí, una pastoral muy larga en la que detallaba muchos momentos de nuestra vida en pareja, unos ciertos, otros no tanto y otros completamente tergiversados, además de insultar a la spandex.

Quedé muy alterado, es la segunda vez que pasa. Hace dos años amenazó con hacerle daño a otra compañera de trabajo via correo electrónico. Esa vez, como ahora, yo no había ni siquiera tocado a la mujer. Con la gata spandex sucede lo mismo, aunque me atrae no he dejado de ser un caballero, tengo claro que no es el momento ni el lugar.

La spandex fue solidaria y borró el correo de su teléfono, aunque tenía mucha curiosidad por leerlo, también la bloqueó en su cuenta de correo electrónico. Intentó darme mucho ánimo sin obtener resultado.

Decidí ir por un poco de bálsamo de fierabrás a la casa de mi madre, y pasar con ella un par de días sin ir a casa.

martes, 9 de junio de 2009

el comienzo del año día 39

Editamos el documental durante una semana de trabajo intenso. Nada particular con la spandex, de vez en cuando nos coqueteamos pero ella no dará el primer paso y creo que yo tampoco, no es el lugar ni el momento adecuado.

Hoy entregamos el trabajo al cliente y sorpresivamente solicitó algunos cambios que implican mínimo un mes mas de trabajo. Ahora estoy en dos proyectos simultaneamente.

Y yo que pensaba que el cuento se había acabado.

lunes, 1 de junio de 2009

el comienzo del año día 32

Hoy el proyecto entró en la etapa final. El jefe hizo una reunión general y me dio luz verde para comenzar con un nuevo proyecto, a la vez me dijo que podía comenzar a retirarme del proyecto con la spandex.

A ella no le hizo mucha gracia y me lo hizo saber. Este cuento no durará más de una semana.