domingo, 2 de agosto de 2009

las sirenas de bagdad

Vivo en el centro de la ciudad, con todo el movimiento y barullo que eso implica. En las noches la agitación continúa hasta cerca de las once, y en la madrugada hay una relativa calma y silencio entre las tres y las cinco de la mañana. Luego el ciclo se repite, excepto los domingos donde la paz es mas duradera.

Tengo presente este horario porque puedo grabar mi música en cualquier momento, y también porque en repetidas ocasiones, entre las dos y las cuatro de la mañana, una alarma o sirena de un almacén se dispara (no encontré un mejor término para definirla) y nadie hace caso de ella, lo que definitivamente perturba mi(s) sueño(s).

¿Alguién le presta atención a estas alarmas de seguridad de carros y almacenes? Se activan tan constantemente, que ya no llaman la atención, y se supone que para eso fueron creadas, ya nadie se alarma con las sirenas. Por lo menos en mi ciudad. Es curioso que las llamemos sirenas, como los seres mitológicos de la antiguedad, porque ellas cantaban de forma tan bella que distraían a los marineros haciéndolos perder el rumbo. Sin embargo los adefesios de nuestros días que han heredado su nombre, no seducen a nadie y mucho menos hacen que perdamos el camino.

No alcanzo a imaginar si algo similar sucedió hace unos pocos años, cuando los aviones de guerra comenzaron a surcar el cielo, obligando a disparar el canto a las sirenas de Bagdad.


3 comentarios:

Campanula dijo...

Creo que mas bien se trata de que llaman nuestra atencion, sabes? particularmente en el pueblo en el q vivo, los domingos son los días mas bullosos y los miercoles los mas silenciosos.
un abrazo

Anónimo dijo...

¿¿¿ . . . ???

La ReiNa Roja dijo...

Las sirenas, full bulla la que hacen, me desesperan, acá en ciudad sorpresa las ponen por todo, tanto asi que no alertan nada de nada, ahh sonido tan inmundo...

Un Abracito