lunes, 19 de octubre de 2009

de la vocación, el rigor y la pasión

En alguna ocasión un amigo definió la vocación como lo que haría con gusto aun sin que le pagaran, y aunque esta acepción no se encuentra en el diccionario me parece la más acertada. Mucha gente no encuentra (o no cree encontrar) una vocación en sus vidas, en mi opinión esos son los sujetos que uno no quiere imitar, o que de  alguna forma no encuentra interesantes. Me refiero principalmente a líderes, a gente que descuella por alguna razón.

Hace un par de días tuve la oportunidad de presenciar la exposición de Roger Pfund, alguien que califican de diseñador, pintor, arquitecto y músico. Confieso haber quedado completamente atrapado por la energía de este creador en todo el sentido de la palabra.

Ha diseñado billetes que increíblemente pierden la connotación económica que tienen y por fortuna se convierten en una obra de arte con un valor mucho mayor del que ostentan ellos mismos. Desde los bocetos y primeros trazos se intuye la grandeza del artista. Ni que hablar de sus pinturas al óleo y técnicas mixtas, incluyendo software. Esa curiosidad por las nuevas tecnologías, a pesar de su edad, me llenan de emoción, y lo hacen, a mis ojos, alguien sin edad y con un espíritu joven.

Me gustan las personas creativas que son díscolas y no especializadas, que se atreven a cruzar, respetuosamente y con humildad, las lineas de las profesiones, y Pfund es un claro ejemplo al respecto. Su trabajo es resultado del equilibrio de la emoción y el rigor de la técnica, al fin y al cabo es suizo con ascendencia francesa.

En conclusión, salí  de la exposición con el ánimo alborotado y ganas de hacer algo de lo que me gusta, de la vocación que sigo tercamente, creo que para eso son los artistas y los líderes, para emocionar y cambiar un poco nuestras vidas, haciendo que cambiemos nuestro comportamiento para bien.

miércoles, 7 de octubre de 2009

lgbt..........¡bum!

La regla dicta que el sexo y la religión, en una reunión, son de mala educación; sin embargo en un blog son motivo de explosión. He leído el blog de una mujer joven, felizmente casada y con hijos, francamente preocupada por la libre expresión de la sexualidad en el colegio de su hija, ya que las niñas se toman de la mano y se besan en público, cuestión que le preocupa pues no es el modelo que quiere para su prole. Hasta ahí no hay lío, es un cuestionamiento válido para una madre en un mundo complejo. No tendría mucho qué decir si estuviera en su lugar, pues tampoco sabría que hacer, aunque dudo que me preocupara.


El asunto explota cuando dice que "esas personas" no tienen temor de dios, y aduce una cantidad de razones cristianas, malentendidas en mi concepto. Insisto que es un tema complejo, así que lo tomaré por partes.


Hace tiempo decidí no temer a dios pues, a la larga me parece un buen tipo, que no le hace mal a nadie, no me asusta. Estoy convencido que el ser humano está aquí para aprender a tomar decisiones, pues para cada acción hay una consecuencia, que puede afectar a más de uno  y por ende ser buena o mala. Pero dios no dice si es buena o mala, únicamente la conciencia es capaz de tal cosa,el hombre mismo, de ahí las leyes, para intentar equilibrar. El del ojo en el triángulo no se mete para nada.


El ser humano lleva miles de años intentando no recibir garrotazos por lo que hace o piensa. hace más de doscientos años consiguió la libertad, la igualdad y la fraternidad (con algunas cabezas cortadas por el camino) para que ahora la gente tenga la seguridad de expresarse como le plazca. Sin embargo no deja de recibir garrotazos cuando lo hace. Estoy en completo desacuerdo en la crítica que se hace a los actos de las personas que sólo le competen a su fuero interno, incluso si sin menores de edad.


Otra cosa es la política que, en mi opinión, la hizo el ser humano para controlar que los límites del respeto no se vean agredidos, ahí se puede opinar pero no juzgar a modo personal, para eso están las leyes, que inventaron los romanos, y por las que el planeta entero está agradecido, aunque no funcionen a la perfección.


Por mi trabajo he conocido personas que han visto vulnerados sus derechos, curiosamente me han parecido más humanas que las demás, comprenden mejor las situaciones por las que puede pasar el ser humano y las decisiones que deben tomar por ello. Los que no han pasado por eso tienen un espíritu orgulloso y un comportamiento arrogante, es difícil comunicarse con ellos y tienden a romper las leyes porque las desconocen, y en ocasiones confunden las normas religiosas con la ley tradicional.


Respeto las religiones, sin embargo, como en política, me parece peligroso cuando generan apasionamientos porque habitualmente las emociones exaltadas terminan mal para alguno de los implicados. Y la razón de su existencia es justamente lo contrario. 


Y por favor a jesús dejémoslo fuera del asunto, al fin y al cabo terminó crucificado por gente que consideraba estar en lo correcto porque seguía normas religiosas. ¿Quién entiende?

domingo, 4 de octubre de 2009

la promesa

Debo comenzar diciendo, por cursi que suene, que sigo creyendo que la función del ser humano en el planeta azul es encontrar la felicidad, aunque para algunos es más fácil que para otros.

Desde arriba todo se ve mejor, vivo en un piso catorce que es realmente el quince, y casi todas las tardes tengo la oportunidad de ver atardeceres arrebolados y por las ventanas entra una luz dorada que me embelesa, en los llanos orientales dicen que con esa luz los venados se quedan inmóviles, encantados por ella, siendo el momento para cazarlos... demasiado humano en mi opinión. Cuando eso pasa, siempre detengo lo que estoy haciendo y rindo los honores a esa luz magnífica, me quedo junto a la ventana mientras tomo té o café y, en ocasiones doy de baja a un pielroja sin filtro mientras me baño en esa luz. Sin embargo, cuando bajo la mirada, me doy cuenta que los que caminan la calles no pueden ver el espectáculo. Si, desde arriba todo se ve mejor.

Escuché que el dolor siempre cumple su promesa, y pensé que es cierto. ¿Y si pienso en todo el dolor que el país ha vivido desde siempre?, ¿estamos recibiendo la promesa que nos han dejado por décadas?, ¿qué vamos a hacer al respecto?, ¿qué les espera a los hijos de los que han decidido tenerlos? Hace tiempo estoy aburrido de la humanidad, no quiero ser malentendido, el ser humano es bello y absolutamente adorable, pero su comportamiento deja mucho que desear y estoy cansado de ver las putas noticias cada vez mas incomprensibles.

En fin, divago, creo que vivimos bajo el sol de los venados mientras unos pocos aprovechan para dispararnos.

De cualquier manera quiero verme caminando en contraluz hacia el sol de los venados.

jueves, 1 de octubre de 2009

pálido

Llevo demasiado tiempo encerrado en la cueva, pareciera una situación ideal, pero no estoy muy seguro, toco el piano, la guitarra, la batería, grabo nuevas canciones o vuelvo hacer las viejas, leo, escribo, duermo, juego con el gato. Poco a poco he ido perdiendo la noción del tiempo. Con muy poca fortuna he intentado rehacer rutinas para no entrar en algún marasmo porque no quiero salir, y eso nunca ha sido buena señal.

Además es tiempo de tomar algo de sol.