domingo, 4 de octubre de 2009

la promesa

Debo comenzar diciendo, por cursi que suene, que sigo creyendo que la función del ser humano en el planeta azul es encontrar la felicidad, aunque para algunos es más fácil que para otros.

Desde arriba todo se ve mejor, vivo en un piso catorce que es realmente el quince, y casi todas las tardes tengo la oportunidad de ver atardeceres arrebolados y por las ventanas entra una luz dorada que me embelesa, en los llanos orientales dicen que con esa luz los venados se quedan inmóviles, encantados por ella, siendo el momento para cazarlos... demasiado humano en mi opinión. Cuando eso pasa, siempre detengo lo que estoy haciendo y rindo los honores a esa luz magnífica, me quedo junto a la ventana mientras tomo té o café y, en ocasiones doy de baja a un pielroja sin filtro mientras me baño en esa luz. Sin embargo, cuando bajo la mirada, me doy cuenta que los que caminan la calles no pueden ver el espectáculo. Si, desde arriba todo se ve mejor.

Escuché que el dolor siempre cumple su promesa, y pensé que es cierto. ¿Y si pienso en todo el dolor que el país ha vivido desde siempre?, ¿estamos recibiendo la promesa que nos han dejado por décadas?, ¿qué vamos a hacer al respecto?, ¿qué les espera a los hijos de los que han decidido tenerlos? Hace tiempo estoy aburrido de la humanidad, no quiero ser malentendido, el ser humano es bello y absolutamente adorable, pero su comportamiento deja mucho que desear y estoy cansado de ver las putas noticias cada vez mas incomprensibles.

En fin, divago, creo que vivimos bajo el sol de los venados mientras unos pocos aprovechan para dispararnos.

De cualquier manera quiero verme caminando en contraluz hacia el sol de los venados.

2 comentarios:

Angry Girl dijo...

la luz del atadecer tiene algo particular, algo magico, en fotografia tambien la llamamos la ora de oro porque su luz es perfecta para iluminarlo todo, es calida, es suave y da unos tonos rojizos anaranjados preciosos

La ReiNa Roja dijo...

Espiritu grande el tuyo, encantador moscardón que impresión lo de la luz del atardecer, por favor no te dejes embelsar por su belleza y no permitas que te disparen...eso me da miedo quedarse uno tonto con algo bello mientras alguien espera a cazarlo...noooo!!!

Cada vez me gusta más como escribes, sacudes la mente.

Un abrazo, dulce moscardón