domingo, 8 de noviembre de 2009

en la selva del putumayo I




Por razones de trabajo hace un par de semanas debí partir rumbo al Putumayo, al sur del país. Mi trabajo consistía en hacer unos vídeos en un par de asentamientos de comunidades negras e indígenas desplazadas por la violencia. Como la mayoría de los colombianos, no conocía el lugar y tenía algunas ideas preconcebidas al respecto. Me aconsejaron no llevar nada ostentoso y tratar de guardar un perfil bajo por razones de seguridad, ahí  se generó la primera nube de preocupación.

El primer destino fue Puerto Asís, una pequeña ciudad cerca de pozos petroleros, por lo tanto hay una  gran población flotante de ingenieros de toda índole y de colonos, comerciantes en su mayoría. El clima cálido y húmedo, alrededor de los treinta grados centígrados es difícil de sobrellevar sin un ventilador (no me gusta el aire acondicionado). No existen mayores atracciones, excepto las de la mayoría de las ciudades: prostitución, cantinas y religión. No encontré un periódico en toda la semana que estuve allí, ni local ni nacional, por supuesto no hay librerías ni puestos de revistas. El comercio se resume a ropa (incluso de marcas prestigiosas) y comida, nada muy diferente a un centro comercial bogotano.

Me sorprendió la contaminación auditiva, el perifoneo exagerado es habitual, además del alto volumen al que acostumbran escuchar música y el ruido constante de cientos de motos que parecen abejas perdidas, cambió por completo mi percepción de tranquilidad de un lugar en la selva. Otra decepción.

La comida era muy básica aunque abundante, como en el resto del país, el gusto por las grasas y las frituras era el pan de cada día. Únicamente puedo resaltar los jugos de frutas, que sin la exageración de azúcar a los que los acostumbran tomar, son benditos.

El hotel era muy sencillo, pero limpio, barato y con un televisor con suscripción por cable, donde me sentí como en casa viendo natgeo y CNN, aunque aproveché para conocer algo de la peor televisión nicaragüense, boliviana y borinqueña a la que no tengo acceso en casa.

Ese fue mi primer día en Puerto Asís - Putumayo, al día siguiente tomaría un bus rumbo a San Luis, donde comenzaría mi trabajo.

3 comentarios:

María Cristina Ibarra dijo...

Ay! hp! increíble eso de que no hayan periódicos.¡Cómo estamos! Ahhh y primera persona que no le gusta el aire acondicionado como a mí =)

Campanula dijo...

Muy pueblo de clima caluroso, uno vive en la ciudad y cree imposible esa manera de vivir, pero te entiendo, aca solo se consigue en Colombiano y eso que pidiendolo de antemano.
un abrazo

ALSEQUIPOS dijo...

Me gustaria conocer el contenido completo de su viaje al putumayo.

aver si encuentro algo interesante, hasta ahora es simplemente un comentario rutino y mamon de cualquier viajero en cualquier municipio de colombia,,,,,,,,,,,,