lunes, 1 de marzo de 2010

el fundamentalista de la cuadra -segunda parte-

Decidió incrementar su vida religiosa, no tengo claro si lo hizo en calidad o en cantidad. Pasó de ser cristiano y católico a identificarse con las doctrinas de oriente, incluso cantando en una banda de krishnas. Ya fue judío, ahora es musulmán fundamentalista. Ha sido calvo, barbudo, ha llevado sotana y sandalias. También ha hecho el ridículo.

Parte de su rutina diaria tiene en jaque a los vecinos de la cuadra, cuando sale a pasear con su perro french poodle todos se alertan. Un día que visitaba a mi madre, apareció llevando en la cabeza a plena luz del día,  un pasamontañas con los colores rastafari, el perro llevaba un chaleco, me saludó amistosamente pero me sentí incómodo hablándole a una máscara roja verde y amarilla.

Casó una querella con el celador de la cuadra, pues lo considera un sirviente suyo, a lo que el trabajador se niega con razón. Llegó incluso a amenazarlo con una pistola de agua. La policía lo ha arrestado en repetidas ocasiones. Varias ancianas de la cuadra le temen, también su madre.

En un momento de epifanía rompió a golpes la virgen que había en uno de los jardines, insultando a la humanidad que idolatra imágenes. Parece ser que la escena se repitió en casa de su tía, esta vez dando de baja con éxito algunas vírgenes de porcelana.

A pesar de todo no creo en su locura de escaparate, tan solo es un niño que se hizo malcriado de adulto y quiere llamar la atención del universo, pues pretende que le siga dando, sin esfuerzo propio, todas las comodidades de antaño. No es merecedor del elogio de su locura.

Tan solo espero que no termine mal.

No hay comentarios: