jueves, 5 de agosto de 2010

el juego de los demás

Desde hace unos años he venido observando porqué algunas personas se convierten en modelos a seguir, no necesariamente por mi, aunque en ocasiones me incluya en la lista. ¿Qué son, de dónde y porqué se convierten en líderes ciertas personas?

Antes de ser civilizado el ser humano fue primitivo, se preocupaba por sobrevivir, tarea nada fácil incluso en nuestros días. En ese momento el liderazgo se le otorgaba a quien asegurara la comida y la seguridad al resto del clan, eso le otorgaba ciertos beneficios, incluido el que ahora se llama poder, que es, en mi opinión, tomar decisiones que el resto debe seguir (aunque no estén de acuerdo). En nuestros días eso no ha cambiado mucho.

Poco tiempo después surgieron los líderes espirituales, aquellos chamanes que se desenvolvían con facilidad en un mundo desconocido e invisible, el resto de la tribu los veía como intermediarios que les indicaban el camino a seguir para estar seguros, tener alimento y también abrigo. Poco a poco (gracias al miedo de la gente) ellos también fueron obteniendo poder. En nuestros días eso tampoco ha cambiado mucho.

Actualmente son líderes quienes posean enormes cantidades de dinero, no importa el talento, el carisma ni la humanidad que haya en sus corazones. Es el sino de nuestros tiempos. Incluso los artistas serán seguidos y apreciados de mejor manera si logran certificar abultadas cuentas bancarias.

Ayer tuve la oportunidad de conocer, por coincidencia en un curso, a un CEO (alto ejecutivo), la sigla mágica que seduce a tantos corazones (los mismos que lo rodeaban y seguían) de una importante compañía (tribu) multinacional, y debido a que debemos hacer una tarea en grupo intercambiamos correos electrónicos y nos incluimos en nuestras redes sociales. Debido a eso vi que tenía un blog y decidí darle un vistazo a su perfil.

Me sorprendió saber que tenemos la misma edad ( pues tengo la manía de comparar los resultados de mi vida con la de los demás) y darme cuenta de la gran cantidad de logros que tiene: 2 carreras, especializaciones, 2 masters, cargos importantes... en fin, alguien preparado, ¿pero preparado para qué?, en el primer párrafo definía con claridad cual era su sueño desde niño, y mucho me temo que aún no lo ha conseguido del todo, sin embargo cada vez se aleja mas de ese camino y se adentra en el sueño de las grandes corporaciones, el dinero y el poder. De cualquier manera ya es in líder, quiéralo o no es un modelo a seguir.

Eso me hace pensar que tal vez yo no tenga demasiadas ambiciones en este mundo (sigo sin saber si eso es bueno o no tan bueno), que sigo siendo el niño que va tras los mismos globos de colores de siempre, y aunque algunos se han desinflado y otros se han reventado, sigo colgado de algunos que me llevan a la estratosfera.

Tal vez suene tonto, pero prefiero seguir en mi juego que ser parte del juego de los demás, aunque sea un modelo a seguir.

4 comentarios:

Campanula dijo...

Ya somos 2, aunque yo a ratos comienzo a cambiar.
un abrazo

HADA POLE BOWMAN dijo...

bueno, en realidad es porque se ha perdido el real concepto de lider no crees querido? el no es lider, mas no te equivocas es un modelo a seguir, para aquellos cuya meta es la material, mas recuerda que los lideres han pasado a la historia en las paginas del olvido, porque los modelos a seguir, se encargan de borrarlos, un lider es un ser demasiado interesado en el bien del projimo, poco le interesa llenarse de titulos, solo quiere tranquilidad y justicia, no este no es un lider...

Gabriel Cruz dijo...

Seguro se ha de sentir muy padre ser el líder de algo, pero creo que ante todo se debe ser quien uno quiera ser. Eso de ser admirado y ser la referencia de otros, dejando a un lado los sueños que se tengan, no creo que sea lo mejor, al final es a la esencia de uno lo que se termina descuidando.

Mireya Huerta dijo...

Ayer un muchacho marco por teléfono con un tono diferente, le pregunte, que si hablaba de Colombia y dijo que no que del d.f. pero que si era de Colombia le pregunte la ciudad y dijo Medellín me acorde de una de tus entradas al blog

saludos moscardon :)