sábado, 25 de diciembre de 2010

Raquel, la primera idea sexy

De pequeño solía hojear las revistas que llegaban a casa, sin embargo había una imagen que me obnubilaba haciendo que me quedara mucho tiempo contemplándola. Hasta donde recuerdo era una fotografía publicitaria, (aunque no recuerdo el producto) donde una bella mujer posaba en bikini (eran los setentas, así que ya imaginarán la mojigatería de la imagen) generando en mi consecuencias insospechadas ...para un niño de cuatro o cinco años. Por esos días estaba realmente atraído por una bella muchacha que cuidaba a la anciana del segundo piso del edificio, ella solía usar pantalones ajustados y conmovedores escotes. Tal vez intuía la sexualidad sin saber de dónde venía, el hecho es que me gustaba pasar tiempo con ella y que me apapachara contra su generoso busto. Una noche salí a hurtadillas de casa, pensando que mamá dormía, rumbo al apartamento de la anciana, en búsqueda de la sexy Raquel, no tengo idea de lo que pretendía, el asunto es que ya frente a su puerta y completamente dispuesto a golpear, una voz maternal flotó en el aire -¿...qué estás haciendo?-, ...vine a visitar a Raquel -dije avergonzado-, luego vino la señal de regresa por donde viniste. Y así terminó mi primera excitante aventura de seducción.Desde entonces no sé nada de la dulce y sexy Raquel.

martes, 21 de diciembre de 2010

el noble espíritu de scrooge

Me gustan los antihéroes, son más reales y cercanos a la humanidad que me rodea, Scrooge es un buen ejemplo, lo prefiero por encima de papá noel (¿santa?), que mas parece el papa travestido, listo y dispuesto para bailar y restregarse con los monaguillos y niños que de mala fe pueda convencer, eso si, a cambio de un regalito... pff

Digamos que a mi edad soy el bueno de Scrooge, acepto que he visto los fantasmas de las navidades pasadas (bastante desagradables por cierto), y los de las navidades presentes no son mejores, los de las navidades futuras los vi de niño, y mucho me temo que son los mismos. Conclusión: dejé de creer en fantasmas... ¿y santa?, lo desterré de mi imaginario, por puto.

Prefiero tomar la pipa de Scrooge y en cada bocanada recordar a las víctimas inocentes (generalmente niños) de nuestra salvajada humana, a los que caminan por mi país sin hogar (todos somos tan solidarios en colombia), a los que están abandonados en la calle, a los que están en prisión, a los que están enfermos, a los que están en los hospitales (y a los que los acompañan), a los que están en las funerarias, a los que están secuestrados, a los que están solos y lloran sin ser escuchados (por nosotros), a los que esperan algo mejor, a las prostitutas mirando congeladas los fuegos de artifcio que no han logrado incendiar sus corazones, a los celadores que no pueden estar con sus familias, a los que se han ido, a los que he olvidado pero significaron algo alguna vez, al que yo fui.

sábado, 18 de diciembre de 2010

maría la portera

Fui hijo único hasta los ocho años de edad, durante esos primeros años de existencia algunos personajes fueron parte de mi vida, entre ellos María, la portera del edificio quien se convirtió, de alguna manera, en una de mis primeras amigas. Por esos días no existía tanta desconfianza como ahora, así que mamá me permitía salir a caminar por el barrio con ella. Recuerdo un día, cuando tenía entre cuatro o cinco años de edad, que fui con María al supermercado, pero me aburrí y decidí volver a casa por mi cuenta, cuando llegué a casa sólo, mamá me preguntó donde estaba María, -en el supermercado- contesté, -¿y cómo viniste desde allá?- preguntó mamá, -caminando- respondí, ella sonrió aliviada.  Algunas horas después María llegó a casa muy nerviosa por tener que decirle a mamá que yo había desaparecido, mamá la llevó a mi habitación donde retozaba y roncaba cual cerdito. Por fortuna María no lo tomó a mal, y siempre estuvo dispuesta a ver conmigo las estrellas, mi pasatiempo favorito por esa época. Al poco tiempo se fue y no supe más de ella.

martes, 14 de diciembre de 2010

¿acaso hay culpables?

El artículo de la semana pasada "la pasión de un país con el agua al cuello" me dejó pensando y de paso reflexionando. Recuerdo que en mi infancia las noticias de inundaciones no eran extrañas en nuestro país, aunque en ese momento no existían los fenómenos del niño y la niña, así que teníamos más facilidad para prever la época de lluvias, sin embargo nunca estuvimos preparados, tal vez por ser tercer mundo, ya que el primero no sufría de esos males, de eso hace más de treinta años.

Hoy en día la tecnología ha avanzado en forma exponencial y sin embargo seguimos inundados, incluso podemos ver en nuestros iphones y blackberries fotos en una estupenda definición de la gente con el agua al cuello tan sólo unos segundos después de ocurridos los hechos, ¡incluso videos que publicaremos en twitter! (la culpa no es de jobs). El orgullo de la humanidad vuela por los aires... hasta que algún huracán lo manda al infinito y más allá.

A pesar del avance ya no podemos saber (con alguna precisión) cuando vendrán las lluvias, porque el desarrollo también se ha llevado por delante a la naturaleza (de momento). Sin embargo desde hace treinta años podemos ubicar en zonas fuera de riesgo a las familias que viven expuestas y  no lo hemos hecho, año tras año se inundan nuevamente, y no lo hemos hecho ¿porqué?

Me llamó la atención un informe que  mostraba que las familias de los terratenientes no habían sufrido ninguna inundación grave en sus tierras ganaderas, las vacas están a salvo (hasta que las degüellen para enviarlas a nuestros refrigeradores, a cambio de algún dinerillo); curiosamente las tierras que les dieron a las personas desplazadas, para repararlas por la violencia sufrida, eran de alto riesgo y están inundadas.

No dudo de las personas de buena fe que colaboran con los damnificados, los aplaudo, pero creo que esa no es una solución, creo que seguiremos repitiendo estúpidamente nuestra historia reciente (lo que es peor), mientras permitimos que otros vacíen sus baldes en nuestras salas.

martes, 7 de diciembre de 2010

la pasión de un país con el agua al cuello

No es una sorpresa que mi país, Colombia, sea conocido en el mundo entero por frutos como el café, las orquídeas, su música, sus paisajes exuberantes y también por la violencia, el narcotráfico y los altos índices de pobreza, incluso espiritual.

Con una situación como ésta las posibilidades de mercadeo de país no son fáciles, incluso cuando veo comerciales en CNN donde extranjeros bien maquillados dicen que el único riesgo que representa Colombia es quedarse, porque Colombia es Pasión, río tristemente y me pregunto porqué los colombianos no creen lo mismo y se van a lavar los baños del primer mundo.

Por ésta época de navidad, con el agua hasta el cuello debido a las graves inundaciones, me pregunto si nuestra alegría (el gobierno anterior decía lleno de orgullo que ocupábamos los primeros puestos dentro del listado de los países más felices del mundo, con una pobreza absoluta superior al 45 %) es verdadera y no tan sólo es la imagen de los afiches que los jóvenes mochileros europeos y gringos observan deseando reír de la misma manera al llegar y encontrar paraísos psicoactivos de primera calidad y a precio de oferta eterna.

Personalmente no veo que la gente del campo sonría hace muchos años, los que habitamos ciudades sin duda nos burlamos de las que llamamos nuestras desgracias (resulta más fácil hacerlo cuando estamos tibios en casa observando como flotan las casas de los demás)  creyendo que así sobrellevaremos la tristeza, sin darnos cuenta que cada vez somos más cínicos e indolentes al decir como un sentencia "así es la vida".

Perdonen mi pesimismo, pero creo que nuestra pasión y empuje tampoco harán su aparición en esta ocasión, básicamente porque ya no existen.

jueves, 2 de diciembre de 2010

nos tienen hasta la ñeca sin el cariño

Mientras los medios están embebidos y ebrios con la fatua noticia de quienes serán los próximos países que puedan recibir millones de petrodólares por ser los anfitriones de los mundiales de fútbol del 2018 y 2022, mis amigas que residen en Francia y Alemania tienen que lidiar con los teclados tan europeos de sus computadores que no tienen a su haber la letra Ñ. Antes de la llegada del euro España era considerada el culo de Europa, por lo visto lo sigue siendo, pues a pesar de ostentar la copa del mundo de balompié parece que comenzará a llamarse Espana.

Si perdemos la Ñ ¿qué haremos con los poemas y las canciones que la llevan con orgullo?. Mis susodichas amigas se las arreglan escibiendo"carigno, o carinio".

Pues a la mierda todos, me quedo con la Ñ de ñero, cariño y ñandú.