martes, 14 de diciembre de 2010

¿acaso hay culpables?

El artículo de la semana pasada "la pasión de un país con el agua al cuello" me dejó pensando y de paso reflexionando. Recuerdo que en mi infancia las noticias de inundaciones no eran extrañas en nuestro país, aunque en ese momento no existían los fenómenos del niño y la niña, así que teníamos más facilidad para prever la época de lluvias, sin embargo nunca estuvimos preparados, tal vez por ser tercer mundo, ya que el primero no sufría de esos males, de eso hace más de treinta años.

Hoy en día la tecnología ha avanzado en forma exponencial y sin embargo seguimos inundados, incluso podemos ver en nuestros iphones y blackberries fotos en una estupenda definición de la gente con el agua al cuello tan sólo unos segundos después de ocurridos los hechos, ¡incluso videos que publicaremos en twitter! (la culpa no es de jobs). El orgullo de la humanidad vuela por los aires... hasta que algún huracán lo manda al infinito y más allá.

A pesar del avance ya no podemos saber (con alguna precisión) cuando vendrán las lluvias, porque el desarrollo también se ha llevado por delante a la naturaleza (de momento). Sin embargo desde hace treinta años podemos ubicar en zonas fuera de riesgo a las familias que viven expuestas y  no lo hemos hecho, año tras año se inundan nuevamente, y no lo hemos hecho ¿porqué?

Me llamó la atención un informe que  mostraba que las familias de los terratenientes no habían sufrido ninguna inundación grave en sus tierras ganaderas, las vacas están a salvo (hasta que las degüellen para enviarlas a nuestros refrigeradores, a cambio de algún dinerillo); curiosamente las tierras que les dieron a las personas desplazadas, para repararlas por la violencia sufrida, eran de alto riesgo y están inundadas.

No dudo de las personas de buena fe que colaboran con los damnificados, los aplaudo, pero creo que esa no es una solución, creo que seguiremos repitiendo estúpidamente nuestra historia reciente (lo que es peor), mientras permitimos que otros vacíen sus baldes en nuestras salas.

2 comentarios:

Gabriel Cruz dijo...

Y al final creo que todos cargamos con un poco de culpa en ello Aguijon, creo que el problema del clima no viene de un lado del mundo sino que es un problema que hemos generado a nivel global, así que todos al disfrutar de las comodidades de este siglo, hemos cargado una deuda que ahora se nos cobrará a todos :(

Piantada dijo...

quién tiene la culpa quien no...
últimamente estoy perdiendo la fe, cuando me convierto en chica y no quiero hacer los analisis políticos correspondientes. cuando quiero cerrar los ojos y pensar q pasan.

por otro lado algo tengo en mi ojo q me molesta mucho. es la idea sacarme el ojo?

igual, la tecnologia avanza, pero la fortuna de la naturaleza, destroza lo mismo