martes, 7 de diciembre de 2010

la pasión de un país con el agua al cuello

No es una sorpresa que mi país, Colombia, sea conocido en el mundo entero por frutos como el café, las orquídeas, su música, sus paisajes exuberantes y también por la violencia, el narcotráfico y los altos índices de pobreza, incluso espiritual.

Con una situación como ésta las posibilidades de mercadeo de país no son fáciles, incluso cuando veo comerciales en CNN donde extranjeros bien maquillados dicen que el único riesgo que representa Colombia es quedarse, porque Colombia es Pasión, río tristemente y me pregunto porqué los colombianos no creen lo mismo y se van a lavar los baños del primer mundo.

Por ésta época de navidad, con el agua hasta el cuello debido a las graves inundaciones, me pregunto si nuestra alegría (el gobierno anterior decía lleno de orgullo que ocupábamos los primeros puestos dentro del listado de los países más felices del mundo, con una pobreza absoluta superior al 45 %) es verdadera y no tan sólo es la imagen de los afiches que los jóvenes mochileros europeos y gringos observan deseando reír de la misma manera al llegar y encontrar paraísos psicoactivos de primera calidad y a precio de oferta eterna.

Personalmente no veo que la gente del campo sonría hace muchos años, los que habitamos ciudades sin duda nos burlamos de las que llamamos nuestras desgracias (resulta más fácil hacerlo cuando estamos tibios en casa observando como flotan las casas de los demás)  creyendo que así sobrellevaremos la tristeza, sin darnos cuenta que cada vez somos más cínicos e indolentes al decir como un sentencia "así es la vida".

Perdonen mi pesimismo, pero creo que nuestra pasión y empuje tampoco harán su aparición en esta ocasión, básicamente porque ya no existen.

1 comentario:

Gabriel Cruz dijo...

Y ello también se da por estas tierras mi estimado Aguijon, con una frustración de saberse muy capaz de desarrollar grandes proyectos pero con una economía tan pobre que sólo nos queda mendingar por las migajas que nos caen y sobrevivir al estilo de vida al que estamos atados :(