martes, 4 de enero de 2011

endosar las consecuencias

De niño me gustaba que ganaran los buenos, era un niño que creía en la justicia, y en las películas que me gustaban siempre ganaban los buenos. Pero golpe a golpe fui aprendiendo que la vida tiene dos (o más) caras y que Batman por bueno que quisiera ser, al final era otro asesino con buenas intenciones y estupenda puntería. En las películas que veo en la actualidad acostumbran a decir que los tipos buenos siempre llegan de últimos.

Las decisiones que he tomado en la vida han tenido justas consecuencias, la mayoría de las veces he tenido en cuenta no hacer daño a los demás, a pesar de eso he terminado siendo un villano en la mente de esas personas, eso me confundió por un tiempo, y al hacer inventario he notado que en buena medida he aceptado que muchos de ellos  endosaran las consecuencias de sus actos a mi nombre, sin embargo mi talento de mártir comienza a flaquear, ya no acepto esa clase de cheques, prefiero que cada cual se quede con lo que le corresponde justamente.

El asunto cambia aun mas, pues alguien que cambiará mi vida viene en camino, por fortuna eso me obliga a ser un buen ejemplo, así que seguiré siendo aquel niño que cree en los actos justos, ella sabrá que no soy el villano que me achacan y reiremos juntos mientras nos ajustamos las trompas de cerditos.

Es cierto, los tipos buenos siempre llegan de últimos, pero con la tranquilidad de no haber hecho trampa.

3 comentarios:

Campanula dijo...

Que bonita entrada, hermosa :D

Gabriel Cruz dijo...

Amen por el final Aguijon, es un camino difícil pero bueno, para algunos nos es mejor tener una conciencia tranquila que a realizar actos destructivos :D
Saludos y bien por trabajar en dar un gran ejemplo :)

Víctor.Alt dijo...

El problema no es que gane el bueno o el malo... es problema es que quedan puros malos.