martes, 22 de febrero de 2011

1984 -2012

Ante los acontecimientos que han ocurrido durante el nuevo siglo he intentado no tener una perspectiva fatalista o apocalíptica. El hecho de ser testigo vivo de la situación me hace pensar de qué manera mis acciones colaboran a empeorar o tal vez a mejorar la situación; pero la preocupación más grande viene de creer que no esté haciendo nada al respecto, el temor a la inmovilidad.

Ayer tuve la oportunidad de ver la adaptación al cine de 1984, la novela de Orwell que dicho sea de paso, no había leído, me llamó la atención que se hizo en Londres entre abril y junio de 1984 (mismo tiempo y lugar de la novela), y la no utilización de efectos visuales, el resultado es muy bueno y sin duda deja mucho qué pensar.

Hoy, al igual que todos los días mientras desayunamos, vimos en el noticiero de CNN en español, la situación de Libia, luego de la de Egipto y las consecuencias que se están dando por cuenta de los autoritarismos, sectarismos y demás ismos encargados de dividir; de inmediato recordé la película, y de alguna manera me alegré porque a pesar de todo la situación real no es tan grave como la que se pinta en la novela, creo que ese movimiento cataclísmico de las sociedades oprimidas es una consecuencia lógica de esa misma situación.

Ahora me llenaré de paciencia para ver 2012, la bombástica versión gringa que quiero comparar con la novela de Orwell, sé que está llena de estupendos efectos y un tonto guión, los gringuitos no son muy buenos con los temas trascendentes en el cine, pero aún así quiero hacerme una idea de esa imaginación apocalíptica del mundo "en el futuro", como si las cosas hubieran estado bien los últimos 5000 años.

martes, 15 de febrero de 2011

una de piratas

Confieso que nunca me he disfrazado de pirata, ni siquiera de niño cuando solía escuchar los discos de cuentos  que me gustaba cantar a grito herido (aún lo hago), incluidas las canciones del capitán garfio y sus secuaces atormentando a Peter Pan. Pero la vida es atrevida y en ocasiones toma el curso que le viene en gana.

Como lo anuncié en mi publicación de la semana pasada, hace unas semanas estoy asistiendo al acupunturista, quien (dicho sea de paso) me ha encontrado algo maltrecho y desequilibrado en el uso de mis hemisferios cerebrales, específicamente el lado izquierdo, así que me ha recomendado usar un parche en el ojo zurdo para mejorar mi flujo de energía.

Desde hace más de una semana mi chancha personalidad cambia por una de pirata, logrando que mi gato me mire con recelo, pensando quizás que lo reemplazaré con el debido y mítico loro, yo me miro al espejo y actúo a la Jack Sparrow o a la Keith Richards (que a la larga son el mismo, aunque ninguno usa parche) cuando me tercio mi guitarra fender y me muevo con el tumbao que tienen los guapos al caminar, hasta ahí todo es pura diversión (excepto para el gato).

La primera consecuencia es la falta de profundidad de campo o perspectiva, todo se ve en primer plano, ya entiendo porqué los piratas no fueron grandes pintores, por fortuna no consumo azúcar o la regaría todo el tiempo, las distancias cambian dramáticamente y el cerebro queda noqueado.

La segunda consecuencia es que veo un poco borroso (aunque poco a poco he ido recuperando el foco), así que prefiero no leer, de lo contrario apresuraría la tercera consecuencia... el mareo (¡¡¡¿un pirata mareado?!!!), por fortuna el acupunturista no me recomendó usar una pata de palo, de lo contrario me la pasaría en la lona y mis chanchas narices serían aun más planas.

A pesar de todo lo anterior debo admitir que me siento mejor, incluso mi exquisita palidez aristocrática ha dado lugar a un agraciado y saludable tono rosado que estoy seguro dará al traste con mis futuras conquistas, pero todo sea por el equilibrio para afrontar los grandes cambios que se avecinan.




sábado, 12 de febrero de 2011

"los bramidos de ayer"

A continuación "los bramidos de ayer" la nueva canción de los atarbanes, banda de rocanrol en la que suelo aullar y ladrar, pueden escucharla en el reproductor ubicado a la derecha o en http://www.reverbnation.com/losatarbanes

la gráfica fue diseñada por Mireya Huerta

LOS BRAMIDOS DE AYER

hay verdades que te dejan perplejo
pero sueñas que se puedan olvidar 
cavas profundo cuando el pie está a fondo
nada detiene el reloj al girar

lindas pulseras te recuerdan el pacto
ojos perdidos que buscabas besar
pierdes el tiempo y el espejo no es alto

piensas que el baile no se puede acabar
no se puede acabar

y quieres que olviden los bramidos de ayer
cuando resbalabas por tejados también

hay mentiras tan dulces al gusto
pero sueñas que se puedan olvidar
aliento seco de los moribundos
la consecuencia del reloj al girar

y quieres que olviden los bramidos de ayer
cuando resbalabas por tejados tambien

las vanidades vencen al viejo en 
una piscina seca para nadar
cavas profundo cuando el pie esta a fondo
nada detiene el reloj al girar

carteras llenas te recuerdan el pacto
ojos hundidos que no pueden besar
perdiste el tiempo en el momento exacto
piensas que el baile no se puede acabar

y quieres que olviden los bramidos de ayer
cuando resbalabas por tejados también

más info atarbana:

pueden seguirnos en twitter como:
http://twitter.com/losatarbanes

descarga nuestra música y síguenos en facebook:
http://www.facebook.com/pages/los-atarbanes/98050703089?v=app_72880082540


martes, 8 de febrero de 2011

de agujas y aguijones

Desde hace algún tiempo me han venido preguntando mi nombre real, y nuevamente esquivaré la respuesta tan sólo para comenzar justificando mi seudónimo. Siempre he sido un tanto puntilloso con mis comentarios, imagino que es por ser gallo (en el zodiaco chino), así que decidí hacer un blog muy venenoso y para ello necesitaba una buena firma que mantuviera el tono, imaginé el aguijón más grande que pude y lo llevé al límite alimentándolo con diesel y... tarááán moscardón diesel vió la luz. Sin embargo ese blog nunca fue creado, me pareció un desperdicio perder el tiempo criticando y decidí que la mejor forma de crítica era hacer algo, y terminé publicando la música de los atarbanes.

Sin embargo por éstos días las agujas acechan al aguijón, hace un par de semanas decidí asistir al acupunturista, ¿la razón?, instinto. En la primera cita me observaron, hicieron tronar mi columna, ratificaron que el lado derecho de mi cerebro domina al izquierdo, razón por la cual notaron que mi hombro derecho estaba un poco caído y mi ojo derecho levemente cerrado, también vieron que los iris de mis ojos estaban demasiado rígidos.¿ Resultados de la observación?, mi hígado necesita ser ajustado, debo meditar para dejar de cavilar tanto, y usar un parche en el ojo izquierdo para obligar al hemisferio cerebral izquierdo a desoxidarse, usar prendas rojas y naranjas para abrir los chakras y alinear mi energía desperdigada, además de ingerir algunos medicamentos homeopáticos, volver a hacer mucho ejercicio y ser pinchado por sendas agujas en varias partes de mi cuerpo.

Espero que este tiempo en pits haga más dulce la pista, ya les contaré de mis avances.

martes, 1 de febrero de 2011

figuras paternas

Recientemente, por razones personales, he pensado en la función del padre en el hogar, decidí dejar aparte mi propia experiencia al respecto para intentar abordar el tema de una manera objetiva, así que decidí poner la lupa  sobre los padres de las mujeres que he amado.

El primero era un escritor conocido en diminutos círculos de intelectuales, ella por ende decía tener una seria inclinación por las letras. Cuando la conocí odiaba a su padre (eso decía), no vivían juntos desde que ella tenía ocho años, discutían continuamente (tal vez mas ella que el). En una ocasión pasamos un fina de semana juntos en una casa de campo, para mi sorpresa no hablaron mucho de libros, ella lo culpaba por haberla dejado cuando era una niña, creo que nunca superó la separación obligada de su ídolo.

El segundo vendía seguros, era muy callado, también había dejado a sus hijas antes de que cumplieran diez años, ella lo quería profundamente pero no entendía porqué su relación era tan fría. Cuando almorzábamos juntos él la trataba casi como a uno de sus clientes, entre los largos silencios le preguntaba cómo iba todo, no recuerdo que la haya acariciado, le decía hija y muy poco la llamaba por su nombre. Después de esas citas ella sentía una mezcla extraña de tristeza y alegría.

Al tercero no lo conocí, murió poco tiempo antes que la viera por primera vez, ella lo sigue adorando, lo recuerda con cariño cada vez que intenta peinarse su pelo rebelde, pero sonríe pues lo heredó de él, siente culpa pues no pudo estar a su lado el tiempo suficiente antes que se fuera; en ocasiones despierta con una sonrisa y me dice que lo soñó, con cierta frecuencia se encuentran en los sueños y charlan, ella le pide consejo y el responde, él sigue siendo su sueño.