miércoles, 27 de abril de 2011

es difícil

Es difícil levantarse nuevamente, luego de saber de memoria el sabor de la lona del tan pisoteado cuadrilátero, hace tiempo que perdí los guantes entre tu ropa interior, pero de tu interior brotan las palabras como puñetazos de gañán borracho en la esquina de tus labios, mi guardia seguirá baja.

lunes, 18 de abril de 2011

el sueño que ya no tengo

El sueño escapa, asincrónico y travieso, los párpados no entienden porqué y se hacen pesados una vez más, entre tanto divago intentando levitar, pero hay un embotellamiento en el camino del medio y no alcanzo la concentración adecuada, el zen en el tercer mundo latinoamericano es un disparate que tarugos como yo perseguimos sin éxito, olvidando que hemos cambiado las inmaculadas alas angelicales por las turbias y transparentes de las moscas insolentes y olvidadizas; luego de rondar un poco encuentro sosiego en los aullidos del indio y su bingo fuel perfumando la tempestad, el sueño regresa y acaricia mi melena, recordándome que mis mejillas no son como antes y que el fuego en la mirada se apaga, obligándome a reaccionar y recuerdo el sueño que ya no tengo.

miércoles, 6 de abril de 2011

respuestas entre venus y marte


Respondo tarde y mal al cuestionario compartido por la guapísima Diana, dueña de entre venus y marte, un estupendo blog.




¿Cuántas preguntas puedes contestar inteligentemente?
Tendría que empezar por confirmar si la pregunta es inteligente, de ahí en más me vería intimidado, tanto como para decir cualquier tontería.

¿Una duda?
Las dudas mutan continuamente, a veces son bellas con liguero y mallas y en otras ocasiones me hacen pensar en dejar de dudar.

Una certeza
No encuentro mas certeza que en el espíritu.

Un color
El de los atardeceres arrebolados.

Un deseo
Los deseos al igual que las dudas mutan constantemente (tal vez estén relacionados), van desde el bien de la humanidad (como contestaría una reina de belleza), pasando por ser millonario, transitando por las bellezas de pieles tersas y labios mordelones; sin embargo lo que más deseo es ser un buen padre.

Una virtud
La honestidad me ha dado varios besos.

Una frase
"No es que yo sea muy duro, es que tu eres muy blanda"

Un sueño
Una casa perfecta, en el lugar perfecto.

Un defecto
La honestidad me da bofetones constantes.

¿Qué significado tiene para ti una hoja en blanco?
Confieso que el olor del papel es uno de mis preferidos, entrar a una papelería es motivo de satisfacción; una hoja en blanco es un fetiche que puedes oler, besar, desear, pintar, garabatear, arrugar, e incluso dejarla inmaculada.

¿Escribes por necesidad o por afición?
Escribir es una necesidad, me tranquiliza, me ayuda a pensar mejor (eso creo).

¿Pones música en tu Blog?
Al ser un descarado ladrador en una banda de rocanrol, me pareció buena idea montar la música que tengo a bien cantar, aunque en ocasiones me preocupa ser motivo de incordia, pues a la gente puede no gustarle que un moscardón atarbán como yo comienze a cantar sin pedir permiso, sin embargo me arriesgo, a ver si por casualidad mi música gusta y la oyen millones de personas que por ende me harían millonario y así podría comprar la casa perfecta en el lugar perfecto, con atardeceres arrebolados junto a mi hija.

¿Eres una persona sentimental?
En exceso, razón por la cual mi acupunturista me recomendó usar un parche en el ojo izquierdo, para activar el lado izquierdo del cerebro y así poder ser mas lógico y racional (¿0_o?). 

Una pregunta
¿Salimos ésta noche?

Si desearas algo, ¿qué pedirías?
Un rato contigo.

Cuando escribes ¿qué sientes?
Siento emoción, velocidad, excitación.

¿Eres creyente?
Procuro alimentar el espíritu, pero sin religiones efervescentes.

¿Si no fueras creyente, en qué creerías?
En el dinero, la fama y el poder. (no puedo evitar soltar una carcajada)

¿Qué esperas de la vida?
Creo que ella me está esperando... en tacones altos, liguero y labios carmesí, pero yo estoy atascado en un embotellamiento, mirando el reloj todo el tiempo.

Tienes un Blog, ¿por qué?
Imagino que por ególatra, pues escribo cuanta tontería se me ocurre creyendo que me van a leer, y además tengo la osadía de poner mi música en el blog (¡qué petardo!).

¿Crees que eres una persona a la que se reconoce tu valía?
La verdad siempre quiero que me paguen mas por lo que hago.

¿Qué le pedirías a la vida?
La vida es sorda si tu no haces algo por ti mismo

sábado, 2 de abril de 2011

el río del olvido

Cada vez me convenzo mas de que la vida es un juego similar a un laberinto hecho de árboles (como en el resplandor) al que se entra con los ojos vendados; a veces frío, a veces caliente, a veces sientes el sol en la frente y  confías en la luz, a veces oyes a los búhos y sientes temor. Las ramas de los árboles te rasguñan o acarician (depende de cómo lo tomes), puedes encontrar un lugar placentero y quedarte ahí creyendo que es lo ideal y te adormeces creyendo que has llegado triunfante al final, pero puede faltar un gran trecho en el camino.

Algunos escogen el mismo laberinto y chocas con ellos por los angostos pasajes, cuando corres con suerte te encuentras de frente a una guapa mujer que camina con los brazos levantados (cual sonámbula) y terminas en un dulce abrazo, y si tienes aún más suerte el abrazo se extiende a un momento de amor en un garaje, (es mejor no confundir esos encuentros con amor), sin embargo también te encontrarás con personajes que vayan en pie de guerra con los puños en alto (consecuencias del temor).

Alguna vez me dijeron que al momento de iniciar una nueva encarnación cruzamos el río del olvido y entramos en esta especie de sueño que es la vida, olvidando lo que habíamos sido en anteriores vidas, pero con la ventaja de recordar lo aprendido (¿el talento?), para no estar comenzando eternamente sin la posibilidad de un final. Incluso me dijeron que la suave hendidura que tenemos en el medio del labio superior (y en ocasiones la barbilla partida) es consecuencia de un ángel que pone su dedo en señal de silencio (el río del olvido) para comenzar una nueva etapa del juego.

La vida es un juego de la conciencia, es la conclusión que encuentro en este punto del laberinto.