martes, 24 de mayo de 2011

experiencias pedagógicas

Nunca he creído que sea un buen profesor universitario, las veces que me he puesto esa etiqueta ha sido mas por necesidad que por vocación, no quiero decir que no lo haga correctamente, mas bien no me queda el papel, pues en mi opinión antes de enseñar hay que caminar mucho para tener algo que decir y no terminar siendo un arrogante y papanatas que no sabe de lo que habla.

Las experiencias que he tenido en el asunto no son desdeñables, termino aprendiendo mucho de las inquietudes de los alumnos (más de lo que ellos pueden imaginar) que terminan siendo un cable a tierra para permitirme sobrellevar la cacareada brecha generacional. Debo confesar que a pesar de haber sido atacado a mansalva con cruces de piernas lentos y exquisitos, guiños de ojos secretos y miradas que incluyen una ceja formando un arco protector, nunca he tenido algún tipo de relación extracurricular con las estudiantes que tienen a bien hacerme temblar, tengo mucho de los caballeros de antaño y no me parece que el salón de clase sea un lugar equitativo para los lances de la coquetería, un profesor se convierte en un trofeo y no es de mi gusto encontrar mi cabeza en las paredes de las cazadoras.

A pesar de lo anterior decidí buscar un trabajo estable, ya tengo una hija y no puedo seguir aventurando con el dinero y el tiempo, así que ahora soy profesor de mi alma mater, en la misma carrera donde me deformé, dando como resultado buena parte de lo que ahora soy. Por el momento me preparo para el mes de agosto cuando comienzan las clases, ya les contaré como avanza el asunto, de cualquier manera acepto consejos.

martes, 17 de mayo de 2011

aunque ya lo dejé

Si analizo la frase de cajón "sexo, drogas y rocanrol" debo confesar que las drogas nunca han sido mi tema, no he inhalado más que aire por mi chancha nariz (eso si, contaminado y lleno de smog...¡malo tendrá que ser!), tampoco drogas químicas, el éxtasis lo encuentro más fácilmente en el sexo y la música que en pastillas azules con forma de pato Donald, el licor me duerme luego de la segunda copa, y si no tiene buen sabor ni me acerco, no bebo para marearme o desinhibirme, prefiero seguir siendo reservado, aunque de vez en cuando un jack no viene mal, sobretodo en una sesión de grabación de voces para los atarbanes (una botella dura eternidades).

Si tuviese que confesar mis hábitos excesivos, no dudaría en hablar del sexo y el dulce, el azúcar hace estragos en mi, es más fácil verme con una pistola de plástico atracando una dulcería que una licorería, de eso no hay duda. En cuanto al sexo, sobran las explicaciones, es aún mas dulce que el azúcar morena que brilla en los labios de las mujeres... en fin.

Por fetiche aprendí a fumar, yo con mi vocecita dulzona quería cantar como los grandes del blues, y para eso están el bourbon y el cigarrillo, comencé con el lucky strike, sin filtro claro está (fumar con filtro es una contradicción), me gustaba hacer el protocolo gángster y pasarlos bajo mi nariz antes de incendiarlos para sentir su aroma achocolatado, por desgracia los dejaron de producir, ahora (¡¿por salud?!) todos vienen con filtro.

También acostumbraba el mejor tabaco rubio colombiano sin filtro, pielroja es la marca, el empaque es blando (como los fátima que aparecen en las novelas de Hammet), y el resultado se puede notar en las canciones que he grabado (las desafinaciones son mías, no las produce el tabaco), y aunque es evidente que no me acerco en lo más mínimo a mis héroes del blues de los cuarentas, el resultado no me disgusta del todo.

Ya no fumo un rompepechos cada tarde viendo los arreboles con un café sin azúcar (si, el café sin azúcar, a pesar de todo), mucho menos con mi hija a bordo, es cuestión de ejemplo, mucho menos ahora que planeamos hacer unas grabaciones de canciones infantiles con el estilo de los atarbanes, sin embargo aunque lo dejé en ciertas ocasiones lo extraño.

martes, 10 de mayo de 2011

descarga "tinnitus"


Espero no incomodar con el presente anuncio, sin embargo es mi obligación hacerlo. Debido a que éste blog  tiene más visitas que el de "los atarbanes", los demás integrantes del grupo (el bajafidelidad y el negro burgundy) me han pedido que publique el vínculo para descargar gratuitamente "tinnitus" nuestra más reciente producción, sin más que decir, y ofreciendo disculpas por el comercial.

Aquí puedes descargar "tinnitus" y toda nuestra discografía (es gratis):

http://www.mediafire.com/?sharekey=ae45a84ae9d9a82907258ee67c679e4afc425249868fef4b5621d66e282a0ee8

lunes, 2 de mayo de 2011

mañas conocidas

Es curiosa la emoción que suscita la noticia de la desaparición de Osama Bin Laden, imagino qué tan parecido fue el efecto con Hitler o Stalin, ¿es posible creer que ahora el mundo será mejor?.

 Debo declarar que nunca he estado de acuerdo con los actos de estas personas, sin embargo no puedo llegar a aborrecerlas, me generan lástima porque sus acciones motivadas por el odio obtuvieron las justas consecuencias, sin embargo no puedo dejar de pensar en George Bush, pues en mi mente él ha cometido actos tan  malvados como los de ellos pero encubierto por el manto de la democracia y la supuesta justicia, sin embargo en éste preciso momento debe estar en un asado ingiriendo una de sus miles de vacas alimentadas por el pasto de monsanto y brindando por la muerte su archienemigo, del supervillano de película de alto presupuesto que, según el, motivó sus loables acciones.

Valoro la ingenuidad, razón por la cual no acepto que la pongan al nivel de la estupidez, ¿en serio creen que ahora el mundo será mejor?. De momento seguiremos viendo el acelerado cambio climático, la pobreza de espíritu y la miseria en la humanidad (más no en el planeta) ¿la partida de Osama cambiará eso?, aunque suene cursi sigo convencido de que somos facilistas y no aceptamos que todos tenemos que ver con todo lo que pasa, ya sea porque hagamos o dejemos de hacer, son nuestras mañas conocidas que difícilmente aceptamos.