lunes, 2 de mayo de 2011

mañas conocidas

Es curiosa la emoción que suscita la noticia de la desaparición de Osama Bin Laden, imagino qué tan parecido fue el efecto con Hitler o Stalin, ¿es posible creer que ahora el mundo será mejor?.

 Debo declarar que nunca he estado de acuerdo con los actos de estas personas, sin embargo no puedo llegar a aborrecerlas, me generan lástima porque sus acciones motivadas por el odio obtuvieron las justas consecuencias, sin embargo no puedo dejar de pensar en George Bush, pues en mi mente él ha cometido actos tan  malvados como los de ellos pero encubierto por el manto de la democracia y la supuesta justicia, sin embargo en éste preciso momento debe estar en un asado ingiriendo una de sus miles de vacas alimentadas por el pasto de monsanto y brindando por la muerte su archienemigo, del supervillano de película de alto presupuesto que, según el, motivó sus loables acciones.

Valoro la ingenuidad, razón por la cual no acepto que la pongan al nivel de la estupidez, ¿en serio creen que ahora el mundo será mejor?. De momento seguiremos viendo el acelerado cambio climático, la pobreza de espíritu y la miseria en la humanidad (más no en el planeta) ¿la partida de Osama cambiará eso?, aunque suene cursi sigo convencido de que somos facilistas y no aceptamos que todos tenemos que ver con todo lo que pasa, ya sea porque hagamos o dejemos de hacer, son nuestras mañas conocidas que difícilmente aceptamos.

1 comentario:

Gabriel Cruz dijo...

De acuerdo contigo Aguijon, y no hay que olvidar que en su momento Osama fue un gran aliado de estados unidos, así que quizá sea cierto aquello de que quien hoy es traicionero, mañana será patriota...