martes, 14 de junio de 2011

El movimiento de las alas (1997)

Mi espíritu es como la marea. Su inconstancia me agobia. No lo consigo, siempre termino vencido. Parece que siempre anduviese sobre los mismos pasos; huellas que no quiero dejar borrar. Es absurdo pensar en avanzar, no se puede avanzar cuando sólo se levantan los pies simulando caminar.

Lo interesante de la repetición, es que cada vez es mejor. Las olas se repiten hasta ser inmensas (aunque siempre mueren en la playa), eso es avanzar. ¿Vale la pena?

A veces todo es un circulo, y se avanza para llegar donde comenzó, ¿cómo hacer para romperlo?. Angulos como cuchillos que revientan un globo. Ser radical es difícil, implica una gran disciplina. Una gran voluntad. Implica ser capaz. Implica avanzar, o por lo menos arriesgarse: el riesgo es la fe.

Es una canica que rueda, sin saber si hay calles, paredes o alcantarillas en su camino. Creo que voy por una alcantarilla, y veo un poco de luz cada tantos metros a través de una rejilla, ¿castigo o recompensa?

Rodar, romper el circulo y formar una espiral. No importa si es hacia arriba o hacia abajo. Es igual. El todo está en romper el circulo.

Al agitar las alas, al repetir su movimiento, se consigue volar, para salir de aquí, para arriesgarse a demostrar que se puede romper el circulo para merecer el avance. Es cuestión de merecerlo. Es cuestión de esfuerzo; de esfuerzo grato, esperado, tal vez sin recompensa... pero eso qué importa. ¿Hay una mejor idea?, ¿hay algo mejor que hacer?, tal vez, pero aun no es tiempo.

Julio 13 de 1997

5 comentarios:

Gabriel Cruz dijo...

Caray Aguijon, qué buen texto, veo que ya tiene sus ayeres, es padre cuando se encuentra uno con reflexiones que uno hizo en quien sabe qué condiciones y circunstancias, pero que encierran una verdad indiscutible... como para considerar las palabras

María Cristina Ibarra dijo...

Me gusto eso de ser radical. Es muy dificil, sí.

mú ha dijo...

Hola Amigoo :)

LA NOVIA dijo...

Hombre, que te has lucido con este relato... Está escrito desde muy adentro!!!

Besote

·Cínica· dijo...

¡Gran texto! Sin duda alguna.