lunes, 4 de julio de 2011

el pactolo y la alquimia del espíritu

El hombre, específicamente el hombre (no la mujer), ha intentado por centurias convertir en oro los metales menos nobles, sin conseguirlo; por éstos días ha encontrado una solución más sencilla que es emitir billetes sin ningún valor y reventar la bolsa, pero ese es otro tema.

En esa búsqueda casi muere de hambre el único ser humano que podía convertir en oro todo lo que su mano alcanzaba, Midas comete el gran error de ser avaro, y más aun cuando le pide al más borracho de los dioses, Dionisio, para que le otorgue el preciado poder. Poco tiempo después y para no morir, Midas tuvo que bañarse en el río Pactolo purificando así su error.

En mi opinión, la alquimia se refiere al cambio y ennoblecimiento del alma (para así ser digna del espíritu), por eso vivimos en éste laberinto diseñado por nosotros mismos que llamamos vida (¿Pactolo?), golpe a golpe vamos aprendiendo y si cambiamos de corazón, nuestra aura se vuelve más luminosa sin romper el cordón de plata y conseguir la tan ansiada transmutación, no de cualquier metal en oro, sino de torpes almas en nobles espíritus.

Sin embargo el asunto es largo.

2 comentarios:

Gabriel Cruz dijo...

Y vaya que lo es, pero haz expresado la esencia del tema y en ese sentido habrá que ser sabios para descubrir en qué momento tenemos que aprender de lo que nos está pasando y que ello no pase desapercibido :)

hablo bajito dijo...

:/
muchos saludos moscardon :)