miércoles, 3 de agosto de 2011

y que al final me escupa el mar

Hay situaciones en la vida, por absurdas e injustas que puedan parecer, en las que debes entender que no estás al mando, y el ego se agita intentando imponerse, pero no es la solución, en esas ocasiones debes entender que no eres pusilánime por quedarte inmóvil pues la lucha no te dejará vivo.

Un amigo surfista me dijo hace mucho tiempo que cuando una gran ola (recuerdo que en ese momento dijo tsunami, pero imagino que no será como los de japón o indonesia) lo derribaba de su tabla él recomendaba no luchar contra el mar, ni siquiera intentaba nadar, pues hacerlo lo podría llevar al fondo, tan sólo mantenía la calma y administraba el poco aire que había en sus pulmones, esperando que el mar finalmente lo escupiera a la superficie.

Por éstos días no ando de ánimo para luchar contra las enormes olas que sacuden mi existencia (por fortuna existen las sirenas de los chats que me han cantado tranquilizándome), e intento poner en práctica el consejo de mi amigo de infancia y en lugar de hacer olas he decidido esperar hasta que al final me escupa el mar, espero que sea cerca de alguna costa

6 comentarios:

Minuet dijo...

yo estoy igual... tu amigo tenía razón, ¿luchar? a veces no se puede, simplemente eso..no se puede...

Besos

María Cristina Ibarra dijo...

Tiene, tiene mucho sentido.

Campanula dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Campanula dijo...

Después de la tormenta llega la calma, dice el adagio popular, seguro todo va a estar mejor :D
un abrazote enorme

Gabriel Cruz dijo...

Y es el consejo más sabio que pudieran darte, porque en ocasiones hacer lo contrario sólo lastima, así que hay que saber tener paciencia y dejar que las cosas sigan su curso, ánimo hombre.

●•• √эиuⓩ ••● dijo...

Mejor consejo nadie te pudo haber dicho.. Eso es muy cierto, razonable y bueno... Sólo recuerda que tu limite es... no ahogarte! :P

Gracias por la bienvenida... Saluditos!