domingo, 23 de octubre de 2011

no se va

Llegó el momento de la prisa (Sabina acierta otra vez) por partir. Siempre se está buscando algo, estamos incompletos.


Los más optimistas lo ven como un juego, un rompecabezas, donde antes de armarlo hay que encontrar las fichas. Los pesimistas lo vemos como un camino largo donde todos pasan mas rápido.


El castillo está ahí mismo, pero lo vemos sin vidrios en las ventanas y sin puertas.


Prisa por ver, por oír, por lanzar los dados al aire. Sí, otra vez un juego, el mundo cambia ante nuestros ojos constantemente, pero no todos se percatan.


Tal vez -solo tal vez- para completar el paisaje íntimo faltan los colores, "como un borrón en el paisaje de la multitud", otra vez Sabina.


Pero la ausencia es la única que no se va.


julio 17/ 97


La tarjeta de cartulina negra tiene delineado e intermitente un corazón gris, y abajo se lee "adopto tu ausencia", ahora vuelvo a leer lo que escribí hace catorce años, otra pieza azul del rompecabezas se ajusta en el juego.

martes, 11 de octubre de 2011

de la soledad y el aislamiento

No soy enemigo de la soledad, por el contrario, la aprecio, no temo estar conmigo, no me asusta ni me aburre; el silencio me ayuda a leer, pensar, meditar, escribir y hacer música, todas son costumbres que gusto de hacer solo, llega a ser tan extremo mi uso de la soledad que ni siquiera la madre de mi hija tiene idea de mi alter ego en la red y en la música, nunca ha sabido que soy el moscardón diesel y que ladro y toco la guitarra con los atarbanes, cuando vivía conmigo pensaba que yo pasaba tanto tiempo en el estudio porque le ponía cuernos con alguien vía internet...

A pesar de lo dicho nunca me he sentido solo, en ocasiones, cuando estoy abatido, me dejo llevar por la auto-conmiseración y quiero pensar que estoy solo y abandonado, pero de inmediato me corrijo pues siempre he tenido la fortuna de tener alguien que se preocupa por mi ¿a quién quiero engañar?; cuando le di la noticia a mi madre de que sería abuela, entre lágrimas de alegría me dijo que ya se podía ir un poco más tranquila de ésta vida, pues sabía que mi hija sería una compañía para alguien tan arisco y aullador de lunas como yo, solamente una madre puede tener tanta razón.

Así que no me siento solo, pero si aislado, la vida sigue siendo ese rompecabezas de mil fichas para formar una figura que es tan solo un plano de color azul profundo, pero no dudo que el consuelo de los abatidos comienza en silencio y soledad, el aislamiento me ayuda a concentrar y comienzo a vislumbrar un panorama esperanzador.

miércoles, 5 de octubre de 2011

¿qué hacer?

La vida como profesor es un reto interesante para mi, en lo profesional me interesa saber cuáles son las características de un buen profesor, el hecho de investigar temas en los que de otra manera no hubiera profundizado (aunque me interesen),  hablar frente a personas que esperan que digas la menor cantidad de estupideces por minuto, la pedagogía, la comunicación, el entretenimiento... en fin.

Cuando informé que tendría un nuevo trabajo (y de alguna manera una nueva profesión), muchas personas (hombres y mujeres) me felicitaron pues, según su entender, tendría muchas alumnas interesadas en mi, lo que veían como un valor agregado. Sin embargo siempre he detestado a los profesores que aprovechan de su situación para sacar ventaja de las alumnas, se que no es fácil, hace varios años que ejercí como profesor por corto tiempo y tengo claro cuando bellas niñas se sientan en la primera fila de clase y cruzan las piernas con intención, o cuando muerden el lápiz mientras sonríen y te lanzan "esa" mirada, o cuando te llaman sin razón... bueno ustedes ya saben de que hablo, a pesar de todo nunca he tenido relaciones extra clase con mis alumnas.

Tengo una alumna muy bella, que no cruza las piernas con intención ni muerde los lápices, que nunca me ha llamado al teléfono, pero que siempre tiene preguntas para mi al final de la clase, intuyo que hay una suerte de interés intelectual, pero mis alarmas se han encendido por alguna razón que no he podido dilucidar, hoy me contó acerca de un proyecto muy personal que quiere desarrollar y dijo la frase clave "no tengo idea de porqué te estoy contando esto", lo peor es que me parece un proyecto interesante ¿qué debo hacer?