domingo, 23 de octubre de 2011

no se va

Llegó el momento de la prisa (Sabina acierta otra vez) por partir. Siempre se está buscando algo, estamos incompletos.


Los más optimistas lo ven como un juego, un rompecabezas, donde antes de armarlo hay que encontrar las fichas. Los pesimistas lo vemos como un camino largo donde todos pasan mas rápido.


El castillo está ahí mismo, pero lo vemos sin vidrios en las ventanas y sin puertas.


Prisa por ver, por oír, por lanzar los dados al aire. Sí, otra vez un juego, el mundo cambia ante nuestros ojos constantemente, pero no todos se percatan.


Tal vez -solo tal vez- para completar el paisaje íntimo faltan los colores, "como un borrón en el paisaje de la multitud", otra vez Sabina.


Pero la ausencia es la única que no se va.


julio 17/ 97


La tarjeta de cartulina negra tiene delineado e intermitente un corazón gris, y abajo se lee "adopto tu ausencia", ahora vuelvo a leer lo que escribí hace catorce años, otra pieza azul del rompecabezas se ajusta en el juego.

2 comentarios:

Karla dijo...

La ausencia como presencia... me gusta. Me recuerda un apartado de mi tesis.

Qué bien que el pasado va embonando. =) y muchas gracias por el material que me dejaste en el blog.

kika dijo...

Somos incompletos y los seremos siempre, mientras, vamos armándonos a nuestro antojo aunque algunos crean que los hilos los mueven otros.

Pero no, somos lo que vemos, deseamos y sentimos. La actitud impregna todas las cosas.
Todo lo que se va, lo hace por alguna razón, todo lo que viene también, partir otra vez llevando nostalgias.