miércoles, 5 de octubre de 2011

¿qué hacer?

La vida como profesor es un reto interesante para mi, en lo profesional me interesa saber cuáles son las características de un buen profesor, el hecho de investigar temas en los que de otra manera no hubiera profundizado (aunque me interesen),  hablar frente a personas que esperan que digas la menor cantidad de estupideces por minuto, la pedagogía, la comunicación, el entretenimiento... en fin.

Cuando informé que tendría un nuevo trabajo (y de alguna manera una nueva profesión), muchas personas (hombres y mujeres) me felicitaron pues, según su entender, tendría muchas alumnas interesadas en mi, lo que veían como un valor agregado. Sin embargo siempre he detestado a los profesores que aprovechan de su situación para sacar ventaja de las alumnas, se que no es fácil, hace varios años que ejercí como profesor por corto tiempo y tengo claro cuando bellas niñas se sientan en la primera fila de clase y cruzan las piernas con intención, o cuando muerden el lápiz mientras sonríen y te lanzan "esa" mirada, o cuando te llaman sin razón... bueno ustedes ya saben de que hablo, a pesar de todo nunca he tenido relaciones extra clase con mis alumnas.

Tengo una alumna muy bella, que no cruza las piernas con intención ni muerde los lápices, que nunca me ha llamado al teléfono, pero que siempre tiene preguntas para mi al final de la clase, intuyo que hay una suerte de interés intelectual, pero mis alarmas se han encendido por alguna razón que no he podido dilucidar, hoy me contó acerca de un proyecto muy personal que quiere desarrollar y dijo la frase clave "no tengo idea de porqué te estoy contando esto", lo peor es que me parece un proyecto interesante ¿qué debo hacer?

2 comentarios:

Mónica de los Siete Infiernos dijo...

Ayudar a la alumna, siempre en horario de clases y nunca fuera de la sala o donde sea que estés dando clases.

Campanula dijo...

El que juega con fuego se quema, ojo con eso ;)
un abrazo