viernes, 25 de noviembre de 2011

los chaparrones grises de arrebol

Me gustan los días grises, la lluvia pertinaz que hace brillar las aceras de mi ciudad, mantener la frente en alto mientras las gotas acarician mi rostro, mientras la gente corre o se encoge creyendo que eso los va a proteger del líquido elemento ¿acaso hace daño mojarse un poco?. Me gusta llegar a casa y sentir el calor de hogar, quitarme la ropa húmeda, preparar un te de menta y saludar a mis plantas, mirar por la ventana y divisar la belleza lóbrega de una capital perdida.

1 comentario:

Campanula dijo...

Que nostálgico, pero que lindo!!!

Abrazote