lunes, 19 de diciembre de 2011

boli y la navidad

Aunque vivíamos en el mismo barrio conocí a Boli en el colegio, el era brillante y excéntrico, razón por la cual era atacado con la crueldad propia de los estudiantes de un colegio de curas, tal vez por esa misma razón nos entendimos bien.

Su inteligencia estaba muy por encima del promedio, siempre le estaré agradecido pues el hacía mis exámenes de cálculo (y yo le ayudaba con los de inglés) con una generosidad pasmosa. A pesar de tener un problema en la cadera que lo hacía cojear un poco, fue admitido en las fuerzas armadas, donde parece ser que hacen el mismo examen que hacían los nazis para asegurarse de la pureza de la raza, sin duda su habilidad para los números hizo que la institución de los barquitos de guerra hiciera caso omiso de su estilo al caminar y le permitiera el ingreso.

Dos años después se retiró pues no aguantó las jerarquías estúpidas y entró a estudiar ingeniería, ahí le perdí el rastro por un tiempo, lapso en el que el decidió aislarse del mundo conocido. Pasaron casi diez años cuando lo volví a ver, había cambiado mucho, incluso envejecido, me dijo que había llegado a pasar la noche en la calle, a pesar de tener familia, respeté su sabiduría de gato callejero, pero le recordé que prefería que durmiera en mi casa y no en la calle, sonrió y desde entonces pasaba la navidad en casa de mi madre, apreciaba el calor de hogar.

Hasta hace unos cuatro años acostumbraba aparecer en mi casa el día de navidad, hablábamos de filosofía (el es un lector empedernido) metafísica y cosas por el estilo, para ese momento vivía en habitaciones alquiladas, asistía a comedores comunitarios y vendía ropa de segunda mano, la vida seguía sin ayudarle a sonreír.

Desde entonces no lo veo en las calles del centro de la ciudad jugando partidas de ajedrez con los vendedores ambulantes, ahora que la navidad se ilumina no puedo evitar pensar en el y desear desde lo más profundo de mi corazón que esté sonriendo, sería un exabrupto decir ¡feliz navidad Boli!

3 comentarios:

Gabriel Cruz dijo...

Y feliz Navidad para Boli, me pinta como una historia trágica para alguien con un gran corazón y grandes habilidades, mal plan que pasen estas cosas :(

Minuet dijo...

ARTISTAZOS, DIOSES DE LA MÚSICA, aunque estos días ando un poco floja, triste y atontada, no podía olvidarme de ti:

Que el AMOR, LA ESPERANZA Y LA ALEGRIA DE ESTAS FECHAS LLENE TU CORAZON Y QUE EL 2012 TRAIGA 365 DÍAS LLENOS DE FELICIDAD PARA TI Y TODOS LOS TUYOS

FELICES FIESTAS, CON MIS MEJORES DESEOS

Besazos Navideños

Minu

PD: ojalá me dedicases una canción de las tuyas, sería el mejor regalo de Reyes...muachhhhh (la música es VIDA EN ESTADO PURO)

hablo bajito dijo...

abrazoo atarbanes :) feliiz navidad