lunes, 12 de diciembre de 2011

scrooge se retira al cuarto de atrás

Hace apenas un año publiqué "el noble espíritu de scrooge" y ahora la vida se regodea quitándose con elegancia el guante y abofeteándome dulcemente la cara, ya no puedo seguir siendo el aguafiestas que con tanta facilidad puedo interpretar, excepto (claro está), que decida disfrazarme del enano gruñón (el de blanca nieves) para jugar con mi hija.

Esta navidad es el comienzo de una nueva manera de ver estas fiestas, no pienso contradecir el texto citado, sigo pensando lo mismo, sin embargo no pasaré el día de navidad en el estudio o leyendo como acostumbraba, esta vez bailaré y cantaré con mi hija.

Es seguro que santa no se hará presente, pero si estarán helena la berenjena, gloria la zanahoria, el ajo espartajo, teresa la fresa, nano el banano, napoleón le pera y ñongo el mono lleno de cariñongo, que son los personajes que han ido apareciendo en nuestro mundo de fantasía. Así que el disfraz de scrooge será debidamente guardado no sin antes agradecerle los favores recibidos.

De cualquier manera pensaré en los niños que verán rotos sus sueños esta navidad, que es lo más cercano a una plegaria, aunque tal vez no sirva de nada.

2 comentarios:

Gabriel Cruz dijo...

No había leído el texto anterior y creo que tienes mucha razón, a veces los supuestos villanos son los verdaderamente interesantes y no los héroes, los primeros son reales y tienen una mezcla de sentimientos que el segundo no. Personalmente disfruto de las bondades y ñoñez de estas fechas, pero tu reflexión me ha puesto a pensar que deberíamos velar más por los indefensos, quizá somos demasiado egoístas al olvidarlos :(

Campanula dijo...

Una muy Feliz Navidad para vos y tu nena, independiente de todo, los hijos hacen que la navidad sea simplemente maravillosa :)