jueves, 5 de abril de 2012

oración de un irredento

Éste es el último año del mundo como lo conocemos, lo han dicho los mayas que no fueron tontos (y sí paganos,según la ¿santa?, santanásica inquisición), de ninguna manera, así que propongo celebrar éstas fechas canónicas de la forma más pagana que podamos encontrar. En otras palabras, recordemos nuestra humanidad perdida entre tanta distracción mundana. Recomiendo para tal efecto, antes de cualquier cosa, apagar el computador y el teléfono celular, y darnos una ducha (no fría si eso acaba con los pensamientos lascivos) mientras elevamos los pensamientos hacia el cariño de alguien en particular... o en general, eso también vale.

Las mujeres tienen ciertas ventajas (eso creo) sobre los hombres (a menos que sean metrosexuales, pero no me cala el ejemplo). Alimentar de carmín el color de sus labios entreabiertos, enmarcar de color la mirada para dejarnos lelos, dibujarse uno que otro lunar, o mejor aun el triángulo de lunares de las bermudas (j lo sabe bien)  para hacernos perder la cordura (no es necesaria en éstos casos), aunque sea momentáneamente. A los hombres recomiendo nunca perder el buen aliento, ya que el jadeo implica aire compartido, y el buen aroma hace que no dejen de comerles la boca. Mejor aun si dentro de ese aire enrarecido van encajadas (como el veneno en el centro del chocolate) algunas palabras eficaces (no procuren decir la verdad, deben, eso si, ayudar en la dramaturgia de la situación) que a ellas les demuestre que tenemos cierta inteligencia emocional a pesar de no manifestarse en nuestra estupidez de los afectos.

Así que por favor olvidémonos de la ropa interior
y ponte carmín para revolcarnos en el jardín (y sus alrededores)
tu usa el liguero que yo usaré el sombrero
mientras susurro mentiras al morder tu oreja
tu eres la miel, yo soy la abeja (recuerda que estamos al aire libre)
deja que salte al vacío seguro de caer
en las mallas que forran el muro al mecer
de tus piernas trémulas como bailarinas
antes de salir a escena y saberse danzarinas
en el mejor baile que es el horizontal
es el último año, de nada vale ser vestal
y por último préstame tu aliento y dame tiempo
para relamer tus lunares de la manera adecuada
y viajar a horcajadas como en un danzón
en el último año del dragón.

(que así sea)

No hay comentarios: