sábado, 30 de junio de 2012

sembrando las pistas

Charlamos todos los días que tenemos clases, nos hacemos muy cerca y nos miramos continuamente pero evitamos caer en el lugar común de chocar nuestras miradas, percibo intención pero también cierta distancia; almorzamos con algunos compañeros, empiezo a dejar pistas en la mesa como si fueran semillas, "tengo tantos años... tengo una hija...", no hay sorpresa en sus reacciones, me hace dudar, puedo estar completamente equivocado... ¿estoy cayendo nuevamente?

1 comentario:

Gabriel Cruz dijo...

Podría ser Moscardón, pero antes de palidecer ante la idea, no es mala idea reflexionar si en verdad es tan malo el volver a caer ¿o a qué se refiere usted? :)
Va buena vibra