jueves, 19 de diciembre de 2013

finales de momento

La sensación del circulo al cerrarse es clara, hay cierta rareza en el ambiente que bien vista se puede tomar como una ventana de libertad. Finaliza el año, y con él la maestría que ocupó dos años de mi vida. Ahora se siente un vacío enriquecedor fruto de la impresión que la experiencia dejó. El temporal fue temporal, por fortuna las tempestades limpian y dejan lo esencial. Me sorprendo al decir que me siento mejor, con bríos renovados a pesar de las ojeras malva (que no malvadas ojeras).

El vientecillo de la libertad levanta copetes y arruina flequillos. Lo mismo sucede en la cama luego de la faena del baile horizontal, con el maquillaje corrido por el sudor y las miradas perdidas en el techo. Hay que hacer memoria, hace tiempo de aquello. ¿Y ahora qué? El resto de lo que resta es seguir adelante.




sábado, 23 de noviembre de 2013

adiós a la diosa kali


Luego de algunos desencuentros y cambios de actitud he decidido despedirme de la diosa kali. Aun no puedo decir si la magia no funcionó o en realidad lo está haciendo de maneras insospechadas. De cualquier manera fueron dos años muy gratos y quedan bellos recuerdos. La amistad se mantiene.  Los caminos se bifurcan, el corazón crece.

lunes, 18 de noviembre de 2013

la morena de valledupar

Es cada vez más evidente que los encuentros no son casuales. Pasé tres días en Valledupar realizando un trabajo, allí la conocí. Estaba en medio del público y luego de que nuestras miradas se encontraran un par de veces pidió que me acercara y preguntó por mi nombre. Dijo que me parecía mucho a un amigo suyo de facebook. Sus ojos verde aceituna mantenían un bella y triste mirada, su piel morena achocolatada envolvía el mestizaje propio de la región, era una mujer muy bella.  Si se tiene en cuenta que mi talón de aquiles se resume a que una mujer manifieste abiertamente su interés en mi, incluso sin ser bella, estaba perdido. Lo manifestó. Yo intenté no ser imprudente y luego de resolver la duda me retiré. Pero un rato mas tarde la encontré a la salida y le pedí su número.

La noche siguiente nos encontramos en el bar Waikiki, un pequeño presagio de la explosión de volcanes, a pesar de estar en el caribe. Indagué en su vida, entramos en confianza rápidamente como es habitual en la región. Confesó que había mentido con aquello de mi parecido con su amigo virtual. Era madre soltera de dos niños y de momento estaba desempleada. Su mayor error había sido el de pertenecer a un grupo paramilitar durante un corto periodo de tiempo, se arrepentía de eso. Yo no la juzgo, no soy quien para hacerlo,está claro que el país está soportado por la fuerza y entereza de las mujeres, de no ser por ellas los hombres ya habríamos acabado con todo, ya es momento de que los hombres aceptemos nuestra parte femenina, la que prodiga afecto y protección indiscriminada.

Fuimos a otro bar e intentó enseñarme a bailar. El baile es el rito de seducción habitual y no soy bueno con eso, así que opté por el carisma y el sentido del humor que ella aceptó con risas francas. Luego de suponer que la estaba aburriendo le ofrecí llevarla a su casa -si eso es lo que quieres- fue lo que respondió -lo que quiero podría resultar indecoroso- le dije. De inmediato le dijo al conductor del taxi que cambiaba los planes y le pidió que nos llevara a mi hotel. Estaba claro que no era yo quien tenía el control, pero no estaba en mis planes negarme a su batuta.

La luna llena estaba preciosa. Yo me sumí en una noche digna de una canción de Sabina.

sábado, 2 de noviembre de 2013

just keep swimming

Con mi hija no vemos televisión, pero si muchas películas para niños. Y ella las ve no una sino cientos de veces, razón por la cuál he podido analizar con detenimiento su trama y estructura, además de casi aprenderlas de memoria (que a mi edad no es mal ejercicio). Reconozco que siempre me han gustado esa clase de películas, así que lo disfruto pues también fue parte de mi niñez.

Por éstos días me he sentido un poco a la deriva, dejándome llevar por la corriente. Intento no pensar en ciertos asuntos para que no me quiten el sueño, ni para que mi imaginación haga lo suyo y al final termine con la decepción durmiendo a mi lado. Ésta vez decidí cambiar el método, y no ha sido tan difícil.

 He recordado mis días de nadador al seguir el consejo de Dory, la amiga de Marlin, el padre de Nemo. He seguido nadando, nadando, nada más.

domingo, 13 de octubre de 2013

comprometerse con la belleza

Cuando las compré en el vivero las dos estaban floridas, las llevé de inmediato para que fueran parte de mi harem de concubinas. Luego de un par de semanas ambas perdieron las flores, pensé que era mi vibra, aun así no dejé de cuidarlas como se cuida al amor. De eso hará más de cuatro meses.

Hace un par de años, cuando comenzó mi paso por el desierto, decidí cuidar de las plantas que fueron abandonadas, al igual que yo. Recordé la película donde una mujer salía de rehabilitación y le recomendaban no tener relaciones sentimentales hasta después de un año de haber cuidado una planta. Si aun vivía indicaba que estaba lista para mantener vivo el amor, de lo contrario le recomendaban seguir sola.

Agua dos veces por semana, ponerlas al sol cada vez que el astro rey se dignaba aparecer e ingentes dosis de música fueron el mecanismo que logró lo que para mi es un milagro. Hace un par de semanas brotaron flores moradas y amarillas en una, y blancas y moradas en otra. Eso me ha reconfortado, creo que puedo ser un buen padre, o tal vez seguir siéndolo. Es curioso como algo tan sencillo me llena de satisfacción y me ayuda a creer en mi.

De momento seguiré la senda iluminada con flores moradas, blancas, amarillas y rojas, para no dejar de comprometerme con la belleza.

lunes, 30 de septiembre de 2013

no, no es el momento

Ya he tomado la decisión, no era difícil de imaginar. Lo conveniente es darle tiempo al tiempo y dejar que la magia haga lo suyo. Tal vez sea un idiota romántico pero lo prefiero así. Ahora está pasando por un momento difícil y la acompaño hasta donde puedo y me permite (que las diosas tienen orgullo olímpico). Corro el riesgo de terminar siendo el amigo que posiblemente en algunos años se haya esfumado lentamente de su vida. Los riesgos hay que tomarlos, es más fácil alimentar una amistad que un corazón roto por la premura de una decisión.

jueves, 26 de septiembre de 2013

la torpeza de los adolescentes

Antes de tomar un par de copas de vino la diosa kali suelta la frase, me siento desilusionada y con rabia, me voy a separar de mi marido, yo no supe qué decir. Luego arremetió con vine para ver qué pasa ésta noche, a ver si alguien hace algo, quedé atónito. Aparte de la sorpresa, el licor me volvió más estúpido de lo habitual y sufrí la torpeza de los adolescentes, el carisma me abandonó en el momento menos indicado.

Luego nos reímos como siempre que estamos juntos, hablando con desfachatez pornográfica, le envié mensajes en el código tácito de siempre y creo que ella hizo lo mismo. Confieso que es hora de dejar a un lado el supuesto y hacernos explícitos. No me atrevo a dar el primer paso por temor a equivocarme, aunque intuyo que ella lo espera. ¿Pero si mi intuición está igual de desorientada que mi carisma? Lo dicho, la torpeza de los adolescentes pasa factura.

Luego vimos una película aburrida y antes de tomar su taxi me confesó que su marido casi nunca está en casa, apenas dos días a la semana. Velas blancas, muchas velas blancas.

sábado, 14 de septiembre de 2013

los rituales candentes

Dicen que toma 21 días establecer un hábito, otros aseguran que son 40, como si fuésemos Jesús en el desierto charlando con los demonios. Lo cierto es que en ocasiones, sin percatarnos, creamos hábitos negativos que son el ritual de lo habitual (como dirían los Jane´s addiction). Por suerte pasa lo mismo con los buenos, la eterna lucha de los contrarios que se necesitan.

Despertar, agradecer el día y sus posibilidades, pensar en R, mirar su fotografía y saludarla como si estuviera a mi lado, enviarle un mensaje de texto a su madre para pedirle que le de muchos besos de buenos días de mi parte, tomar té para despertar, cuidar de las plantas mientras escucho un disco de cánticos y suelto la garganta de a poco, tender la cama, desayunar avena y granola, en ocasiones meditar un poco. Ese es mi ritual de comienzo del día desde hace un tiempo. Definitivamente es un hábito tan agradable como charlar con los demonios en el desierto candente que ya he dejado atrás.





viernes, 6 de septiembre de 2013

mensajes en botellas que no llegan al mar

Tomé el libro con la intención de revisar los datos de publicación, ustedes saben, las citas que se deben adjuntar en los ensayos para parecer informado, culto y en la movida. Ese libro fue uno de nuestros favoritos en algún momento. Al levantar la portada flotó un papelito con una anotación:

"Somos mucho de lo 
que vivimos y de las
personas que nos
rodean... pensé mucho en ti!
d."

Quedé paralizado y conmovido, el tiempo tiene su manera de hacernos jugadas extrañas y hermosas. Ya no convivimos. Ella es la madre de nuestra hija. Es curioso que durante el último año y medio, tiempo durante el cual he manipulado el libro con asiduidad, el pequeño papel no se haya decidido a saltar desde el desfiladero de la solapa a la página de respeto con mi tradicional ex-libris.

Al día siguiente comenzamos otra terapia de pareja, no con la intención de volver sino con el deseo de comunicarnos mejor por el bien R, pero como si fuéramos soldaditos de plomo en un campo de batalla que seguía en la misma posición de la última vez que jugamos, nos pusimos en guardia y los disparos comenzaron a sonar. El papelito del libro estaba bien resguardado pero de seguro sus letras ardían.

jueves, 29 de agosto de 2013

lilith y júpiter

Según Kaypacha ésta semana el planeta será como un fósforo que raspa la lija. Parece evidente, no hay más que mirar las primeras planas de los periódicos en el mundo para confirmar que algo está ardiendo, entonces conviene recordar que el fuego transmuta y purifica. La pregunta es ¿será que el vecino lo tiene claro y así evitamos amanecer ardiendo todos? Yo por mi parte guardo una confianza ingenua, aun creo que el ser humano no es tan estúpido como nos lo hacen ver (aunque muchas veces con razón).

Así que hoy me iré a la cama caliente y mullida pero sin pieles que ardan, una vez más. Cuando despierte pensaré en mi hija como siempre deseando darle un mundo mejor.

lunes, 19 de agosto de 2013

un coro de leones

Por éstos días mi hija está con su madre en Barranquilla. Llevan casi dos semanas de viaje y la extraño a mares. Hoy tienen planeado ir al zoológico, el mismo que hace unos años vio derrumbada una de sus paredes porque un elefante se aburrió del encierro y decidió salir a dar un paseo. Aterrorizó a una ciudad idiota que tiene otras temas por los que preocuparse. Es también el mismo que hace diez, años cuando fuimos a visitarlo con su madre, nos recibió con un melancólico pero emotivo coro de leones cantándole al atardecer. Inolvidable. Imagino que esas son historias habituales en los zoológicos del trópico. Ya veremos que historia me trae R con su media lengua encantadora de leones.

domingo, 11 de agosto de 2013

ventanas abiertas

Entiendo que el final de un ciclo es el inicio de otro. Intento abandonar las expectativas para concentrarme en las intenciones, como semillas supervitamínicas alimentadas por los pensamientos. Cada mañana subo la persiana y abro la ventana para que mis tres plantas reciban algunos minutos de sol y aire fresco que, aunque pocos (debido a la ubicación de la ventana), son suficientes para mantenerlas bellas.

Con mi hija fuera de la ciudad por unos días y el regreso a la universidad, me sorprendo pensando en lo que vendrá con la diosa kali durante el último semestre de la maestría.Tengo claro que cualquiera que sea la posibilidad, será benéfica, sin duda. Hay algo en el ambiente, aparte de la fragancia narcótica de los nardos, que me lleva a pensar que la luz en mi ventana iluminará algo más, algo grato.

Luego de que la abogada sexy me dejara plantado como represalia por haber hecho lo mismo con ella, y que la lolita intergaláctica me aburriera la última vez que la vi, he vuelto a las rutinas creativas que llevaba un poco descuidadas desde la tormenta de la noche de san juan hace un par de años. Y si, siento que algo está por comenzar.

Dejo la versión de "la maldita primavera" que hicimos con los atarbanes.

domingo, 28 de julio de 2013

los teléfonos no timbran

Dicen que para alcanzar las estrellas de la iluminación zen se debe comenzar por el silencio. Se refieren al silencio en el sentido literal de la palabra, callar, no leer o ver televisión, dejar de lado la tecnología y todo el mundanal ruido por periodos cada vez más extendidos de tiempo. Esto al comenzar puede hacer que te sientas incómodo contigo mismo, esa es la idea, hasta que llegado el momento se encienden las luces del conocimiento y la iluminación.

Ya habrán adivinado (o estarán en el camino) que mi vida es cada vez más silenciosa. Cuando llego a casa entro al silencio, no estoy más que yo con mis guitarras, teclados, acordeones, armónicas y demás artilugios sonoros que reposan en estado de mutación; también están mis libros (los pocos que puedo albergar de momento), los mitos de Campbell, tragedias y comedias  de Shakespeare, poesías de de Greiff, Neruda, Gómez Jattin y algunos ensayos académicos. Entro en la definición mental que define a alguien que al cruzar el umbral deja de ser el moscardón diesel para convertirse en una idea. Lo único que extraño es la risa de mi hija y los chasquidos de sus besos al saludarme.

Así que el silencio ya no es propiedad única de los domingos, ahora se ha ganado el título de rutina cotidiana, rodeada de la noche con sus nubes y estrellas. El resultado se deja ver, parece que estuviese en el siglo XIX pero con las ventajas del siglo XX. Leo, escribo, toco el piano y canto, veo películas inveteradas, medito, me desespero, bailo desnudo, preparo mi propia comida, intento hacer ejercicio y así hasta que llega la hora de dormir protegido por la cobija color naranja que fue la primera de mi hija. No hay interrupciones, los teléfonos no timbran.

sábado, 20 de julio de 2013

y las nubes rojas


Fue el amanecer del 25 de julio de 2009, desde mi ventana, ahora lo veo como un sueño que pasó. Los amaneceres rojizos son atractivos para mi, recuerdo uno similar en los días de mi adolescencia, abrazado por la luz me sentía en otro mundo. Sin embargo ese día la tierra tembló.

Nunca hubiese imaginado que dos años después mi vida sería tan diferente. Mucho menos cuatro años después cuando es aun más diferente que en 2011. Ese 25 de julio la tierra no tembló, pero el cataclismo estaba próximo. Ahora todo lo importante va cayendo en su lugar, como un nuevo universo luego del big bang.

Nadie puede quitarme lo bailado.

domingo, 14 de julio de 2013

mujeres bellas e insatisfechas

El viernes visité a la actriz que me nutre luego de por lo menos cuatro meses sin verla. La situación no había cambiado mucho durante ese tiempo, sigue dedicada a vender productos de nutrición (aunque en otro lugar), de vez en cuando es elegida para algún casting de algún comercial, asiste semanalmente a un grupo de teatro y el novio con quien convive no hace el amor con ella.

Se alegró de verme cuando entré al local donde vende la proteína en polvo, el bendito té de guaraná, y la bebida de áloe vera. Pero me llamó la atención por llegar tan temprano pues aun no se había maquillado. Pasamos buena parte del día juntos. Cuando nos despedimos me pidió que fuéramos al cine la semana siguiente, asunto que no he cumplido.

Al dejarla me fui pensando en porqué diantres las mujeres que me han llamado la atención luego de mi divorcio llevan una vida de pareja que no las satisface en absoluto. Y peor aun ¿porqué no rompen el circulo?

Por una parte la vida se regodea, de nuevo, burlándose de mi. Tres mujeres bellas, en la edad adecuada para avivar aquellos versos de Sabina: "Mónica, ten en cuenta, si se presenta la ocasión, que en la frontera de los treinta, quema menos el amor, ¡pero calienta!". (Confieso que por coincidencia hay una Mónica de 31 años que puede dar fe de esos calentones, será en otro momento). Las tres me han prestado atención, con las tres generalmente hablamos de sexo abiertamente, las tres son dulces como un caramelo, y las tres están viviendo con caballeros que no cumplen debidamente sus funciones. ¡Qué vergüenza de género!

A pesar de las insinuaciones y de las posibilidades he optado por no involucrarme con ninguna hasta que solucionen su situación sentimental, emocional y sexual. El sexo puede esperar un poco más (¡ay!), parece que finalmente estoy madurando. ¿Tenía que ser justo en éste momento?


Les dejo la canción de Sabina, que ilustra claramente mi situación, ya no tan desesperada pues estoy consiguiendo (a punta de ayuno involuntario) la iluminación zen... si, claro... cómo no.




domingo, 7 de julio de 2013

caminando con pies de manzana

Por éstos días los caminos bifurcados se cierran en uno en lo que concierne a la dragona de ojos verdes. La producción que estamos adelantando nos brinda las oportunidades de buscar excusas para llamarnos, o tal vez eso es lo que quiero pensar. Y la verdad es que las conversaciones telefónicas comienzan con asuntos de trabajo y terminan minutos después con cuitas personales. Tanto así que ella misma se encargó de preguntar  (en uno de tantos y casi diarios chats) ¿Al fin vamos a escribir una película? La respuesta no se hizo esperar y desde mañana comenzaremos lo que espero se convierta en rutina, y es vernos para charlar y adelantar proyectos. Además (espero yo)  de darnos la oportunidad para seducirnos a fuego lento, y no lo digo en vano, pues su talento gastronómico es altamente confiable.

Hoy pasó unos minutos por mi casa, me trajo un pie de manzana que horneó la noche de ayer. No está de más decir que nadie antes me había seducido por el estómago (lo que siempre será un buen comienzo). Y para continuar con  la anatomía confieso que en más de una ocasión miré sus pies blancos como el mármol (zona erógena por excelencia) y me detuve en la delgada pulsera de hilo amarillo que adorna su tobillo derecho y la hace sentir cono una chica de playa... mmm sexy. Era la primera vez que sus pies pisaban mi casa, me atrevo a vaticinar que no será la última.

El pie (y no dudo que el pie también), estaba delicioso, espero que haya ocasión de repetir y relamerme los bigotes con fruición ante tamaña dulzura. Ya veremos como avanza mi talento caníbal.

martes, 25 de junio de 2013

mensajes de servilleta


Hace poco estaba arreglando un poco mi estudio y recordé la carta que hace once años una estudiante me había entregado. Por motivos de pareja (y para evitar suspicacias) escondí la carta en el estuche de uno de mis micrófonos. Al abrir el estuche no encontré la carta de la bella morena, en cambio apareció éste mensaje de servilleta entre una fotos provocativas que mi ex me regaló alguna vez. No recuerdo quien me la entregó, pero definitivamente voy a llamar para ver con qué me encuentro.

A propósito (y para las mentes suspicaces) no tuve ningún enredo ni romance con la estudiante de la carta.

lunes, 17 de junio de 2013

dragona de ojos verdes

Tengo por norma no involucrarme con mis estudiantes. Hasta ahora la he cumplido, claro que una vez que dejan de ser mis estudiantes...

La señal está clara, recuerdo como iba vestida el primer día que la vi. Eso fue hace casi dos años, el tiempo pasa en un airbus. Desde entonces ha sido deferente conmigo, charlamos cuando nos encontramos en los pasillos, me cuenta sus cuitas y ríe con euforia. Hace un año me ayudó en un trabajo, iba vestida de negro, con rímel, en tacones y minifalda, yo bebeé.

Hace un par de semanas la llamé para una producción y venimos hablando con más confianza desde entonces. Hemos almorzado un par de veces, fuimos a un concierto de una diva del bel canto  y luego a comer. Nos reímos, vamos a seguir adelantando proyectos. Hacía tiempo que no soñaba con mujeres y ella irrumpió hasta ese punto, bendita sea. No anda en busca de amor, dice ser arriesgada en las relaciones y tiene un romance que no le rompe el mundo.

De momento conservo un poema suyo escrito en una servilleta, la bolsa del té de jazmín barato del barrio chino que acostumbra llevar en su maleta, además de los dulces de jengibre (también del barrio chino) que me recomienda combinar con café. Prometió enseñarme a hacer magdalenas para mi hija. También es estudiante de literatura, así que una magdalena es hablar de  Proust.

Ella tiene 24 años, confieso no estar en la crisis de los cuarenta.


sábado, 1 de junio de 2013

en calzas prietas

Sé que los objetivos no han cambiado en mayor medida, sigo siendo el mismo de siempre. Hace un año y medio ingresé a una maestría para obligarme a escribir porque de no ser así todas las ideas seguirían dispersas en mi cabeza, sin que nadie se tomara el tiempo de ponerlas en orden. Como cualquier remedo de escritor me he dedicado a evadir la responsabilidad adquirida. Sin embargo en mi caso no son las drogas, el licor o las mujeres, ni siquiera fumo (hace tiempo dejé el pielroja) como lo haría cualquier escritorzuelo estereotipado. No. Yo leo, toco el piano o la guitarra, limpio la casa, hago meditación o cosas por el estilo. También procrastino escribiendo en mis blogs... como en éste momento.

Sólo tengo claro que en una semana el guión ya habrá sido entregado.

domingo, 26 de mayo de 2013

hace apenas 180 días

La vida puede cambiar en un segundo. El momento en que te enamoras, el instante que tocaste el acorde justo, la epifanía cuando le das el primer beso a tu hija recién nacida, el periquete de un roce. Por lo general no estamos cronometrando nuestro continuo cambio, la regeneración de las células, la distancia entre cada pensamiento, saber que no has abierto la boca en todo el día.

Hace apenas seis meses mi vida era diferente, llena de agobio y algunas sombras. Ahora me acostumbro a la que vivo, y me gusta. Pareciera que nunca había sentido el vientecillo de la libertad en la frente, es sorprendente como la vida se puede ir olvidando para caer en un marasmo que parece real.

Dentro de seis meses estaré en un lugar completamente nuevo, pero no habré llegado por casualidad.

martes, 14 de mayo de 2013

partituras emocionales

El lenguaje cifrado además de apasionante puede llegar a ser apabullante. Pero eso hace parte de una relación, por lo menos en sus inicios, y las mujeres son expertas en el tema. Creo que parte de mi gracia con las féminas es el misterioso silencio que me gusta actuar. Pero es mejor aun cuando se complementa con buenas dosis de honestidad brutal empacadas en el papel brillante del buen humor y la ironía. Pero eso es fácil de notar.

Para mí la sutileza de los comentarios femeninos me pueden dejar pensando por décadas. Las últimas charlas con la diosa kali han sido de ese talante. Y yo, como un adolescente intentado darle el sentido correcto a cada palabra misteriosa emitida por esos labios montados por ese lunar... ese lunar...

Lo último que he llegado a hacer es inconfesable. Me miró a los ojos y me dijo que se identificaba con el personaje protagonista de una sitcom gringa. Mi interpretación fue: "Si quieres saber algo más, tendrás que ver esos 48 episodios". Y los estoy viendo... la serie es buena, no lo puedo negar. Espero que haya visto las 6 temporadas de californication, de la que le he hablado hace meses, y con la que me siento medianamente identificado, en fin...

Su matrimonio no va por el camino de la felicidad, ella lo intenta pero él no. Ella me cuenta todo, así que me siento como el buen amigo al que le confiesa todo pero con el que no se queda al final. Sin embargo me envía tantos mensajes que he decidido dejar que sea el destino el que decida porque yo no se leer partituras, y mucho menos si son emocionales.

miércoles, 8 de mayo de 2013

la poesía está a salvo

Luego de la debacle de octubre, cuando el cuando la gran ola del tsunami invocaba la calma pero se llevaba consigo mucho de mi pasado, corrí a buscar refugio bajo el ala de la belleza. Mi memoria, como un huracán,  sacó de cuadro algunos temas que en ese momento no eran esenciales. Sin embargo, la gravedad es una ley implacable que se embellece a si misma cuando permite a las cosas flotar. Y fue en medio de esa lluvia de pétalos que la calma fue tomando forma y encontrando un lugar en diversas formas.

El día del trabajo me reuní con la diosa kali para escribir y pasar el rato. Al llegar me dijo que me tenía una sorpresa. Yo, en mi ingenuidad que roza la taradez, pensé que me haría un baile erótico (aunque luego pensé que tal vez no era posible en un restaurante atestado de cristianos sin nuestras mismas costumbres) o por lo menos me daría un beso de tornillo, de esos que todavía no he podido probar (menos si está casada, claro está). No, nada de eso. Puso una bolsa verde sobre la mesa, estaba atestada de los libros de poesía que le presté antes de la debacle de octubre. Neruda, de Greiff, y Gómez Jattin se habían salvado de naufragar en el par de baúles donde reposa (cual Drácula en su ataúd) mi sencilla biblioteca. Shakespeare y sus sonetos ya no estaría tan solitario en mi mesa de noche.

Me alegré de verlos de nuevo y de saber que habían podido ser testigos de la intimidad de la diosa kali. Tal vez consiga que me digan algo al respecto, aunque lo dudo, mejor no pregunto. Está claro que el tsunami se llevó muchas cosas, pero no todo.

lunes, 6 de mayo de 2013

vida diferente, casi nueva

Hace seis meses mi vida cambió nuevamente. Estaba aferrado a una idea de emoción que no existirá más, o probablemente cambiará, si no lo ha hecho ya. El camino no ha sido tan duro como imaginaba, tengo lo que deseé en algún momento, sin tener idea de las consecuencias que eso conllevaría. Creo que de alguna manera he ido encontrando la serenidad que espero termine siendo la semilla de una vida tranquila.

Todo parece indicar que estoy dando los pasos del nuevo comienzo, y estoy entusiasmado. Sin relaciones sentimentales de por medio, sin trabajos que no quiera hacer, sin dudas que me atormenten.

miércoles, 10 de abril de 2013

aquietando las olas

Encontrar la quietud en el ojo del huracán y observar.
Notar la quietud de la los rayos de la bicicleta cuando gira a gran velocidad.
Encontrar el lugar de la quietud en mi habitación, el de la transformación en la cocina, el de la purificación en el el baño, el de los pensamientos en el estudio, el del movimiento en el pasillo.
Espacio, aire, agua , tierra y fuego en casa, en mi cuerpo, reflejos.
Aquietar las olas internas y ver que las estrellas fluorescentes del techo me susurran que no hay límites.
Resonancia, armonía, reflejo, todo es unidad.
Intento estar concentrado por éstos días.

miércoles, 27 de marzo de 2013

sexo y cocteles en jueves santo

No soy religioso, aunque me gusta pensar que tengo una fuerte inclinación espiritual. Eso sumado al descaro da como resultado un interesante coctel kármico (nunca en tono de castigo, claro está). El espíritu no está desligado de lo sexual, en absoluto. Por el contrario, la energía creadora es la misma energía sexual, la cuestión está en poderla canalizar correctamente.

Desde que comencé mi vida sexual recuerdo que los jueves y viernes santos nunca hubo ayuno en mi cama. Está claro que no pensaba que estuviese pecando, por el contrario, era un ritual de la pasión. Además, luego de leer apartes del Urantia lo hacía con más veras. Los videos dan fe.

En mi caso el sexo implica cariño. No puedo hacer la pasión, hago el amor, y lo digo en serio. Así que el ritual tenía todos los ingredientes necesarios para ser debidamente respetados. Ahora cumplo dos años sin ser parte del ritual y no me preocupa del todo. Lo tengo claro, si no hay amor es mejor que no haya sexo.

martes, 19 de marzo de 2013

estado: zen

En la misma medida que mi espacio físico ha disminuido mi espacio mental se ha ampliado. Es cuestión de equilibrio. Cada vez estoy más tranquilo, imagino que el aislamiento es bueno para el alma (o de lo contrario que hable el Dalai) y poco a poco veo sus consecuencias. En mi apartamento sólo tengo una de las plantas de las siete que antes cuidaba, ahora están todas en casa de mi madre y mi hija me ayuda a cuidarlas. Me queda el zingonio que es de largo aliento.

La diosa kali percibió mi tranquilidad -¿estás bien?, preguntó- le respondí la verdad escrita en el párrafo anterior -se te nota que estás zen, estás más tranquilo que de costumbre-. Yo intuía que ella pasaba por un momento difícil, no sé porqué la siento tan cercana e incluso la comprendo. El caso es más complejo, está desesperada, lleva casi dos meses casada y su marido no hace el amor con ella hace un año, ahora se siente gorda (aunque la verdad es que está más buena que el pan), las terapias de pareja no han ayudado. Yo no dejaba de mirar sus labios. La vida es extraña y fascinante.

Velas de todos los colores, muchas velas de todos los colores.

lunes, 11 de marzo de 2013

cosas de mujeres, cosas de amigas decoloradas

Mientras almorzábamos en un detestable restaurante de comidas rápidas, y nos confesábamos nuestras mutuas decepciones en las relaciones de pareja, la diosa kali me recordó que soy un hombre soltero, y que por lo mismo puedo disfrutar de las mieles del no-compromiso. En seguida comenzó a enumerar las candidatas en cuestión.

A la lolita intergaláctica la descartó sin pensarlo dos veces, de la misma manera que lo hizo la primera vez que le conté de su existencia. Imagino que ha de tener razón, ¿para que quiere un hombre soltero por encima de los cuarenta intimar con una belleza de 21 años que te coquetea mientras bebe su martini con tus gafas puestas porque le gusta que le diga que parece estrella porno?

A la actriz que me nutre la descartó porque tiene una relación de nueve años con un novio que ya no se acuesta con ella, además ella sabe que yo no me relaciono con mujeres comprometidas. Imagino que ha de tener razón ¿para qué quiero intimar con una guapa de 31 años que goza con verme babear cada vez que sacude su busto frente a mi, tan solo por jugar?

Aproveché para decirle que una de sus amigas había tenido el buen tino (en mi opinión) de sonreírme durante su matrimonio (el de la diosa kali, por supuesto). A la diosa le pareció una situación perfecta. Me dijo que la abogada sexy era una mujer estupenda  (con lo que estoy completamente de acuerdo). Cuando le confesé que me había escrito un correo electrónico diciéndome que invadiera cuando quisiera, la diosa abrió los ojos y me dijo que me podría ayudar con la bella damisela. Ella tiene un corazón enorme, dijo (ya lo había notado por su busto generoso), sin embargo, debes saber que tiene un hijo adoptado. Le respondí que había visto las fotografías en facebook. Ella es muy linda, me dijo, aunque tiene poco pelo, se está quedando calva ¿te diste cuenta? y luego se echó a reír. Pero es una mujer divina, dijo mientras tomaba su té helado y miraba en otra dirección dejando ver su perfil perfecto.

Hace unos días me escribió para decirme que debíamos celebrar nuestros cumpleaños, que están a escasos quince días de distancia, seguramente iremos al teatro y luego a cenar. No dudo que será memorable, al igual que en el detestable restaurante de comidas rápidas, del que solo recuerdo su mirada, su lunar, las pecas en sus senos y sus mano portando el  anillo de matrimonio que literalmente se decoloró.

domingo, 3 de marzo de 2013

jung y la pailas del infierno

Por éstos días la sincronía es total. Lecturas, películas y pensamientos llevan a lo mismo. Es curioso ver cómo la imaginación tiene ciertos elementos llenos de un magnetismo que atraen lo que debe ser, otra cosa es que no sean totalmente de mi agrado. Confieso que me hallo en mi salsa, buscando salidas a un dédalo que yo mismo diseñé, en algún momento, aunque por ahora el tiempo-espacio no tiene mayor lugar en mi universo.

Personajes en el sótano o cruzando el desierto son habituales en narraciones de aprendizaje. A la pregunta ¿porqué pasar por ésto? la respuesta es ¿porqué no? Hércules, Moisés y Perseo pasaron por algo similar. El mito como el gran espejo de nuestras acciones nos da respuestas que nos ayudan a pasar de la sombra a la luz, como puentes prístinos.

Sé que éste texto resulta un tanto críptico, pero no puede ser de otra manera. La escritura ilumina los vericuetos de un cerebro que empieza a conectar. Es como unir versos en una canción dejando rodar en el fondo un bucle eterno. Las respuestas van surgiendo poco a poco.

domingo, 24 de febrero de 2013

crear mundos

Se dice que todos vemos el mundo de diferente manera. Los que buscan dinero no ven  campos con árboles, ni casas ni personas, creen ver arrumes de billetes con forma de campos, árboles, casas o personas.   Hay mujeres que ven en cada hombre del que se prendan a su príncipe azul, aunque todos los demás notemos que es un a persona corriente sin caballo blanco, armadura ni doncella en apuros a quién rescatar. Hay personas que creen tener rayos x en sus ojos y ven desnudas a las mujeres guapas que caminan por la calle... incluso las que no son tan guapas. Esa forma particular de ver el mundo nos determina.

La pregunta es si la razón es fisiológica o psicológica. Los daltónicos ven el mundo de diferente color porque  sus ojos lo codifican de diferente manera. He conocido a destacados diseñadores o realizadores de televisión que sobresalen por esa razón, sin embargo, ellos no están inventando nada. Los artistas y los esquizofrénicos crean mundos, los unos los convierten en algo importante compartido con los demás y los otros en problemas para ellos y el resto del planeta. Los autistas viven en mundos aislados en los que nadie mas que ellos pueden entrar, no pueden salir voluntariamente.

En mi opinión el cerebro proyecta nuestro entorno. Algo por el estilo a The Matrix pero sin antagonistas de por medio, nada de perversos agentes que nos quieran liquidar. En conclusión, vivimos en nuestros pensamientos,  y eso determina nuestra vida. Hace tiempo que tomamos la píldora roja.

miércoles, 13 de febrero de 2013

con los dientes

El día de su boda, la diosa kali me mostró la liga antes de que se pusiera el traje de novia, -¿te la vas a ganar, verdad? así me la arrancas con los dientes- dijo. El comentario, un poco salido de tono, no tuvo réplica por parte de su madre ni de su tía. Estaba nerviosa, como es normal en un evento de ese calibre. Me confesó que llevaba dos días sin ver al novio pues habían tenido una discusión por un cambio de planes a última hora. Yo fui el único hombre que tuvo acceso a la novia antes del matrimonio. Durante tres horas hicimos chistes y charlamos como si estuviésemos en la cafetería de siempre luego de alguna clase.Grabé en video todo lo que hacía. Cuando todo terminó y me dirigí a ella para despedirme, me premió diciendo que yo era un hombre con mucho sabor. Se había tomado unos whiskys de más.

Durante las dos semanas siguientes se borró del mapa. La luna de miel y todo aquello, pensé. Me llamó la atención que canceló su cuenta de facebook, eso no era normal. Tampoco fue a la primera semana de clases. Sin embargo no la llamé, no quería ser imprudente.

El lunes nos vimos, nos abrazamos varias veces por el gusto de vernos. Estoy a punto de divorciarme, todo va mal, me dijo. Sentí pena por ella, por sus ilusiones rotas. El día de su boda no participé en el concurso de la liga, soy muy tímido para eso. El calvo que la ganó estaba muy borracho y no debe tener la menor idea de dónde está la prenda que ella me sugirió arrancarle con los dientes.

martes, 29 de enero de 2013

las sonrisas perdidas

Recuerdo que a mis 17 años un profesor del colegio (que sin duda me apreciaba) se burlaba de mi sonrisa constante. Me decía pepsodent, como la marca de crema dental y los compañeros del curso reían, por fortuna nunca hicieron sorna del asunto. Eran los días de las sonrisas gratuitas, espontáneas, fortuitas, que contrastaban con mi eterno ceño fruncido. Las secretarias de mi padre pensaban que yo era malgeniado, y la verdad era que me molestaba mucho ser confundido con una niña (por mi rostro angelical, obviamente). Ellas no sabían aquello de mirada de águila, pecho de paloma y culo de pato. Muy inglés, por cierto.

Con el tiempo dejé de sonreír un poco. Me encerré en mi caparazón para intentar defenderme de las balas perdidas. Sin embargo no era extraño escuchar decir que mi sonrisa me iluminaba (como a cualquiera). El punto es que no había muchas razones para hacerlo. Esa es la razón por la que las mujeres con sentido del humor se llevan mi atención.

El sábado asistí a la boda de la diosa kali. Decidí regalarle un video de la ocasión. Noté que a la voz de ¡fotografía! todos sacaban su mejor sonrisa, y parecían muy felices. Yo, por el contrario , no puedo fingirlas, salí malencarado a pesar de estar rodeado de bellezas solteras (una de las cuales lanzó el anzuelo que piqué de inmediato).

De momento mis mejores sonrisas se las lleva mi hija, que tiene la fórmula para derretir todas las caparazones que me he encargado de esculpir con detalle a lo largo de mi vida. Y debo admitir que estoy volviendo a la forma que tenía a mis dulces 17, las sonrisas pepsodent van fluyendo con mi total anuencia.

domingo, 20 de enero de 2013

tres meses de cambio de tercio

Confieso que llevo tres meses visitando a la actriz que me nutre en su club de nutrición. Aparte del hecho de que ella me atrae, hay un valor agregado y es que siempre tomo allí el batido recomendado por Messi, lo que sin duda me ha hecho bien.

El coqueteo entre los dos ha evolucionado de una manera curiosa, por decir lo menos. Hace más de un mes la invité a salir y ella estuvo encantada. Según mis conocimientos de proxémica ella está interesada en mi, el movimiento de su mirada no deja lugar a dudas. Sin embargo, había algo que no acababa de cerrar dentro de mis estrategias de seducción (porque son de seducción). Esa noche ella me develó el misterio: -Tengo novio hace nueve años... pero no quiero hablar de eso.- El resto de la noche pasó entre conversaciones mezcladas de esoterismo, trabajo, relaciones y sexo en triple sentido.

Es momento de una inferencia, ¿porqué no había visto al novio luego de un par de meses de visitarla tres o cuatro veces a la semana? Evidentemente el caballero en cuestión no es una invención de la bella actriz que me nutre. El paso del tiempo ha hecho mella en la relación, y he aquí el punto clave para solucionar el acertijo: ya no tienen sexo. Ella no es capaz de romper el vínculo, y por lo visto él tampoco. Así que parecen una pareja disfuncional a pesar de que no conviven. Ella es independiente, él vive con la familia.

Y llego yo en ese momento, justamente, por la gracia de los dioses (y para que ellos rían a carcajadas). El caso es: el destino lleva a un hombre separado a interesarse por una mujer comprometida que quiere ser querida. O también: el destino lleva a una mujer atractiva y con una fuerte pulsión sexual a encontrarse con un hombre separado que le atrae (y lo hace notar) pero no logra dejar a su ex-compañero sexual.

La experiencia me indica que siempre estaré dispuesto a meterme en problemas por el cariño hacia una mujer, pero ahora no soy un niño. ¿Qué debería hacer?

lunes, 14 de enero de 2013

vida amorfa en metros cuadrados

Terminé viviendo con mi primera novia por solidaridad. Al final creo que fue un error del amor porque las consecuencias no han sido las mejores para mi, aunque ella se empalaga dejando mi mala reputación en el peor de los lugares. El destino quiso que llegáramos a un apartamento de 140 metros cuadrados, que no es un espacio nada despreciable para dos personas. Ventanas de techo a piso por el occidente que permitían ver bellos atardeceres, y ventanas por el oriente que permitían al sol despertarnos tibiamente. El techo estaba por encima de los tres metros, rondaba los cuatro. Allí viví en renta durante cuatro años, durante un tiempo con ella y una bella perra husky y luego con mi segunda y varios gatos.

Luego me fui a vivir con mi segunda novia a un piso catorce. Eran 80 metros cuadrados, pero eran propios. Al comienzo sentía que me aplastaba porque el techo "apenas" estaba a dos metros con diez centímetros del piso. Las ventanas daban únicamente al occidente, regalándonos unos atardeceres apoteósicos. En las mañanas era un poco frío porque no entraba el sol y al estar cerca de la montaña el viento hacía rugir su presencia. Allí concebimos a nuestra hija. Ahora estamos separados. Los gatos los tuvimos que dejar.

Luego de vender el apartamento del piso catorce y dividir por mitades lo que nos dieron por él, he logrado meter la cabeza en un sencillo lugar de 29 metros cuadrados. Sí, regalé todo lo que sobraba, que era casi todo, tan solo mi estudio (léase guitarras, piano y demás juguetes) han sobrevivido a la debacle de la reducción de espacio.Ya no hay espacio para novia, ni para perros o gatos. Pero si para mi hija que cada vez que va abre la nevera en busca de gelatina.

Sin embargo, no me estoy quejando. A pesar de que todo el tiempo estoy chocando con todo por la falta de espacio, me he dado cuenta que la incomodidad me hace mejor persona, entiendo mejor a los demás, me obligo a ser más creativo. Ahora vengo a entender que para poder convivir con alguien es mejor convivir con uno mismo primero. La soledad puede hacer que desvíes la ruta. No quiere decir que no vaya a buscar algo más amplio, necesito un lugar con una habitación para mi hija, así cuando venga tendrá algo más que gelatina.

jueves, 3 de enero de 2013

de regreso al final

Luego de seis semanas de estar alejado de mi espejo, cámara, grabadora, que lleva por nombre mi blog (aunque ese no sea el nombre), regreso con una vida algo diferente, en una casa diferente, con diferentes mujeres y un porvenir diferente... pero grato.

El moscardón fue, por un corto tiempo, una oruga que volvió a su capullo con la firme intención de salir hecho una mariposa. No fue así. Sin embargo, ha tenido tiempo de lamerse y curarse las heridas, e incluso de lustrarse sus alas y descansar la voz para seguir zumbando.

Ya que pasó la noche oscura, intentará convertirse en un mejor ser (humano o lo que sea) antes del 18 de marzo. ¿La razón?. La alineación de los planetas. ¿Y eso qué tiene que ver? No lo sabe. Es mejor así.

¿El trabajo? Estable, pero quiere más dinero. ¿La salud? Estable, pero quiere más músculo. ¿El amor? Infinito en los ojos de su hija. ¿El sexo? Oculto, pero está convencido que romperá la maldición de dos años que lo ha tenido alejado de los gratos aromas de las damiselas en noches de luna llena (bueno, no importa que no haya luna, pero es más cinematográfico de esa manera, ¿no lo creen?). ¿La vocación? Pugnando por volver al camino, de cualquier manera la soledad ayuda en la tarea, ya veremos si hay la disciplina.

Y bien, estoy de regreso al final, al punto donde quedó todo en punta, pendiente, por hacer.