miércoles, 13 de febrero de 2013

con los dientes

El día de su boda, la diosa kali me mostró la liga antes de que se pusiera el traje de novia, -¿te la vas a ganar, verdad? así me la arrancas con los dientes- dijo. El comentario, un poco salido de tono, no tuvo réplica por parte de su madre ni de su tía. Estaba nerviosa, como es normal en un evento de ese calibre. Me confesó que llevaba dos días sin ver al novio pues habían tenido una discusión por un cambio de planes a última hora. Yo fui el único hombre que tuvo acceso a la novia antes del matrimonio. Durante tres horas hicimos chistes y charlamos como si estuviésemos en la cafetería de siempre luego de alguna clase.Grabé en video todo lo que hacía. Cuando todo terminó y me dirigí a ella para despedirme, me premió diciendo que yo era un hombre con mucho sabor. Se había tomado unos whiskys de más.

Durante las dos semanas siguientes se borró del mapa. La luna de miel y todo aquello, pensé. Me llamó la atención que canceló su cuenta de facebook, eso no era normal. Tampoco fue a la primera semana de clases. Sin embargo no la llamé, no quería ser imprudente.

El lunes nos vimos, nos abrazamos varias veces por el gusto de vernos. Estoy a punto de divorciarme, todo va mal, me dijo. Sentí pena por ella, por sus ilusiones rotas. El día de su boda no participé en el concurso de la liga, soy muy tímido para eso. El calvo que la ganó estaba muy borracho y no debe tener la menor idea de dónde está la prenda que ella me sugirió arrancarle con los dientes.

1 comentario:

Gabriel Cruz dijo...

Auch en efecto pobre por ella, y que tal situación de separación se diera en tan poco tiempo, mala onda por ello :(