domingo, 3 de marzo de 2013

jung y la pailas del infierno

Por éstos días la sincronía es total. Lecturas, películas y pensamientos llevan a lo mismo. Es curioso ver cómo la imaginación tiene ciertos elementos llenos de un magnetismo que atraen lo que debe ser, otra cosa es que no sean totalmente de mi agrado. Confieso que me hallo en mi salsa, buscando salidas a un dédalo que yo mismo diseñé, en algún momento, aunque por ahora el tiempo-espacio no tiene mayor lugar en mi universo.

Personajes en el sótano o cruzando el desierto son habituales en narraciones de aprendizaje. A la pregunta ¿porqué pasar por ésto? la respuesta es ¿porqué no? Hércules, Moisés y Perseo pasaron por algo similar. El mito como el gran espejo de nuestras acciones nos da respuestas que nos ayudan a pasar de la sombra a la luz, como puentes prístinos.

Sé que éste texto resulta un tanto críptico, pero no puede ser de otra manera. La escritura ilumina los vericuetos de un cerebro que empieza a conectar. Es como unir versos en una canción dejando rodar en el fondo un bucle eterno. Las respuestas van surgiendo poco a poco.

No hay comentarios: