sábado, 20 de julio de 2013

y las nubes rojas


Fue el amanecer del 25 de julio de 2009, desde mi ventana, ahora lo veo como un sueño que pasó. Los amaneceres rojizos son atractivos para mi, recuerdo uno similar en los días de mi adolescencia, abrazado por la luz me sentía en otro mundo. Sin embargo ese día la tierra tembló.

Nunca hubiese imaginado que dos años después mi vida sería tan diferente. Mucho menos cuatro años después cuando es aun más diferente que en 2011. Ese 25 de julio la tierra no tembló, pero el cataclismo estaba próximo. Ahora todo lo importante va cayendo en su lugar, como un nuevo universo luego del big bang.

Nadie puede quitarme lo bailado.

No hay comentarios: