lunes, 30 de septiembre de 2013

no, no es el momento

Ya he tomado la decisión, no era difícil de imaginar. Lo conveniente es darle tiempo al tiempo y dejar que la magia haga lo suyo. Tal vez sea un idiota romántico pero lo prefiero así. Ahora está pasando por un momento difícil y la acompaño hasta donde puedo y me permite (que las diosas tienen orgullo olímpico). Corro el riesgo de terminar siendo el amigo que posiblemente en algunos años se haya esfumado lentamente de su vida. Los riesgos hay que tomarlos, es más fácil alimentar una amistad que un corazón roto por la premura de una decisión.

jueves, 26 de septiembre de 2013

la torpeza de los adolescentes

Antes de tomar un par de copas de vino la diosa kali suelta la frase, me siento desilusionada y con rabia, me voy a separar de mi marido, yo no supe qué decir. Luego arremetió con vine para ver qué pasa ésta noche, a ver si alguien hace algo, quedé atónito. Aparte de la sorpresa, el licor me volvió más estúpido de lo habitual y sufrí la torpeza de los adolescentes, el carisma me abandonó en el momento menos indicado.

Luego nos reímos como siempre que estamos juntos, hablando con desfachatez pornográfica, le envié mensajes en el código tácito de siempre y creo que ella hizo lo mismo. Confieso que es hora de dejar a un lado el supuesto y hacernos explícitos. No me atrevo a dar el primer paso por temor a equivocarme, aunque intuyo que ella lo espera. ¿Pero si mi intuición está igual de desorientada que mi carisma? Lo dicho, la torpeza de los adolescentes pasa factura.

Luego vimos una película aburrida y antes de tomar su taxi me confesó que su marido casi nunca está en casa, apenas dos días a la semana. Velas blancas, muchas velas blancas.

sábado, 14 de septiembre de 2013

los rituales candentes

Dicen que toma 21 días establecer un hábito, otros aseguran que son 40, como si fuésemos Jesús en el desierto charlando con los demonios. Lo cierto es que en ocasiones, sin percatarnos, creamos hábitos negativos que son el ritual de lo habitual (como dirían los Jane´s addiction). Por suerte pasa lo mismo con los buenos, la eterna lucha de los contrarios que se necesitan.

Despertar, agradecer el día y sus posibilidades, pensar en R, mirar su fotografía y saludarla como si estuviera a mi lado, enviarle un mensaje de texto a su madre para pedirle que le de muchos besos de buenos días de mi parte, tomar té para despertar, cuidar de las plantas mientras escucho un disco de cánticos y suelto la garganta de a poco, tender la cama, desayunar avena y granola, en ocasiones meditar un poco. Ese es mi ritual de comienzo del día desde hace un tiempo. Definitivamente es un hábito tan agradable como charlar con los demonios en el desierto candente que ya he dejado atrás.





viernes, 6 de septiembre de 2013

mensajes en botellas que no llegan al mar

Tomé el libro con la intención de revisar los datos de publicación, ustedes saben, las citas que se deben adjuntar en los ensayos para parecer informado, culto y en la movida. Ese libro fue uno de nuestros favoritos en algún momento. Al levantar la portada flotó un papelito con una anotación:

"Somos mucho de lo 
que vivimos y de las
personas que nos
rodean... pensé mucho en ti!
d."

Quedé paralizado y conmovido, el tiempo tiene su manera de hacernos jugadas extrañas y hermosas. Ya no convivimos. Ella es la madre de nuestra hija. Es curioso que durante el último año y medio, tiempo durante el cual he manipulado el libro con asiduidad, el pequeño papel no se haya decidido a saltar desde el desfiladero de la solapa a la página de respeto con mi tradicional ex-libris.

Al día siguiente comenzamos otra terapia de pareja, no con la intención de volver sino con el deseo de comunicarnos mejor por el bien R, pero como si fuéramos soldaditos de plomo en un campo de batalla que seguía en la misma posición de la última vez que jugamos, nos pusimos en guardia y los disparos comenzaron a sonar. El papelito del libro estaba bien resguardado pero de seguro sus letras ardían.