sábado, 14 de septiembre de 2013

los rituales candentes

Dicen que toma 21 días establecer un hábito, otros aseguran que son 40, como si fuésemos Jesús en el desierto charlando con los demonios. Lo cierto es que en ocasiones, sin percatarnos, creamos hábitos negativos que son el ritual de lo habitual (como dirían los Jane´s addiction). Por suerte pasa lo mismo con los buenos, la eterna lucha de los contrarios que se necesitan.

Despertar, agradecer el día y sus posibilidades, pensar en R, mirar su fotografía y saludarla como si estuviera a mi lado, enviarle un mensaje de texto a su madre para pedirle que le de muchos besos de buenos días de mi parte, tomar té para despertar, cuidar de las plantas mientras escucho un disco de cánticos y suelto la garganta de a poco, tender la cama, desayunar avena y granola, en ocasiones meditar un poco. Ese es mi ritual de comienzo del día desde hace un tiempo. Definitivamente es un hábito tan agradable como charlar con los demonios en el desierto candente que ya he dejado atrás.





1 comentario:

kika dijo...

¿21 días? voy a practicar entonces eso de instaurar nuevos hábitos porque pareció genial tu forma de comenzar el día. Yo hago todo a las carreras y vuelo a la oficina, me levanto a las 6 a.m y paro al desayuno recién como a las 10.00.

Saludos!