jueves, 19 de diciembre de 2013

finales de momento

La sensación del circulo al cerrarse es clara, hay cierta rareza en el ambiente que bien vista se puede tomar como una ventana de libertad. Finaliza el año, y con él la maestría que ocupó dos años de mi vida. Ahora se siente un vacío enriquecedor fruto de la impresión que la experiencia dejó. El temporal fue temporal, por fortuna las tempestades limpian y dejan lo esencial. Me sorprendo al decir que me siento mejor, con bríos renovados a pesar de las ojeras malva (que no malvadas ojeras).

El vientecillo de la libertad levanta copetes y arruina flequillos. Lo mismo sucede en la cama luego de la faena del baile horizontal, con el maquillaje corrido por el sudor y las miradas perdidas en el techo. Hay que hacer memoria, hace tiempo de aquello. ¿Y ahora qué? El resto de lo que resta es seguir adelante.