miércoles, 17 de diciembre de 2014

lolitas, ginebras y martinis

Tenía un día largo, tanto que llegaba hasta la noche. A la media tarde mi teléfono inerte sonó y vibró cual dildo con batería nueva. Ella es así, llama cuando menos te lo esperas, generalmente es inoportuna, pero aun así contesto.

- ¿Nos vemos a las cinco?
- ¿Porqué tanta prisa?
- Quiero verte.

Ante eso no me pude negar.Le advertí que a las siete de la noche debía estar en un estudio adelantando otro trabajo. No le importó, por el contrario, me ofreció su compañía. A la diosa kali no le hizo mucha gracia, aunque debía irse pronto pues tenía pico y placa y podía terminar en su casa el trabajo que estábamos adelantando.

Cuando la vi a las 6.30 la lolita intergaláctica llevaba tres ginebras encima. Lucía encantadora, pues bella es. Le dije que no podía llegar ebria al estudio adonde iríamos, así que fuimos a comer algo con suficiente grasa para cortar un poco el efecto del jengibre etílico, pizza fue su elección. Venía de estar con su novio que no consiguió hacerla entrar a la fiesta de la agencia de publicidad donde trabaja. Mientras caminábamos un par de cuadras hacia el estudio me confesó que la pasaba muy bien conmigo y que le gustaría estar soltera para poder disfrutar más ratos de libertad. Le mentí diciéndole que conmigo estaba a salvo y que aún se notaba su borrachera, hizo cara de preocupación, pero la desestimó cuando le dije que la hacía ver muy sexy. Estuvo una hora conmigo en el estudio y se fue a una fiesta.

Esa es mi historia con la lolita intergaláctica, siempre que nos vemos toma algunos martinis, hablamos explícitamente de sexo y desaparece. Yo lo tengo claro, es deseo pero nada más, si tuviéramos algo se rompería el encanto... pero de madera no soy.

viernes, 21 de noviembre de 2014

sobre ruedas

Nunca he comprado un televisor ni un automóvil. No me llaman la atención. Hay carros con estilo, pero en una ciudad como la mía lo pierden apenas tocan el pavimento. No me imagino un jaguar X6 color verde jade aburrido como una ostra británica en medio del embotellamiento cotidiano. Además está el asunto de la contaminación y de verse igual que los demás. En mi infancia supe que los autos de lujo que tenía papá eran una soberana tontería.

Tengo una motocicleta que rinde honor a la cultura mod, pero no es lambretta ni vespa, es una sencilla versión china con el nombre de una diosa en una obra de Shakespeare como marca, eso para mi tiene más estilo. Está claro que me gusta el bajo perfil. La diosa kali en una ocasión me halagó (¿?) diciendo que tengo estilo europeo. Para mi es suficiente. Nunca me afectan los embotellamientos ni contamino tanto como uno de esos compactos aburridos. Además es tan divertido como imagino que lo deben ser los videojuegos, debo esquivar baches, huecos y alcantarillas sin tapa además de los conductores salvajes como la gente de mi país cada vez que debo llegar a mi destino. La concentración se agudiza, al igual que los reflejos.

Sin embargo hace un par de meses que viajo en bicicleta porque estoy cerca de todo, no contamino, hago ejercicio y puedo llevar a mi hija al jardín infantil en una silla adaptada para ella. De alguna manera ha sido mágico (si hablamos de una ciudad como Bogotá). Las mujeres al ver que paseo con mi hija hacen gestos de aprobación y ternura. A algunos hombres les llama la atención, se preguntarán porqué lo hago, a mi me gusta pensar que piensan porqué no lo han hecho. La nena lo disfruta, aunque no es novedad para ella, la paseo en bici (y también en moto) desde que tenía ocho meses... no le digan a la mamá.

Ya veremos como pinta la vida, pero de momento sigo sin intenciones de comprar un televisor o un automóvil

martes, 11 de noviembre de 2014

mundo minúsculo

Es común creer que el mundo es lo que vemos, cuando vemos. También es común darse a uno mismo más importancia de la que nos otorgan los demás. Podemos pasar la vida recorriendo las mismas calles sin que el mundo se acabe, cuando hay algo porqué caminar. Desde afuera mi mundo es minúsculo, desde adentro es ir al mando de una nave espacial. Claro que no todos lo ven así, hay que entrar para notarlo. Mis sueños se acercan más a la vida tranquila que a la ostentación. Aun así hay derroche y lujo sin que medie medio céntimo. ¿Soñador, idealista o iluso? Creo que hay algo más que ésto, yo lo tengo y lo comparto, pero son pocos los que lo ven y menos aún los que me creen sin haberlo visto. Ahora camino sin compañía pero tengo un motivo para seguir adelante. Sé que no estoy solo.

miércoles, 29 de octubre de 2014

y pasó el eclipse

Hace ya más de tres años de aquel punto de giro en mi vida. No pude estar muerto más que por un par de semanas, no tenía más tiempo. Ya no arrastro mi sombra y aprendí caminar con un montón de puñales clavados en mi espalda. No fue posible encontrar muletas para olvidar, a pesar de haber buscado. Un clavo no saca a otro clavo, esa es la lección. Cupido no dispara flechas, tiene una 3.57 a punto. Aceptar mirarme en los espejos, pasar cuarenta días y cuarenta noches en el infierno. Estar cada vez más convencido de faltar al respeto al dinero. Decidir si es mediocridad o libertad  lo que estoy construyendo. Disfrutar como nunca pensé la paradoja de ser padre. Sentir interés por las mujeres que son madres y solteras a la vez, aunque tengan apenas 21 años... y que no sea necesariamente un asunto sexual.

La vida no cambia, el sol sale a diario incluso en los días de lluvia. Cambio yo, buscando no recalcitrar y retomar ciertas ideas de juventud que aún no se han empañado, pero que poco a poco había olvidado por falta de uso. Las guitarras están desempolvadas, la música arrecia con acordes de granizo en el taller y con los atarbanes de siempre... más de tres años sin publicar material nuevo... coincidencias temporales.

El tiempo me ha fortalecido, ahora la meta es la eficiencia sin dejar de ser decente. La ventaja es que el eclipse ya pasó.

jueves, 23 de octubre de 2014

esperar

Esperar a que la ronda punk de coctéles y absenta se haga realidad el fin de semana
Esperar a que la diosa Kali se anime a aparecer en mi puerta tan solo con un abrigo y me diga tengo calor
Esperar a terminar de componer los veinticinco minutos de música para que la filarmónica los grabe
Esperar a estrenar una canción nueva con los atarbanes
Esperar a que se vaya ésta sensación de vacío eterno
Esperar para que la ansiedad no deje estragos
Esperar una llamada, o un mensaje o algo
Esperar mientras el domingo pasa en silencio
No es cierto, ya no espero mas

domingo, 12 de octubre de 2014

vida de martini

Hace poco la diosa kali, via chat, me preguntaba cómo estaba. Le respondí que mi vida actual era como un martini, agitada. Hasta el momento el año se ha dejado ver con varias pruebas, ante todo para mi paciencia y buen actuar. La mentira, la ira, la mala fe y algunas otras de sus compañeras de clase han intentado llevarme al huerto, intentando seducirme con reacciones similares a sus propuestas. Pero no. Mi estadía en la cueva del monje que intenta ser zen y dejar de ser célibe me ha enseñado a no perder tiempo ni energía en eso. Ahora la verdad muestra su rostro, encargándose de señalar a quien riega mentiras como si de flores se tratara. Entre tanto yo estoy limpio, sembrando los bellos días que vendrán.

domingo, 5 de octubre de 2014

construir

Estoy convencido que se construye a partir de los pensamientos y la emoción que va unida a ellos. Es lo que algunos llaman pasión, concentrar la energía en un deseo. Siempre que se enfoca la energía algo sucede. Sin embargo no siempre es así. Cuando por la calle veo familias como la que pude tener sonrío con algo de melancolía. No me dejo llevar por la tristeza, en silencio les deseo lo mejor y sigo mi camino. Claro que tengo familia, pero funciona diferente. De qué manera la vida le ha enseñado a aquel arrogante  que fui, que juraba que nunca sería padre. A ver si aprendo a pensar para construir.

miércoles, 24 de septiembre de 2014

yo me pregunto

Yo me pregunto cuántas veces he pasado por ésto. El bucle eterno. ¿Eterno? El sabor de la lona pisoteada no me es extraño. Cada vez me levanto más rápido a pesar de haber estado tan próximo al grito de diez con la mano en alto de alguien que mordió mi corazón, haciendo las veces de juez y parte. Ahora las noches se llenan de estrellas fosforescentes pegadas al techo de mi habitación mientras digo convencido: no hay límites. No he dejado de ser un niño ni pienso dejar de serlo.

domingo, 14 de septiembre de 2014

puesta al día

Ha pasado un mes sin que escriba aquí. No es usual que eso suceda, ni pretendo dar final a esta terraza virtual de exposición personal, aunque sea firmada bajo seudónimo. Solo puedo decir que el tiempo se ha comprimido y las tareas y acciones me han agobiado un poco. Debo confesar que he perdido concentración, y me pregunto cuál es la razón del porqué.

Algunas semillas que he ido sembrando durante los últimos tres años han crecido y están próximas a dar frutos, así que he estado atento a que todo salga lo mejor posible. Por otro lado mis labores como profesor están desbordadas en dos aspectos. En primer lugar he adelantado mucho trabajo interesante y está próximo el resultado final, labor que exige estar muy pendiente. Y en segundo lugar una de mis estudiantes está rompiendo el circulo de la relación maestro-alumna. Hemos salido a comer un par de veces y cada noche hay comunicación vía whatsapp.

Lo sé. He sido precavido y respetuoso, pero el asunto desborda. Ella es una chica rocanrol en todo el sentido de la palabra. Desde la actitud a la forma de vestir, aunque he notado que guarda compostura e incluso cierto recato y complicidad cuando estamos en la universidad. El tema principal de conversación son nuestros hijos (tiene un niño de 9 meses) y la mala relación que tenemos con nuestras respectivas ex-parejas. Hasta ahí no hay nada extraño. Ya veremos qué sucede cuando vuelva a mi casa para preparar algunos cócteles con ginebra que prometió preparar.

sábado, 16 de agosto de 2014

arrogancia británica

El terapeuta me preguntó si tenía personajes con los cuales me pudiera identificar. Lo primero que apareció en mi mente fue San Jorge, acompañado del dragón, por supuesto. Aunque luego pensé que sería más sensato ser un monje budista. La referencia inglesa viene de mi infancia, cuando estudié en un colegio británico que en su escudo tenía al al draco vencido por el valiente y solitario caballero andante.



¿Eso indicaría que la mujer a la que rescata San Jorge es su ex? preguntó. No, ella es el caballo, mi hija es quien será rescatada. Él no pudo contener la risa ante el sarcasmo de mi respuesta. Ser flemático y arrogante son características que forman parte de mi personalidad. No puedo negar que encuentro gracia en los dos adjetivos aunque no sean del todo virtuosos. Mi nombre viene del alemán y significa jefe ¿acaso se puede alguien sorprender por la justeza de la naturaleza? No se equivoquen, a pesar de la evidencia también me hago del lado de la humildad, espero que sepan entender mi pesado sentido del humor.

Hay un par de canciones que expresan mucho mejor lo que quiero decir, los autores son ingleses, por supuesto, y se hacen llamar Reina. Tiene sentido. Para comenzar vamos con la nobleza y justicia que vienen del corazón de quienes se saben príncipes del universo.


Y para terminar vamos con la arrogancia encantadora de los villanos británicos, gritando a todo dar que son los elegidos, los dioses del reino que vendrá.



domingo, 3 de agosto de 2014

resonancias de amores platónicos

A pesar de usar seudónimo todo lo que escribo en éste blog es verdad. No tiene sentido mentir si usas una máscara para poder expresarte como quieras. Cuando escribo acerca de las mujeres que  me atraen lo hago honestamente, sin querer alardear en absoluto. Nada ha pasado en mi vida sentimental en los últimos tres años. En lugar de atravesarme en caminos diferentes al mío he forjado amistades. Cuando me han permitido atravesarme en caminos diferentes al mío la vida se ha encargado de mantenerme a distancia y al final he forjado amistades. Un par de encuentros furtivos me han conmovido pues me han dicho que les gustaría casarse conmigo, pero sabemos que no somos el uno para el otro. He llegado incluso a dejar de lado la idea de tener una pareja, ya sea estable o efímera. El moscardón hoy en día es diferente al de ayer. Mi hija me ha dado ilusiones y razones para vivir, por ella quiero ser mejor ser humano. El aislamiento me ha llevado a disfrutar de la meditación, a retomar el ejercicio, a cocinar. Poco a poco voy encontrando el equilibrio.

Hace 19 años conocí una mujer muy bella. Ustedes dirán que alardeo porque todas las mujeres de las que escribo las describo como si fueran lo máximo. No voy a mentir, no puedo hacerlo. Son bellas. Nunca he hablado con ella pero sigo su carrera de cantante. En ocasiones voy a verla a sus recitales. Desde hace un par de meses me invita personalmente (al moscardón diesel) vía facebook, lo que me llena de orgullo y a la vez me hace temblar las rodillas. Por supuesto que ella no conoce al moscardón diesel. Ésta semana la seguí en twitter con mi nombre de pila y al día siguiente ella me devolvió el favor, honor que le ha hecho tan solo al 12% de sus seguidores. Sí, me sentí afortunado, como si fuera un adolescente.

Ella también tiene afinidad por el mundo del espíritu, cuestión que le otorga un no se qué rematadamente sexy a mis ojos. Compartió una meditación y decidí seguirla, curiosamente es la que vengo haciendo a diario hace unos tres meses. Revisando su cuenta en youtube he encontrado que leemos y escuchamos lo mismos temas y libros. Eso es todo, parezco una colegiala, pero no me importa. Ella es música, medita y es guapa. Tal vez debí hablarle hace un par de años en uno de sus conciertos cuando se detuvo un momento al pasar a mi lado (yo estaba en la fila, ella iba a camerinos) y nos miramos como cuando se mira a alguien y no recuerdas como se llama.

Los dejo con la meditación en común.






sábado, 12 de julio de 2014

intro-versión

El silencio es una fuente de poder inagotable. Recurro a él con frecuencia y sin ambages. En ocasiones él se acerca a mi, hasta que mi hija me pregunta -¿no quieres hablar?- por supuesto que si quiero hablar, en silencio estoy a gusto pero hablando contigo aun más. Luego llego a casa, que es donde también habita el silencio, no están sus risas más que en mis pensamientos que reverberan por doquier y le dan color a mi vida en aislamiento de monje zen con libido generosa.

Soy introvertido y me gusta. Pero cuesta. Alguna vez un profesor español que estaba de visita en casa de unos amigos me dijo con gracia -eres tan callado que hasta pareces inteligente-. Me gusta escuchar y observar con detalle. A muchos les incomoda mi mirada porque los hace sentir cohibidos. Sin embargo con las mujeres funciona diferente, a ellas no parece disgustarle, asumen que las halago porque pareciera que me fijo en ellas, cada cual piensa lo que le conviene. Con esa mirada tuya, tan fuerte- me dijo alguna vez una actriz. La kika (así me decía la bella pintora que ahora vive en Alemania) te atraviesa con la mirada hasta descifrarte-. Lo importante es poder cerrar los ojos y sentir la presencia de mi hija.

En su libro "El poder de los introvertidos" Susan Cain dice que estudios han demostrado que la piel de los introvertidos es más delgada, razón por la cual sienten con mayor facilidad y reaccionan al estímulo. Da igual si el estudio tiene razón o no, lo cierto es que la sensibilidad es como el fuego, forjando el carácter. Aunque en muchos escenarios parezca extrovertido y dueño de mi vida debo confesar que la verdad es otra.

sábado, 28 de junio de 2014

carrusel ruso

Está bien, lo acepto, veo mujeres como si estuviera en un carrusel. Hace un par de meses veía a las rubias. Ahora veo a las morenas pero no logro detener el tiovivo para ver con claridad y hacer foco. La morena es bella, sensual, camina como venada y mira con ojos amarillos de tigresa... es mi alumna. Había dicho que con alumnas no, lo sé, pero me rindo ante su ternura y deferencia conmigo. Pequeños detalles, miradas, tiempos muertos que pasa a mi lado inventando cualquier excusa. Siempre acepta mis invitaciones. Tiene novio. No entiendo. ¿Alguien entiende? Seguramente nos veremos en las vacaciones para pasear con su sobrino y mi hija.

Ayer abría la caja del té para escoger alguno, como todas las mañanas, cuando noté que uno de los sobres tenía su nombre por marca. Sonreí. Al mediodía, antes de la cita con el terapista, al estacionar mi moto vi que un camión llevaba un anuncio con su nombre por marca... y no era el té. Volví a sonreír para mis adentros diciéndome que sigo siendo un adolescente. Almorzamos juntos. Al subir las escaleras intenté no mirar sus piernas al caminar tras ella, pero me fue imposible no seguir el contoneo de sus caderas. Se quitó su chaqueta exhibiendo unos bellos hombros acaramelados que quiero morder cual jugador de fútbol charrúa. Roces de manos, miradas mantenidas, sonrisas.

Espero que el carrusel no se convierta en ruleta rusa. Quiero hacer lo correcto. Ella despierta mi ternura y también mi lado salvaje. Eso es bueno. No pienso apresurarme, a pesar de todo.

lunes, 23 de junio de 2014

fresias, rosas y galletas

Hace tres años que no vivo con mi hija, la fatídica noche de San Juan en 2011 hizo de las suyas. Mal momento para un día del padre. Terminé abatido y roto, pero me repuse y salí fortalecido. Mi hija está de vacaciones en otra ciudad con su madre, así que no estuve con ella luego de la noche de San Juan éste año. No me afecta, soy padre de toda la vida, no de algunos días al año. En la mañana hablamos por teléfono. Yo solo sonreía al escuchar su media lengua encantadora. Cada vez hablamos más. Siempre le hablo como a una adulta y ella me responde como si fuera el niño que soy.

fresias


Mis padres pasaron a saludarme en la mañana. Mamá madrugó para conseguirme las fresias que me transportan a los cielos compartidos de la abuela que nunca conocí y de mi hija, que de alguna manera prefiguro como su bisabuela en una bella reencarnación, por algo llevan el mismo nombre. Espero que mi madre lo haya entendido, aunque nunca lo diga. Sé que es así.

rosas amarillas


También traían rosas amarillas y una galleta que R me enviaba, según mamá, como regalo. Los tres desayunamos en mi estudio diminuto. Otro día sin mi R.

galleta


sábado, 14 de junio de 2014

triste y patético

Y vuelve la burra al trigo es una expresión coloquial de mi país, al igual que terco como una mula. Ambas implican volver al punto de partida sin que el proceso del intermedio nos haya cambiado en mayor medida. Como sociedad tenemos algunas actividades que satisfacen lo anterior, las elecciones para la presidencia de un país y los mundiales de fútbol. Éste fin de semana en mi país suceden las dos el mismo fin de semana. De las elecciones no pienso hablar. Pero el asunto de mirar partidos de fútbol me parece tan cercano al circo romano que me tienta despotricar un poco al respecto.

Mi ex me criticaba porque me gusta ver conciertos en la pantalla, decía que era una tontería verlos en casa y no vivir la experiencia. Admito que tiene algo de razón, ha de ser algo similar a ver el fútbol en la tele. Sin embargo yo miro los conciertos con la guitarra en una mano y el piano muy cerca para poder tocar con el artista en cuestión, el disfrute es diferente al del espectador pasivo. Incluso si no eres músico lo puedes disfrutar bailando en ropa interior (o sin ella, ventajas que tenía mi ex pero que son fácilmente endosables a rubias morenas o pelirrojas).

No sé si el fútbol es entretenido o no, me tiene sin cuidado. Me parece patético el ritual alrededor del asunto: ponerse una camiseta que nunca va a conocer la gramilla, pintarse la cara, tomar cerveza sentado en un sofá en lugar de usarlo para hacer el amor con una rubia morena o pelirroja mientras pasan un concierto en la tele, dirigir a un equipo cuando ni siquiera puedes dirigir tu vida, gritar como loco en lugar de cantar con la rubia, morena o pelirroja que te mira con cariño, apropiarte de un triunfo del que nunca hiciste parte, o mandar a los gladiadores con los leones porque no fueron los vencedores. En resumen es algo triste y patético de lo que nunca he formado parte. Así que si al otro lado de mi pantalla hay una rubia, morena o pelirroja que quiera ver un concierto en mi sofá encontrará abiertas las puertas de mi casa.

viernes, 6 de junio de 2014

agotado

Para intentar buscar una salida a los eventos difíciles de las últimas semanas decidí inscribirme en un gimnasio para rehacer mi cuerpo, de alguna manera. Aunque el ejercicio físico fue parte de mi vida durante mi adolescencia, pues fui nadador de competencia durante diez años, llevo más de veinte despreocupado, sin ejercitarme.

El entrenador hizo una valoración de mi cuerpo y estado físico. Me dio una dieta y un plan de ejercicios. Sin embargo al finalizar la semana me dijo que me veía agotado, le parecía que no estaba durmiendo bien. Tenía razón, luego de la presión de los malos momentos el cuerpo se resiente y pasa factura, aunque yo pretenda que no.

Estoy agotado emocional y físicamente, pero eso no es un impedimento para continuar con la creación de mi nuevo mundo. En ocasiones el esfuerzo y algo de dolor son necesarios para superar ciertos obstáculos. Determinación no me falta, pero sí algo de energía... pero eso no es motivo de preocupación, energía hay en todas partes.

sábado, 31 de mayo de 2014

puntos de giro

La agitación ha estado presente en mi vida en las últimas tres semanas. En medio de la confusión terminé viajando una semana a un apartado lugar en el Chocó, en los límites con Panamá. Una zona dominada por los paramilitares, donde el desarrollo y la civilidad no son el pan de cada día. La ansiedad intenta dominarme pero no se lo permito. La arremetida de la mentira es algo intolerable.

En mi interior busco tranquilidad pero afuera todo son tormentas que debo capear. Lo hago pensando en mi hija. Vendrán cambios y es mejor estar preparado. Me preparo entonces.

domingo, 11 de mayo de 2014

la dramaturgia en la vida

Según la teoría el conflicto es lo fundamental para el buen funcionamiento de la dramaturgia. Si un personaje no encuentra obstáculos para conseguir sus deseos u objetivos el asunto pierde gracia para el lector o espectador. El personaje en cuestión debe resolver problemas que pongan a prueba su mente, espíritu, cuerpo y creencias. Conviene además que esté en un lugar donde no esté cómodo para que esté obligado a dar con la solución al dédalo que es la vida en el planeta azul, por definición. Las decisiones que tomen se deben reflejar en acciones para que la narración sea entretenida y genere conexiones con quien la escucha.

No se encuentran vidas perfectas. Cada persona del planeta lleva encima algo de dramaturgia. Aunque ahora todo parezca ideal es probable que el pasado no lo haya sido. Algunos han "entrado en el personaje" e intentan descifrarlo, ya sea viviendo desde los sentidos al máximo o activando una vida interior basada en el pensamiento y la reflexión. ¿Existe coherencia entre lo pensado, lo dicho y lo hecho? La respuesta nos da una pista de lo que somos. Si examinamos éste momento en nuestra vida notaremos que es el resultado de nuestras decisiones en otros momentos. ¿Hemos decidido con la mente, con la emoción o con las vísceras? ¿Hemos hecho daño a otras personas por lo decidido? ¿Tenemos claro y somos conscientes de lo decidido?

Si hemos resuelto la pregunta inicial, (motivo del primer conflicto) de la manera justa, es posible que veamos el vaso medio lleno. Las fichas de dominó caen una tras de otra. Para algunos el caer de las fichas va formando un mundo nuevo, para otros los va destruyendo ante sus ojos. El ser humano necesita obstáculos y dificultades para mejorar. El asunto se complica cuando entran en juego los resultados de los demás, afectando tu vida, creando armonía (como en la música)  o caos. No quiero decir que el caos sea negativo, puede ser un motor de cambio que te obliga a reflexionar.

En definitiva opino que no hay que temer a los obstáculos ni a la dramaturgia en la vida.




lunes, 5 de mayo de 2014

los padres de valentina

Valentina tiene unos diez años, una bella mirada y vive con sus padres, que son mis vecinos. El edificio en el que vivimos tiene más desventajas que beneficios a pesar de tener apenas veinte años. La supuesta administradora tiene todo manga por hombro. Los garajes subterráneos son un desastre por el desorden, el agua del tanque de agua se filtra y tiene una desagradable humedad. Las paredes de las escaleras son angostas y pintadas de un terrible azul lechoso, pero eso no es lo peor. Por alguna razón, imagino que causada por la mediocridad en la construcción, todo se oye. El chorrito del vecino del piso de arriba cuando hace pipí y descarga el sanitario; cualquier cosa que caiga en el piso de baldosa; el sonido del agua cuando entran a la ducha, en fin, todo lo que está emparedado.

Los domingos no es extraño despertar a las 6 de la mañana (aunque por lo general despierto  las 5.30) con los gritos que la madre de Valentina le propina a su marido por haber llegado tarde y borracho. Hace año y medio que se repite la misma escena. Imagino que grita con razón, es una mujer trabajadora y responsable, dudo que sea profesional. Por lo general de ahí no pasa, gritos, cantaleta y ya está, sin malas palabras o respuesta por parte del marido ni violencia física.

Ayer la situación cambió. La madre de Valentina estaba salida de sus casillas, acusaba a su marido, en tono enaltecido, de haberse acostado con la perra de Jenny, los demás adjetivos que usó para describirla no fueron tan cordiales. Ésta vez el padre intentó defenderse débilmente. Quince o veinte minutos de altercado. A pesar de que todo se oye a través de las paredes nunca he tenido la oportunidad de vivir la típica escena de película de medio pelo donde se escucha a los vecinos hacer rechinar el colchón y sus jadeos haciendo el amor. No es morbo, prefiero eso que escuchar discusiones.

Siempre que eso pasa pienso en Valentina, en lo que pueda estar pasando por su cabeza. ¿Estará asustada, triste o molesta por no poder dormir? Me recuerda la misma situación cuando yo era niño y lo mal que lo pasaba. Ante esa situación pienso en mi hija y agradezco (a pesar de no estar con ella) que nunca haya visto un espectáculo así por parte de sus padres. Será, espero, la única ventaja de no despertar junto a ella cada día.

sábado, 26 de abril de 2014

semana salvaje

Hay momentos en los que me dejo llevar por los compromisos escritos en mi agenda. Voy y vengo como un autómata. El tiempo pasa, el cansancio aumenta, los ojos se cierran cuando me detengo. Es en ese momento cuando me convierto en el blanco de un campo de tiro atestado con personajes que sin parecerse ni por asomo a cupido me lanzan flechas certeras. Me despierto apremiado, con un ligero dolor en la emoción. Escucho la risa de mi hija y sonrío. Hay que seguir caminando.

domingo, 20 de abril de 2014

romanti-sismo

Fui al teatro a ver a lady siansun. El aforo estaba colmado. Nuevamente era el único imbécil que iba solo. Algunos días atrás había chateado con ella vía facebook (pues aun no tengo su número telefónico) avisándole que asistiría a su obra, ella respondió que le había hecho feliz el día. Durante la actuación mantuvo su mirada verde atravesándome intencionalmente en un par de ocasiones. No supe qué hacer pero intenté mantenerme calmado... o parecerlo. Al terminar salí, no nos vimos ni hablamos por un segundo.

Es posible que haya alguna historia con ella. Por lo general mi romanticismo termina convertido en un sismo romántico pues tiendo a ser idealista... y si, mis relaciones han sido largas. En ésta ocasión voy a cambiar la forma de encarar la situación. No voy a entablar una relación (en caso de que haya esa posibilidad) para conocer a mi pareja, ahora voy a conocer a la posible pareja para luego decidir saltar del acantilado.

La atracción sexual es salvaje, soy como un pequeño imán que terminará pegado de la puerta de la nevera. Pero no me puedo obnubilar por más que ella tenga la elasticidad de una gimnasta, o se peine con trenzas, o su escote me haga estrellar de frente con la lona. No, por el momento es una extraña que me gusta, me atrae y que sabe dominar la situación... así que comienzo con desventaja, no es buena señal.

En la conversación de facebook acordamos vernos durante la semana para ver una película donde actúa y tomar un café, espero recordar todo lo escrito.

domingo, 13 de abril de 2014

borrando el ego

A pesar de todo estamos mejor que antes, de eso no cabe duda. El presente es el mejor momento que ha vivido la humanidad ¿o prefieren regresar a la edad media? Incluso no conviene regresar ni tan siquiera a los primeros años del siglo XX, como bien dice Vargas Llosa. Estamos viviendo un cambio radical, el pensamiento y la sociedad están más conectadas que nunca a nivel global, sin importar el idioma o incluso el culto. El planeta se sacude, en lo que va de 2014 el número de terremotos y sismos en américa es intimidante. El asunto es conseguir estar despierto para notar el cambio.

Estoy de acuerdo con los que dicen que es momento de reducir el ego para conseguir la anhelada comunión del ser humano. El sistema económico ha aplastado al libre albedrío, y la unión es el camino de regreso para equilibrar la balanza. Es momento de cambios y lunas rojas, y latinoamérica es un lugar clave para conseguir lo deseado. Tenemos la suerte de estar aquí en el momento justo. Conviene observar, pensar, hablar y actuar de manera coherente buscando el bienestar de todos.

sábado, 5 de abril de 2014

con la nariz en la lona

Aunque tenía planeado ir a verla actuar el miércoles no lo hice. Al día siguiente la encontré por coincidencia en la universidad. Le dije que no había asistido porque el oráculo de internet decía que todo comenzaba el viernes. Me aseguró que esa noche había función a las 8 en punto y me pidió que fuera a verla mientras tocaba mi brazo y con una mirada verde me atravesaba. Cuando salió una de mis alumnas me confirmó que esa mirada indicaba algo más.
Lady Siansun
Llegué a las siete con la intención de comer algo antes de entrar. Mientras merodeaba por el restaurante en busca de una mesa la volví a encontrar, charlaba con unas amigas, me saludó cariñosamente y tomó mi mano mientras una de sus acompañantes me dio a entender que me esfumara. La guapa agradeció que fuera a verla y preguntó porqué estaba allí tan temprano, balbuceé. Soltó mi mano y fui a buscar una mesa donde comí solo mientras observaba que era el único con tres sillas vacías alrededor -cuestión de estilo- me respondí.

Dejé la mesa y di una vuelta por el lugar, agradable, kitsch y lleno de snobs. Alguien gritó mi nombre, por desagracia no era ella sino uno de mis alumnos que también venía a ver la obra acompañado por otro de mis alumnos. Charlamos mientras llegaba el momento. Ella salió a charlar con nosotros en un par de ocasiones, las dos veces me tomó del brazo y descansaba su cabeza y rubia cabellera en mi hombro. Yo estaba con las narices en la lona, a merced. La obra fue estupenda, y ella también, aunque luego me dijo que había sido una mala función.

Hoy volveré a merodear por el lugar.

martes, 1 de abril de 2014

es el turno de las rubias

En mi vida las rubias no han tenido mayor preponderancia. Lo más cercano ha sido un par de castañas, pero poco de ojos azules o verdes con pieles blancas y dorados cabellos. Por éstos días los encuentros con éstas representantes se han repetido misteriosamente, semana a semana. Coqueteo, acercamientos, risas, el dulce momento del galanteo, pero sin resultados a la vista, pareciera que estoy perdiendo el toque otrora mágico.

La filóloga de la semana pasada terminó descartándome. Me gustó esa pequeña parálisis que tenía en la comisura izquierda de su boca. Intelectual sin duda, intentaba resolver todo concepto que tuviese delante a partir de la razón. Su juego de palabras era brillante. Me llamó la atención que a pesar de todo tenía momentos de descuido, como cuando se tomó mi mocachino sin notar que yo atacaba su latte. Tonterías. No creo que la vuelva a ver.

La actriz estaba charlando con unos de mis estudiantes, los invitaba a ir a su obra de  teatro donde prometía abrazarlos al final de la función. Yo interrumpí diciendo que sin duda iría por el abrazo.Mi hija revoloteaba alrededor de la bicicleta donde reposaba un cuerpo estupendo. Dijo que se parecía a mí. La volví a encontrar en el edificio, donde le tomé del pelo y le prometí que el miércoles estaría en su obra. Ella se dejó llevar por mis bromas y sonrió. El miércoles estaré allí.

Al final de la semana iré con una de mis ex-estudiantes a ver una obra mía interpretada por un cuarteto de cuerdas. Nunca hemos tenido nada pero nos tenemos ganas. Ojos verdes, pelo alborotado, estupenda lectora y chef.

Me he prometido no tener segundas intenciones, eso se lo dejo a ellas.

sábado, 22 de marzo de 2014

Dicen que los buenos directores saben decir no. Con el tiempo he notado la verdad implícita en esa idea, es posible que la juventud no permita verla con claridad. En mi vida he sido un activista del sí. Me he dejado llevar por la candidez, pero no me arrepiento a pesar de todo.

Ahora estoy en un momento del no, ya no quiero ciertas cosas, ambientes o situaciones. La vida me ha ido enseñando a cuidarme, no hago daño pero tampoco permito que me dañen. Por otra parte la vida también me dice no en ciertos aspectos que desearía probar, aunque confieso mi inseguridad al respecto.

Percibo que estoy dando los últimos pasos por el desierto.Oriente me recomienda limitar, decir no.

martes, 18 de marzo de 2014

la ilusión de la academia

Ser profesor nunca estuvo entre mis planes. La vida me ha ensañado, a trancazos, que toda persona debe enseñar en algún momento de su existencia, así la sociedad sería diferente, por lo menos la colombiana que es tan salvaje y agresiva.Hace veinte años repelía cualquier posibilidad en la docencia, vueltas que da la vida.

Hace casi tres años que soy profesor universitario durante quince horas a la semana. Es un trabajo fijo, lo acepté porque mi hija estaba por nacer y necesitaba cierta estabilidad económica. La arrogancia que tuve a los veinte se vio doblegada. Aunque ya había tenido trabajos ocasionales como docente éste me llamaba la atención porque estaría en la universidad más importante del país, donde la mayoría de los estudiantes tienen un alto rango intelectual pues la selección no se hace por el poder adquisitivo que tengan.

Cada seis meses debo hacer entrevistas personales a los candidatos que quieren ser parte de mi carrera. Cuando hablo con ellos no dejo de pensar que están llenos de ilusiones, con una vida por delante. También sus padres comparten esas ilusiones. Y yo como juez y verdugo, sin querer hacer daño pero con la obligación de tomar decisiones que pueden ir al traste con sus deseos. Algunos lo ven como una lotería, creen que si aprueban los exámenes de ingreso automáticamente ingresarán a una mejor vida. Para muchos es su única oportunidad, y duele ver que no tienen talento y no serán aceptados.

Cuando los alumnos llegan a mi clase es porque están en sexto semestre de una carrera de nueve. Para ese momento la emoción que había en la entrevista de ingreso se ha desvanecido. La desmotivación es la regla, la universidad ha consumido sus ideales, las ilusiones han transmutado en rabia y cinismo. Mi objetivo es lograr que la ilusión renazca, o por lo menos dejar de lado la negatividad. ¿Cómo ser buen ciudadano si el sistema se encarga de romperte los dientes?

Conviene leer el artículo donde Noam Chomsky define las razones por las que las universidades no están ayudando en absoluto. Aquí el vínculo: http://www.elespectador.com/noticias/educacion/el-neoliberalismo-tomo-asalto-universidades-noam-chomsk-articulo-480438



sábado, 8 de marzo de 2014

cambios de agenda

¿Cuántas personas que conocen son realmente dueñas de su vida? Es posible que sea una digresión de la mediana edad. Es fácil dejar el timón de tu destino cuando lo cedes por amor, o algo que se le parece. Pero cuando el resultado no es el esperado, ni mejor, no se puede culpar al otro. Para Jesucristo fue pasar por el desierto, Jung lo llama bajar al infierno para conocer  a nuestra sombra, los esotéricos se refieren a ese estadio como bajar al inframundo, como le sucedió a Kore.... ¡oh black Lilith!

A pesar de lo que se pueda pensar a priori ese momento es algo bueno en la vida, un punto de giro si nos referimos a la dramaturgia, un momento de conciencia en la transformación. No se puede ser oruga toda la vida, aunque para algunos valga la pena arrastrarse y sentirse mártires. El siguiente paso es asumirse como mariposa y aprender a volar... solo, sin dar contra algún parabrisas a 140 kilómetros por hora.

La fortaleza viene de adentro, no hace falta buscarla afuera, pero tiene sus trucos. Cada vez estoy más convencido que no existen las coincidencias. De hecho cada vez  es más frecuente ver una suerte de traslape de diferentes tiempos en un mismo espacio, por muy loco que suene, problemas no solucionados, asignaturas pendientes.

Me gusta la firmeza con la que comienzo a llevar el timón del velero. Aunque hay subidas y bajadas el cuerpo emocional comienza a desplegarse como las velas necesarias para hincharse con el viento de la vida y llegar a buen puerto. En mi agenda de éste mes debo escribir un cuarteto para cuerdas, un cortometraje y el tratamiento de un largometraje; seguir con las clases en la universidad y producir por lo menos cuatro videos. Además debo asistir a terapia de pareja para solucionar la comunicación con mi ex y no afectar a nuestra hija. No está de más decir que la psicóloga es un bombón a la que definitivamente me gustaría quitarle la blusa para encontrar algún corazón.

sábado, 1 de marzo de 2014

el asunto montblanc

Montblanc es una pequeña población de origen medieval ubicada en Cataluña . La orquesta debía tocar allí un concierto en una antigua iglesia de estilo románico ahora convertida en lugar de eventos. Hicimos una rápida visita turística que la guía centró en la leyenda de San Jordi, la princesa y el dragón.

El tema de San Jorge es muy cercano a mi pues estudié en un colegio británico, así que para mi la leyenda transcurrió en Inglaterra, nunca en la Hispania. Sin embargo, allí había castillos protegidos con murallas que en su momento frecuentaron nobles caballeros y San Jorge es prácticamente su patrón.

Recordé que en mi infancia-adolescencia los caballeros armados eran una figura a seguir, y eso que no había leído el Quijote. Siempre he considerado la protección del amor como algo decididamente bello, aunque por éstos tiempos sea visto como algo cursi. Pensé que de alguna manera soy un caballero armado intentando proteger los grandes ideales que la humanidad ha olvidado y alberga en algún recóndito lugar de su interior.

Dejé al grupo de turistas y caminé un poco las calles angostas. Entré a un par de iglesias y no me sorprendió que estuvieran más frías en su interior que las calles en pleno invierno, vetusta protección. A la salida de una me encontré con la flautista que tomaba algo de sol frente a un edificio donde en uno de sus balcones retozaban cómodamente un chancho con un gato. Me preguntó si me gustaría vivir en un lugar así, le dije que no, para mis adentros pensé que ya lo había hecho ochocientos años atrás.


sábado, 22 de febrero de 2014

el sensei en un autobús

Es japonés, director de orquesta, pero en ésta gira es el segundo de un ruso brillante que admira profundamente. Son las dos de la mañana y vamos en un autobús por las carreteras de Cataluña rumbo al hotel. La mayoría, al igual que él, dormita en su silla luego de casi dos horas de interpretar a Wagner en una prestigiosa sala de conciertos. Yo observo el paisaje que la luna ilumina con sutileza.

De repente el sensei en medio de su ensueño comienza a mover sus brazos como si estuviera dirigiendo la orquesta, lo hace durante unos segundos y vuelve a caer dormido. Agradecido por haber sido testigo de la fuerza del deseo presente en el nipón pienso en mi hija una vez más, en el profundo deseo que tengo de verla y abrazarla. Sonrío con nostalgia, lloro un poco aprovechando la oscuridad. Mi corazón está lejos de Cataluña.

martes, 28 de enero de 2014

la rubia dinamita

Es curioso como la escritura me ha desconcentrado para escribir. El jarro se ha rebosado pero mi terquedad perseverante se rehúsa a dimitir aunque sea por poco tiempo. Confieso que hay cierta ansiedad en el ambiente debida a los cambios de vida. Sin embargo, el plan es seguir adelante hasta que en un cruce de esquinas me encuentre con la rubia dinamita de vestido rojo que rompa la imagen del espejo.

Lo digo porque hace un par de semanas opté por burlarme de una rubia que publicaba una foto "selfie" de ella (obvio) y su espectacular par de piernas, respondí el trino diciéndole que me parecía un poco "tonti". Error fatal por donde se le mire. Resultó que la rubia no era una bimbo y me respondió altanera, eso me gustó. Trinamos tres o cuatro veces más y terminé pidiéndole excusas. Ahí está pintada mi fuerza literaria (aunque ella retiró la foto en cuestión).

Ayer le respondí otro de sus trinos con más delicadeza (creo) pero se armó Troya. De los 12 mil pajaritos trinadores que la siguen (porque es celebridad de alguna manera, pero juro que no lo sabía) no había olvidado al idiota que le había dicho "tonti" alguna vez. A continuación sus respuestas y los pensamientos que generaron.


Ingenuamente le dije que había despertado con talante de jueza, a raíz de uno de sus trinos.
Rubia Dinamita: Solo desperté. Jueza de nada ni de nadie. Opinar no necesriamente es enjuiciar. Saludos.

Torpemente le contesté que había juicio de valor en su opinión, claro, sin ánimo de ofender.
Rubia Dinamita: Ok, entonces ahora eres tú el juez de qué y cómo Twitteo? Buen día.

Mu gustó que me tratara de tu a pesar del enojo. Picó... y yo también. Además no le caía tan mal si no me había bloqueado, incluso me buscó en la página de los atarbanes en facebook para regañarme por ahí también... un honor, no hay más que decir.
Rubia Dinamita: Háblame de juicios de valor cuando tú no los tengas... O lo de "tonti" qué fue?

Fue ahí cuando quedé de una pieza. Ella tenía razón, sin conocerla la había atacado dos veces (aunque haya sido con buen humor y sin intenciones de fondo) por mi característica de ser un bocazas. Confieso que me sentía un poco mal y durante todo el día pensé en el tema. En la noche le escribí, disculpándome de nuevo... y eso que soy el señor orgullo.
Rubia Dinamita: No pasa nada. Hemos tenido aproximaciones muy torpes y rocosas pero todo en orden. Un abrazo grande!

Y ahí está el cruce de caminos, cambio de actitud y canción en camino para disculparme por completo. Que ser bocazas me ha traído besos y bofetones, pero es momento de controlar. Gracias a una rubia con neuronas.

sábado, 18 de enero de 2014

en ocasiones me sorprendo

A los movimientos de la vida es mejor no intentar descifrarlos. Hace un par de días estaba en casa cuando vi el atardecer por la ventana de mi habitación. De inmediato grité el nombre de mi hija, la llamaba para compartirlo con ella.  Me sorprendí al recordar que estaba solo y sonreí con algo de tristeza. De inmediato hice una fotografía para enviársela pues la imagen no duró más de dos minutos.



viernes, 10 de enero de 2014

golpeando a las puertas del cielo

ya que estamos retomando actividades con los atarbanes los dejo con la versión que grabamos el domingo anterior de la canción de dylan knockin´on heaven´s door para ir entrando en calor.

jueves, 2 de enero de 2014

un hámster en la nevera

Fui nadador durante diez años, de los 8 a los 18. Entrenaba dos horas al día mientras mis amigos del barrio median calles. Cuando un campeonato importante se avecinaba duplicaba el entrenamiento y me levantaba a las 3.30 de la madrugada, cambiaba mi cama por una piscina helada, y en Bogotá eso no es cualquier cosa. Muchas veces me pregunté porqué lo hacía. Sin embargo me decía que podía hacerlo. Imagino que de ahí devino mi (en ocasiones) ego bien alimentado y mi optimismo naif. Mientras nadaba tres mil metros para calentar, entraba en un modo automático que me gustaba, no pensaba ni sentía cansancio, parecía que el cuerpo se movía solo. Ahora vengo a entender que es un estado muy parecido al de la meditación profunda.

El último año ha sido así, movimiento continuo, como un hámster corriendo en su rueda. La diferencia radica en que a pesar de correr en el mismo lugar he llegado muy lejos. Sí, la vida puede ser una paradoja. Ahora me bajo de la rueda para conocer el destino al que he arribado. Descifrar el dédalo que es uno mismo puede ser muy entretenido, a pesar de estar en la antártida.