sábado, 22 de marzo de 2014

Dicen que los buenos directores saben decir no. Con el tiempo he notado la verdad implícita en esa idea, es posible que la juventud no permita verla con claridad. En mi vida he sido un activista del sí. Me he dejado llevar por la candidez, pero no me arrepiento a pesar de todo.

Ahora estoy en un momento del no, ya no quiero ciertas cosas, ambientes o situaciones. La vida me ha ido enseñando a cuidarme, no hago daño pero tampoco permito que me dañen. Por otra parte la vida también me dice no en ciertos aspectos que desearía probar, aunque confieso mi inseguridad al respecto.

Percibo que estoy dando los últimos pasos por el desierto.Oriente me recomienda limitar, decir no.

No hay comentarios: