sábado, 31 de mayo de 2014

puntos de giro

La agitación ha estado presente en mi vida en las últimas tres semanas. En medio de la confusión terminé viajando una semana a un apartado lugar en el Chocó, en los límites con Panamá. Una zona dominada por los paramilitares, donde el desarrollo y la civilidad no son el pan de cada día. La ansiedad intenta dominarme pero no se lo permito. La arremetida de la mentira es algo intolerable.

En mi interior busco tranquilidad pero afuera todo son tormentas que debo capear. Lo hago pensando en mi hija. Vendrán cambios y es mejor estar preparado. Me preparo entonces.

2 comentarios:

Gabriel Cruz dijo...

Caray moscardon, entiendo que a veces hay que enfrentar tales situaciones por sacar adelante a la familia, va buena vibra para que todo vaya bien y este momento pase pronto ;-)

Julibelula dijo...

Lamento que no hayas encontrado la magia de ese lado del mundo. Tal vez la próxima...