viernes, 6 de junio de 2014

agotado

Para intentar buscar una salida a los eventos difíciles de las últimas semanas decidí inscribirme en un gimnasio para rehacer mi cuerpo, de alguna manera. Aunque el ejercicio físico fue parte de mi vida durante mi adolescencia, pues fui nadador de competencia durante diez años, llevo más de veinte despreocupado, sin ejercitarme.

El entrenador hizo una valoración de mi cuerpo y estado físico. Me dio una dieta y un plan de ejercicios. Sin embargo al finalizar la semana me dijo que me veía agotado, le parecía que no estaba durmiendo bien. Tenía razón, luego de la presión de los malos momentos el cuerpo se resiente y pasa factura, aunque yo pretenda que no.

Estoy agotado emocional y físicamente, pero eso no es un impedimento para continuar con la creación de mi nuevo mundo. En ocasiones el esfuerzo y algo de dolor son necesarios para superar ciertos obstáculos. Determinación no me falta, pero sí algo de energía... pero eso no es motivo de preocupación, energía hay en todas partes.

1 comentario:

kika dijo...

Que bien! Independiente de la dieta y lo bien que le hace a nuestro físico el ejercicio, lo mejor es la inyección de endorfinas que eleva nuestro estado anímico full!

Será pesado mientras tu cuerpo se acostumbra porque somos animales de hábitos, pero vas a ver como después contribuye con sus energías a potenciar todos lo que hagas, hasta tu música, porque el cerebro activo es 100 veces más creativo.

Suerte y ánimo!!!