domingo, 14 de septiembre de 2014

puesta al día

Ha pasado un mes sin que escriba aquí. No es usual que eso suceda, ni pretendo dar final a esta terraza virtual de exposición personal, aunque sea firmada bajo seudónimo. Solo puedo decir que el tiempo se ha comprimido y las tareas y acciones me han agobiado un poco. Debo confesar que he perdido concentración, y me pregunto cuál es la razón del porqué.

Algunas semillas que he ido sembrando durante los últimos tres años han crecido y están próximas a dar frutos, así que he estado atento a que todo salga lo mejor posible. Por otro lado mis labores como profesor están desbordadas en dos aspectos. En primer lugar he adelantado mucho trabajo interesante y está próximo el resultado final, labor que exige estar muy pendiente. Y en segundo lugar una de mis estudiantes está rompiendo el circulo de la relación maestro-alumna. Hemos salido a comer un par de veces y cada noche hay comunicación vía whatsapp.

Lo sé. He sido precavido y respetuoso, pero el asunto desborda. Ella es una chica rocanrol en todo el sentido de la palabra. Desde la actitud a la forma de vestir, aunque he notado que guarda compostura e incluso cierto recato y complicidad cuando estamos en la universidad. El tema principal de conversación son nuestros hijos (tiene un niño de 9 meses) y la mala relación que tenemos con nuestras respectivas ex-parejas. Hasta ahí no hay nada extraño. Ya veremos qué sucede cuando vuelva a mi casa para preparar algunos cócteles con ginebra que prometió preparar.

No hay comentarios: