martes, 24 de febrero de 2015

martes de reserva

Desde que llegó a la universidad noté que mantenía la mirada cuando posaba la mía en su belleza enturbiadora. Tiene la misma edad y el mismo estilo sexy de Lu, pero es una  mustanga menos altanera, lo que me hace imaginar que debe ser un remolino en la intimidad.

La timidez la domina, el semestre pasado cuando le preguntaba algo durante la clase, se hacía un ocho, pero seguía manteniendo la mirada color coca cola. Poco a poco fui indagando y descubrí que había estudiado unos semestres de literatura y que le gustaba escribir. Algo casi tan sexy como una violonchelista de pelo azabache y mirada miel (¡ayyy Sofía!) es una tímida con mallas, minifalda y dr, martens a la que le gusta escribir. Le dije que me gustaría leerla, ella dijo que podría ser.

El semestre terminó y vía facebook le pregunté si me mostraría sus escritos. Aceptó. No fue posible vernos por varias circunstancias... hasta hoy. La cita la agendamos por whatsapp la semana pasada, decidí que fuera al mediodía en un café de la universidad para evitar suspicacias (ciertas por demás, pero el juego tiene esquinas). En caso de que no apareciera aprovecharía para almorzar. Llegó antes que yo (que soy puntual por excelencia). Al verla sentí un temblorcillo en el estomago que luego bajó unos centímetros, una señal que hace muchos años no se presentaba.

Hablamos de su idea para un texto que podría ser guión. La timidez se mantenía de una manera diferente. Continué con mi técnica de entrevista hasta que llegué a ésta joya: a mi me gustan las relaciones ocultas, me gusta que sea así. No creo que haya notado lo que dijo, y si lo sabe es brillante. Le creo y le propuse que nos viéramos todos los martes para charlar de su trabajo. Ahora se trata de cultivar una relación oculta con una de mis estudiantes: lady martes de reserva.

Dos horas más tarde la diosa kali me envió un mensaje diciendo que ya había vuelto de Panamá y que me extrañaba. Algo se trae entre manos pues me invitó el fin de semana a una población de verano para hacer un pequeño trabajo y por éstos días mi voluntad está muy desvalorizada.

No hay comentarios: