domingo, 5 de abril de 2015

signos dobles

Dar la cara no es difícil, pero en ocasiones es imposible. La vida me ha hecho notar que la honestidad no es a prueba de balas por más que tengas hecho de kevlar el corazón. La era A.I. (antes de la internet) no era fácil para los forajidos de la identidad, me refiero a esos altos personajes que hacían obras de arte y no las firmaban, pues no tenían los medios de producción en sus manos. La espada de la pluma silbaba mientras escribían en sus papeles; los pianos eran debidamente aporreados en algún lugar recóndito mientras las guitarras bailaban en las esquinas, sin embargo no era fácil leerlos o escucharlos mientras no tuviesen cara.

El extremo opuesto se encuentra en la creciente individualidad propia de nuestras ciudades, haciendo que el nombre anteceda a la obra. Ahora los escritores fantasma hacen su agosto con los egos inflados de los necios que no tienen talento pero quieren ver su nombre en la marquesina. De hecho confieso que me gustaría ser fantasma de esa manera.

Pero quedamos los introvertidos, los que no queremos hacer ruido sin nueces y nos refugiamos en el bajo perfil, quienes hallamos en el álter ego una buena solución. Llevo cinco años parapetado en un seudónimo para tener la libertad de publicar lo que se me antoja, ya sea música, textos o videos. Me congelo al pensar que sea mi nombre de pila el que firme. Que yo sepa son apenas tres personas las que saben quien soy, no hay familiares, novias o algo por el estilo a quienes les haya confiado el secreto.

Sin embargo estoy presintiendo el momento de la desnudez incómoda, cada vez estoy más convencido que es un buen camino a seguir, al fin y al cabo la honestidad implica luchar y vencer la inseguridad y el temor.

P.D. Soy un doble signo doble, piscis con ascendente en libra :o

No hay comentarios: