miércoles, 2 de septiembre de 2015

acertijos de ansiedad

Hasta hace cuatro años estaba acostumbrado a hacer lo que me venía en gana. El asunto ha cambiado con la llegada de mi hija y con el aislamiento de vivir solo. De un tiempo a ésta parte he aprendido a conocerme un poco mejor y así he podido dejar a un lado la ansiedad.

He notado que mis dependencias eran emocionales y que poco a poco el aislamiento me ha ayudado a encontrar cierto equilibrio. Mis pensamientos ya no se varan en la costa de la obsesión. Tampoco espero que todo se dé como yo imaginaba, de hecho me he impuesto un límite a la imaginación que no sea la creativa.

Me encuentro permitiendo que todo suceda sin que yo intervenga para actuar a mi favor, ya no fuerzo las situaciones. El resultado es alentador y tranquilizante.

No hay comentarios: