domingo, 4 de octubre de 2015

atarbán en familia

Desde hace seis años llevo una doble vida. Tan solo cuatro personas conocen al moscardón diesel, los demás no lo ven y me saludan por mi nombre de pila. Incluso la madre de mi hija desconoce mis aventuras de rocansoul; de hecho llegó a pensar que las horas que dedicaba en el estudio a grabar realmente eran una patraña para ponerle los cuernos con alguien vía internet. Siempre se quejó de que nunca le cantara ni le escribiera una canción. Ella no sabe que no confíes en mi la escribí a partir de algo que vivimos y probablemente no recuerda aquella ocasión en que le mostré tengo que aprender a perder, inspirada en ella. Fue la única vez que me oyó cantar.





Cuando alguien visita mi casa se asombra al ver que vivo rodeado de instrumentos musicales, no hay sillas ni mesas, tan solo mi estudio, no hace falta más. Ahora es un problema pues los días que Lu viene a visitarme no le puedo ofrecer comodidad con dos sillas de madera sin cojín ni espaldar (una de ellas es un cajón peruano en realidad) y aún no me atrevo a ofrecerle la cama para solventar, aunque las ganas me queman... pero me salgo del tema. Los que no me conocen preguntan si tengo una orquesta. La salida fácil es responder con media verdad, trabajo componiendo música para televisión contesto y, le encuentran sentido.

Tan solo en una ocasión pensé que podría develar mi condición de superhéroe con personalidad dividida. Fue con la diosa kali, cuando la confianza fue creciendo sin que estuviera en los planes. Pero ella nunca ha pisado mi casa, así que nunca se dio. Ya veremos qué pasa con Lu.

La única personita que no debe hacer nada para que me comporte como realmente soy es mi hija, la marciana. Con ella puedo bailar sin sentirme un idiota, disfruto cuando le canto con la guitarra o el piano, inventamos canciones y nos reímos como locos. Eso no lo había podido compartir con nadie, hasta ahora. Así que lo guardo como un tesoro y un aprendizaje, no olvido que ella es mi maestra, pues hace un tiempo que quiero cantar en público sin quedar congelado.

No hay comentarios: