lunes, 23 de noviembre de 2015

plan stroganoff



Me cuesta trabajo pensar que soy romántico pero creo que lo tengo que aceptar de una vez por todas. Hasta éste momento la soltería no se ha dejado ver como el desfile de mujeres que promete el rocanrol. Alego en mi favor que lo he intentado, pero por alguna razón ningún embate fragua y todo se deshace rápidamente. He llegado a pensar que me han embrujado, o que es mejor dejarme llevar por la vida, pues es posible que se equivoque menos que yo.

La única "relación" que se mantiene en pie es la que llevo con Lu hace año y medio, cuando pasó de ser una estudiante para verla como una mujer decididamente guapa. Eso me generó un conflicto, no soy de los que busca salir con sus alumnas. Salimos a almorzar cada semana como amigos que se atraen. Durante ese lapso ella ha tenido un par de relaciones de las cuales me ha contado mucho, como un confidente. Eso me llevó a pensar en la maldición del mejor amigo. Sin embargo en el último mes la relación ha ido cambiando.

La relación con su novio terminó y la nuestra se mantiene. Una vez por semana la acompaño a una clase que me interesa y me distraigo mirando su nuca... y también su escote. Estamos planeando trabajar juntos el próximo año. Desde que le dije que soy tímido me ha dicho que hay un par de profesores que le parecen atractivos,- incluso uno de 57 años - me dijo para tranquilizarme pues estoy diez años por debajo. Un día me buscó en mi clase, llevaba tacones (le había dicho que la consideraba una mujer Dr. Martens) con pantalón ajustado y labial púrpura para decirme que la habían aceptado en la maestría que le interesa, me enteré antes que su madre.

Hace un mes fuimos a almorzar con mi hija, ella aprecia a Lu, le gusta su forma de vestir (cuestión de mujeres sin duda). Por su parte Lu es cariñosa con ella sin pretender congraciarse. La mesera nos vio como una familia y le preguntó a la señora qué deseaba comer, ella lo tomó con naturalidad por lo que ahora es la Señora Stroganoff.  Desde entonces hemos salido un par de veces en el mismo plan. No me quiero entusiasmar, tan solo narro los hechos.




No hay comentarios: